Imágenes de página
PDF

eho sus esfuerzos para secarla. Les pregunte defy pues , que havian hecho de fu cuerpo ? Respondieron alzando los ombros , que después de haverlo assado , fe to havian comido. Por lo menos, replique , decidme donde tuveis puesto la cabexa, y; los hueísos , después de bien roídos ? Nos llevaron á las espaldas de la cafa de un Cacique Infiel, y hallamos la cabeza, las costillas, y los otros hueiíos' echados por el suelo. Se veía un grande-agujeres en la parte posterior de la cabeza: lo que prueba , que le havian muerto con un í hacha. Hice recocer todos los huellos, y havtendolos embuelca en un lienzo, los puse sobre una mesa en tnj tienda, con dos veias encendidas,, que kfátetan' iod£ lá noche. Cantamos ej día (tgutértte el Oficióde Difuntos, y luego remití las reliquias del Español; que havia perdido ía vida por la causa de Dios, aí • Miísionero de los Payaguas» cuyo criado havia sido , para enterrarlas en fu'Iglesia. Bien véV, R.; que estos Pueblos fon verdaderos Antropophagos, que fe alimentan' de carne humana. No havia mas de dos meses ,qúe: estos mismos Pueblos, havíendot sorprchendido , y acometido un partido de cnemw gos , y muerto unos dnquenta de ellos , hicieron tajadas fus cadáveres , los aliaronlos llevaron" & fu Lugar , y de ellos hicieron un gran banquetes

Uno dei estos Indios a lós quales l(amart£«-* cabellados , porque dexan crecer fus cabellos hasta la cintura , vino á echarse á mis píes, mostrándome una lanza, cuya punta era de un huello a fin lado , y diciendome, que era el huello de la piemáj de fu hermano , á quien estos Barbaros havian muerto , y comido,.y pidiéndome venganza^det TomMF. '' H ellos*

ellos. Le respondí, que no havia venido a vengar á los muertos , sino á convertir álos. vivos, y darles á conocer al Criador a y Dueño Soberano del Cielo, y de la tierra , que prohibe semejantes crueldades. Otro me refirió; , que pocos dias antes de, nuestra llegada , uno de estos Barbaros , viendo que fu muger era muy gorda, y que por no saber hacer la comida, ni componer la bebida , no le hacia los acostumbrados servicios, la mató > y con fu cadaver ¿regaló á fus amigos, diciendoles, que ya que en fu vida ¡no havia servido sino de embarazo, y enfado, era razón, que muerta les sir.vicíTc de regalo. Juzgue V.R. por este cafo , hasta donde llega la ciega inhumanidad de estos Pueblos.: Deben no obstante fus almas sernos sumamente amables , por haver sido rescatadas con la Sangre de Jesu-Christo; y no podemos ni hacer, ni padecer demasiado para convertirlos, y falcarlos.

Por la tarde , siendo el Capitán informado, "que una numerosa tropa de Iquiavates fe havia refugiado en los bosques ázia otro Rio , embióquátro Destacamentos Indios á cogerlos, y el dia siguiente bol vieron con noventa Barbaros , álos quaIcs fe pufo en el Quaitél de los prisioneros. Entre ellos estaban la muger, y Jos hijos del Carique principal, que no fe havia podido coger. Como no havia tenido parte en la muerte del íspañol , antes bien fe havia opuesto á ella, no fe dudaba, que vendria en persona, ó embiaria á pedir, fu muger, y fus hijos. Le estuvimos esperando dos dias i y viendo que no parecía , díxc al ■Capitán , que los doscientos prisioneros que temamos,

mos, bastaban para escarmentar a los Barbaros, para que otra vez no comgtieuen semejante atentado, ■ .

Fué el Capitán de mí' dictamen > y afsi nos bolvímos a embarcar, llevándonos \oi prisioneros, y la provision de maíz , y raizes , que llaman r¿¿cas y abandonándonos es lo demás á la providencia, y á la diligencia de nuestros cazadores , y pesca"dores j que no nos faltaron, Vino con nosotros el Padre Coronado para pafíar á la otra Mission , de que cuidaba , y fe Hama de los Omaguas^ Seis semanas gastamos en llegar á fu Pueblo principas llamado Ja Nueva Cartagena, Aquí fe repartieron los pi'¡íÍoneros;eiv «diferentes PobiacÍone& Cristianas, y .no fe omitió --diligencia .para instruirlos, y hacerlos virtuosos Neophytos ; én efecto , pastados dos años, los halle tan capaces , y firmes eñ la Fe 3 que hize juicio , que nada íe arriesgaba, er» embiaríos á fu Pais, Pastaron allá con dos Mission ñeros , que les concedí, y fueron los Fundadores de dos grandes Lugares, Los visite poco después,,, y hallé dos iglesias de buena Fabrica , y un? gran numero de Neophytos, Tuve también elconfue-*. lo de ser informado , que querían tres mil Infieles,; de U misma Nación > juntarse con elíos, ser ins-.. truidos en la Religion , oacersq d%n"QS idel £aj$£* mo , y vivir una/. vid^CThmstian^ Cs.'.;.L:,

Bien conoce V» Rv qite^itr^ .tantos Barban ros, debemos llevar siemrjre nuestras almas en las manos, Han tenido muchos Misioneros la fortuna de ser sacrificados al furor de estos Infieles > y de sellar con su sangre las verdades , que les predican fean; entre otros* el Padre Fíancisco de Figueroai,

H 2, m en 1666. el Padre Suarez en 1667. el P. Agustín de Hurtado en 1677. el P, Henrique Richíer en 1695. y en 1707. el í\ Nicolás Durango. Sin hablar ;de los xontinuos peligros 3 k que estamos expuestos , viviendo: enmedio de un Pueblo tan brutal, y cruel,, qué no tenemos ,que temer en los frcqu entes viag.es. que hazemos ? Estamos en continuos riesgos de ser comidos de los Tygres, mordidos de Jas Vivoras , aplastados debaxo de los grandes arboles , qué caen muchas veces quando menos fe piensa 3 de ser ahogados en Ríos muy rápidos , de ser tragados por los Cocodrilos s ü horrorosas Serpientes 3 que con fu apestado aliento detienen á los paíTageros , fe echan sobre ellos, y los tragan.

Muchas veces me he visto en semejantes. pe-< ligrosij pero meprefervó de. ellosuna especial protección de la Divina Providencia.: .Echaron, un dia los Bárbaros veneno en mi comida , y bebida 3 fin qué me resultarle indisposición alguna. Otra vez, hallándome entre los Omaguas , ázia media noche pegaron fuego á mí Cabana , cubierta solamente de hojas : dormía con mucha quietud 3 pero me libré; felizmente de enmedio de las llamas, que me ro-. deaban. Sucedió otro dia , que haviendo acabado lina nueva Iglesia en el Pais de los Cbaiabitas s tirando un Español , que estaba á dos 3 ó tres paísosde mi j rebentó el cañón de fu fusil , y me faltó: un pedazo al ojo izquierdo 3 y cayó íin fuerzas á mis pies j sin causarme el menor daño. Podriare-; ferit muchos exemplos semejantes, si no: temiera; pTÓpastar los limites de una Carta.

Entretanto que fe establecían nuevas Chris- i í^ndadesllg^-largo del' Bjo-Mat-afton > tuve; el do-;' - - los

lor* cíe saber, que havian sido destruidas .nuestras anüguas Miísionfcs; pero por las buenas disposiciones de l=i Corte de España , podemos esperar, que se bolverá á reedificarlas ; y con esta ocasión recibimos nuevos favores de fu Magestad Carbólica. Nos avisa el Padre Procurador de las Misñones, que este gran Monarca , animado delzelo nías puro para el progreíso de la Religion , havia embiado fus ordenes al Tesorero de Quito , para que rodos los anos diefle doscientos pesos á cada Miísioncro , con el fin de que se provcyelsen de ves-: tidos , de vino para las "Mistas, y piedras salías,! cuchillos, tixeras , anzuelos, y otras cofa? semejantes, que -sirven para ganar ,Ja confianza cíe ios Barbaros. Añadía, el Padre Procurador en fu Carta , que deseaba su Magestad ser informado de núes-; tras Misslones , y principalmente de las de la Pro-, vincía de los Omaguas , y de los Tvrimaguas , del numero de his Naciones convertidas á la Fe, del carácter , genio , y costumbres de estos Pueblos , de los diferentes anímales , especies de arboles , frutas , y plantas, que produce el Pais, y también délas yervas medicinales, v fus virtudes. Correspondí , lo mejor que me fué possible, á una orden tan respetable.

Casi en el mismo tiempo recibí; un exprestb^ del Padre Samuel Fritz ,;MÍssÍonero de los' Xeberoryuna de las mas. grandes Poblaciones. Me daba a conocer, que tenia un secreto presentimiento.de su cercana muerte , y me rogaba que fucífe á assísthic. En escóto , parece que esperaba solamente: mi llegada , pava ir á recibir el premio de fus tra-, Saajos. ¡dúo conmigo, una confession genéralde Jq^

« AnteriorContinuar »