Trilce

Portada
Linkgua digital, Jan 1, 2012 - 106 páginas
0 Opiniones
César Vallejo es uno de los poetas peruanos más reconocidos de todo el mundo, dada la impresionante innovación que supuso su obra para la poesía del siglo XX. Vallejo nació como poeta del modernismo en 1918, con Los heraldos negros, pero con Trilce (1922) aparecen el germen y el resplandor de la implosión vanguardista: libertad creadora, exaltación hacia el futuro, ruptura de los corsés lingüísticos y estéticos, nuevos recursos verbales, y en sus versos se refleja una nueva forma de ver y de expresar el mundo. La vida de Vallejo estuvo llena de experiencias dolorosas que influyeron ineludiblemente en sus obras: sufrimiento, hambre y desamparo. Pero en el corpus literario de Trilce se añade además el imperativo amoroso. Trilce, como el resto de la obra de Vallejo, nace de su experiencia vital, pero en este caso hay el deseo de recrear con las palabras una nueva poesía. «El libro ha nacido en el mayor vacío. Soy responsable de él. Asumo toda la responsabilidad de su estética. Hoy, y más que nunca quizás, siento gravitar sobre mí una hasta ahora desconocida obligación sacratísima, de hombre y de artista: ¡la de ser libre! Si no he de ser hoy libre, no lo seré jamás. Siento que gana el arco de mi frente con su más imperativa curva de heroicidad. Me doy en la forma más libre que puedo y ésta es mi mayor cosecha artística. ¡Dios sabe hasta dónde es cierta y verdadera mi libertad! ¡Dios sabe cuánto he sufrido para que el ritmo no traspasara esa libertad y cayera en libertinaje! ¡Dios sabe hasta qué bordes espeluznantes me he asomado, colmado de miedo, temeroso de que todo se vaya a morir a fondo para que mi pobre ánima viva!» Carta enviada a Antenor Orrego
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Contenido

Presentación
11
ANTENOR ORREGO PALABRAS PROLOGALES
13
I
25
II
26
III
27
IV
29
V
30
VI
31
XL
70
XLI
71
XLII
72
XLIII
74
XLIV
75
XLV
76
XLVI
77
XLVII
78

VII
32
VIII
33
IX
34
X
35
XI
36
XII
37
XIII
38
XIV
39
XV
40
XVI
41
XVII
42
XVIII
43
XIX
44
XX
45
XXI
46
XXII
47
XXIII
48
XXIV
50
XXV
51
XXVI
52
XXVII
54
XXVIII
55
XXIX
57
XXX
58
XXXI
59
XXXII
60
XXXIII
61
XXXIV
62
XXXV
63
XXXVI
65
XXXVII
67
XXXVIII
68
XXXIX
69
XLVIII
79
XLIX
80
L
82
LI
83
LII
84
LIII
86
LIV
87
LV
88
LVI
89
LVII
90
LVIII
91
LIX
93
LX
94
LXI
95
LXII
97
LXIII
98
LXIV
99
LXV
100
LXVI
102
LXVII
103
LXVIII
104
LXIX
106
LXX
107
LXXI
108
LXXII
109
LXXIII
110
LXXIV
111
LXXV
112
LXXVI
113
LXXVII
114
Libros a la carta
117
Derechos de autor

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Acerca del autor (2012)

César Vallejo Mendoza (Santiago de Chuco, 1892-1938, París). Perú. Sus padres eran Francisco de Paula Vallejo Benítez y María de los Santos Mendoza Gurrionero. Fue el menor de once hermanos. Su tez mestiza se debe que sus abuelas fueron indias y sus abuelos sacerdotes gallegos. Sus padres querían dedicarlo al sacerdocio, lo que él en su primera infancia aceptó. Vallejo estudió en el Centro Escolar No. 271 de Santiago de Chuco, y desde abril de 1905 hasta 1909 hizo la secundaria en el Colegio Nacional San Nicolás de Huamachuco. En 1910 se matriculó en la Facultad de Letras de la Universidad Nacional de Trujillo y en 1911 viajó a Lima para estudiar en la Escuela de Medicina de San Fernando. Tras varios trabajos, Vallejo terminó en 1915 la carrera de Letras. En 1916 frecuentó la juventud intelectual de la «bohemia trujillana» y se enamoró de María Rosa Sandoval. En 1917 conoció a «Mirto» (Zoila Rosa Cuadra), pero el romance duró poco y al parecer César intentó suicidarse tras un desengaño. Poco después se embarcó en el vapor Ucayali con rumbo a Lima donde conoció a lo más selecto de la intelectualidad limeña. Llegó a entrevistarse con José María Eguren y con Manuel González Prada, a quien los jóvenes consideraban un maestro y guía. Asimismo, publicó algunos de sus poemas en la Revista Suramérica. En 1918 trabajó en el colegio Barros y tras la muere de su director, Vallejo se hizo cargo de la dirección del mismo. Luego, en 1919 fue profesor en el Colegio Guadalupe. Ese año ven la luz los poemas de Los Heraldos Negros, que muestran cierta influencia modernista. Su madre murió en 1918 y al volver a Santiago de Chuco Vallejo fue encarcelado durante 105 días, acusado de haber participado en el saqueo de una casa. En la cárcel escribió la mayoría de los poemas de Trilce y en 1921 recibió la libertad condicional. Entonces fue admitido otra vez en el Colegio Guadalupe. Con el dinero que le debía el Ministerio de Educación se marchó a Europa en el vapor Oroya el 17 de junio de 1923 y llegó a París el 13 de julio. En París hizo amistad con Juan Larrea y Vicente Huidobro; y tuvo contacto con Pablo Neruda y Tristán Tzara. En 1926 conoció a Henriette Maisse, con quien convivió hasta octubre de 1928. Fundó junto al poeta español Juan Larrea una revista mientras colaboraba con Variedades y Amauta, la revista de José Carlos Mariátegui. Por entonces profundizó en sus estudios de marxismo. En 1927 conoció a Georgette Marie Philippart Travers y ese año viajó a Rusia. Hacia 1929 mantiene sus colaboraciones con Variedades, Mundial y el diario El Comercio. En 1930 el gobierno español le concedió una modesta beca para escritores. Poco después viajó a la Unión Soviética para participar en el Congreso Internacional de Escritores Solidarios con el régimen soviético. Tras su regreso a París se casó con Georgette Philippart en 1934 y se integró en el Partido Comunista del Perú fundado por Mariátegui. En 1937 Vallejo y Neruda fundaron en España el Grupo Hispanoamericano de Ayuda a España en plena Guerra Civil. En 1938 trabajó como profesor de Lengua y Literatura, pero en marzo sufrió un agotamiento físico. El 24 de marzo fue internado padeciendo una enfermedad desconocida y murió en París el 15 de abril de 1938.

Información bibliográfica