Imágenes de página
PDF
ePub

338

[ocr errors][ocr errors]

Cartas de las Missiones propria voluntad , y lo executò de la mäneră fis. guiente.

El Chirimbey, como buen Musulmán , iba to? dos los dias à la' Mezquita con poco acompañamiento y disparo el Kan algunos de su guardia, para que le prendiessen à' su buelta del Templo. No pudo 'dàr el Kan sus; ordenes con tanto, secreto, que no llegaffen à noticia de su cuñado : este, que nada menos esperaba,que una tan prompta trays cion , viendose fuera de estado de poderse defenas der , juzgò con mucho acuerdo, que el partido mas seguro era montar con presteza à cavallo, con ale gunos criados, y retirarse de la Crimea , para no quedarà la merced de tan formidable enemigo. Assi lo hizo ; y la guardia , que le havia de prender , corriò al instante à dàr aviso al Kan de la. huìda del Chirimbėy. Hizo correr tràs èl, pero con orden , de que luego que estuviesse fuera de la Crimea , le dexafsen

ir donde quisieffe ; porque pretendia. hacer creer al Pueblo, que de su propria voluntad fe havia desterrado de su Patria.

Todo fe executò como lo havia mandado. Sua pimos algun tiempo despues, que havia tomado ei camino de Circassia, para retirarse luego al Pais de Abcnas. Considère V.R. qual seria en estos lances el terror de i los. Catholicos , y nuestro fusto por la Mission. Perdiamos la proteccion del Chirimbey, y nos veìamos continuamente expuestos à que fueffe faqueada nuestra Capilla , y Casa , y por ventura demolida por los. Cismaticos , enemigos mas temibles, que los Turcos mismos.

Pero la Providencia , que tàntas veces ha proa tegido visiblemente la Mission , nos dio en este

cafo

caso nueva's pruebas de su assistencia , tanto mas palpables, quanto era mas inesperado el medio, que eligiò para nuestro focorro. Juzgue V.R. de ello, por lo que le voy à referir. Havia el Kan venis do à Crimea bastante cuidadoso por una ligera herida , que tenia en el brazo : no havia hallado quien le sanasse perfectamente , y por acaso llegò à su noticia:, que los Missioneros establecidos en la Ciudad , recibian con frequencia medicinas de Francia,que gratuitamente las aplicaban a los enfermos, y que a estos les iba muy bien con ellas.

El Kan , que queria estàr bueno, embiò à pedir: nos , que le llevassemos nuestras medicinas. El Padre Tour, siempre empleado en obras de caridad por los enfermos , y que tiene à su cargo la reparticion de nuestros remedios , le llevò los mas convenientes para su herida , haciendose antes instruir de su calidad: recibiòle el Kan con toda la ansia, que suele mostrar un enfermo al Medico , de quien espera la salud. Le dexò el Padre el modo con que se havia de servir del remedio.

Passadas pocas semanas , le: 'embiò à llámar ël Kan , para decirle lo satisfecho, que estaba de fu

unguento : y para darle alguna muestra de su reconocimiento, le señaló lo que en Crimea se llama pension diaria , que consiste en ochòcientas dracmas de carne , tres panes , y dos velas por dia. Mucho bien nos ha venido con està pension, porque bien sabe V. R. que estamos con bastante testrecheż; pero no fuè la unica ventaja que sacamos: por que estando el Kan perfectamente faņo , llamò à su bienhechor, y le preguncờ en què le podia servir; allegurandole, que nada le negaria Blads out!

Vy 2

Aprog

Aprovechòse el Padre de tan favorable ocasion, que le ofrecia la Divina Providencia, para pedir al Kan la unica gracia de honrar à su Mission, y. à la de sus Hermanos con una Patente de proteccion, para que segura , y libremente pudiefsen continuar su assistencia , y ministerios a todos los que acudiessen à ellos. Alegre el Kan de poderle can, ceder un favor , que no le costaba mas que un poco de papel , mandò que al punto se le expidiesse la Patente , y con sus proprias manos la entregò al Padre Tour.

Es increible la utilidad, que sacamos de este Despacho, por la facilidad , que nos dà de exercer nuestros ministerios en Casa, y fuera de ella. Vienen libremente los Armenios , y Griegos a nuestra Iglesia, y vamos à sus casas à instruirlos , à bautizar sus hijos , à administrar los Sacramentos, à assistir à los moribundos , y servirlos con todos nuestros ministerios.

Haviendo dado parte à V.R. en ésta digressioni de la particular proteccion Divina sobre nosotros, buelvo à continuar mi Relacion de lo que se siguió à la huida del Chirimbey. Poco despues de su huida, de la qual diò prompto aviso el Kan al Gran Visirs recibió orden del Gran Señor de reclutar en la pequeña Tartaria diez mil Tartaros , para vengar la Langre Tartara, derramada poco antes en Perlia. El motivo principal de la Leva era de debilitar las fuerzas de la Crimea, facando de ella diez mil hombresa

El Kan, que, segun toda apariencia , havia foicitado esta orden, la executò con pontualidad, è hizo marchar a los diez mil Tartaros. Acabada eli

[ocr errors]

tā ēxpedicion , viendose con el partido mas fuera te , emprendió reducir la Crimea baxo del Imperio absoluto del Gran Señor. A este fin hizo pesa quisa de los Chirinos mas ricos , y mas aficionados al Chirimbey, y con pretexto de su rebelion, mandò cortar la cabeza à unos , y embiò à otros à diferentes rincones de la pequeña Tartaria , tan desiertos , y estèriles , que no pudieffen vivir alli mucho tiempo, sin perecer de miseria. En efecto, hemos sabido, que muchos de ellos han muerto, y los que quedan con vida , estan en un estado tan desdichado, que no son capaces de causar zelos à la Porta. Alsi acabò el Kan , sin guerra Civil, con la numerofa, y pujante Familia de los Chirinos, y con todos sus antiguos Privilegios.

Me preguntarà V. R. como estaba nuestra Misfion en el tiempo, que duraron las borrascas? y le dirè, que por nuestras Patentes de proteccion, nadie nos ha dicho una palabra : que los Griegos, y Armenios han venido, como acostumbran , à pues, tras Casas , que hemos ido a las suyas , y que hemos tenido el consuelo de ver, que el fervor de los Catholicos , à pesar de las persecuciones tan coniunes en el Pais , và en aumento , en lugar de disminuir. Gustan de la Oracion , y aficionan à ella à qualquiera que los vè orar : reciben con frequencia los Sacramentos : son muy dòciles à los

dòciles à los que los goviernan ; y la union entre sì es tan perfecta, que se llaman hermanos. Si por su comercio nace entre ellos algun Pleyto, toman por arbitro à un tercero; у se refieren à fu decision. Cuidan mucho de la educacion de sus hijos s y los acostumbran con su buen excmplo à un continuo trabaxo. La Reli:

gion Catholica està tan gravada en sus corazones, que

estàn siempre dispuestos à sacrificar por ella sus bienes , y su vida.

Acaban los Catholicos de una pequeña Ciudad, llamada Caffa, de darnos pruebas bien fuertes de la sinceridad de su fè. Queriendo el Baxà de la Cius dad enriquecerse à expenfas de los Catholicos, por Consejo de los Cismaticos , le dixeron estos, que eran los mas ricos del Pais, y que siempre tenian mucho dinero escondido en sus casas. El Baxà , valiendose del aviso , les hizo pedir algue na cantidad

por

medio de su Lugar-Theniente, y les diò à entender este Oficial , que no les iba menos que la prison , fi no satisfacian al punto à las intenciones del Baxà.

El temor de un calabozo les hacia menos fuerza , que el miedo que debian tener , negandose à la demanda , de perder el libre exercicio de su Religion. Se taxaron, pues , para pagar el dinero, y les diò esperanzas el Lugar-Theniente , que mediante essa suma, no se les inquietaria. Pero no passò mucho tiempo, sin que vengasse la Providencia la injusticia , que

, que se les havia hecho ; porque el Kafiosken , ò Mufti, General de la Crimea, haviendo sido informado de tan injusta codičia , depuso al Cadi, por no haverse opuesto à la vexacion del Baxà, y à este le embiò orden, que al punto restituyesse el dinero

que havia tomado, avisandole al mismo tiempo , que no le iba menos que la cabeza, li precisaba con sus injusticias à los Vassallos del Gran Señor à salir de sus Estados, para ir à Poa lonia , y à otros Reynos à poner sus bienes , y su vig da en seguridad,

Mu?

« AnteriorContinuar »