El Colegio franciscano de Tarija y sus misiones: Noticias històricas recogidas por dos misioneros del mismo colegio, Volumen 1

Portada
Tip. del Colegio de S. Buenaventura, 1884 - 566 páginas
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

No hemos encontrado ninguna reseña en los sitios habituales.

Páginas seleccionadas

Índice

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 541 - Ohotf-at (grande espíritu) á un Ser superior que los crió; pero no le dan culto alguno. Temen mucho á un genio maléfico, que vagando de noche hace daño al hombre; por lo cual lo llaman Onnexilele (nocti-vago), y se le encomiendan para hacérselo propicio. « Muy semejantes, y casi idénticas á las de los mataguayos son las costumbres de sus vecinos y amigos los tobas. Estos, sin embargo, hablan un idioma muy distinto, y en general son de una estatura más alta, de un talle más esbelto, de...
Página 540 - Los que quieren iniciarse en esta profesión, se retiran por algunos días al despoblado, ayunan rigurosamente, y andan corriendo día y noche. Su modo de curar es inclinarse con todo su cuerpo sobre el paciente, que está recostado en el suelo; poner sobre la parte dolorida ambas manos á guisa de tubo, y aplicando á ellas la boca soplar con toda su fuerza, emitiendo al mismo tiempo unos roncos mugidos.
Página 537 - Las borracheras acaban casi siempre en una tero/ pelea, que tendría funestos resultados, si las mujeres, que nunca beben de aquel licor, no tuviesen el cuidado de esconder las flechas y cualquiera otra arma ofensiva, y de contener y apartar á los peleadores. « Cuando la algarroba empieza á amarillear, plantan en medio de las chozas, el pimpin, que es un tronco cóncavo en la parte superior, y retobado con un cuero. Un titiritero ceñido con una pretina, de la cual cuelga una porción de Conchitas,...
Página 13 - Ay también mucho ganado vacuno cimarrón, y puercos; y el ganado vacuno en tan gran cantidad, que en esta provincia no se halla otra dificultad sino en haberlo, por el daño que hazen en las cementeras, y que los toros hazen en ellas por ser muchos, y en los indios y españoles por ser muy bravos».
Página 540 - Los parientes del finado, en la noche siguiente al entierro, se reúnen al rededor de la sepultura, y celebran las exequias con lúgubres clamoreos, y tocando sus pimpines. Por algún tiempo se abstienen del pescado y de cualesquiera otras carnes.
Página 159 - Lo primero, con el autoridad y cuidado de los gobernadores y justicias, a los quales protesta este sínodo que no habrá firmeza en la fe de Jesucristo en esta tierra en tanto que los indios no fueren refrenados de este vicio de borracheras.
Página 540 - Cuando el enfermo empieza á agonizar, lo llevan al lugar en que han de sepultarlo, y allí, para librarlo de las congojas de la agonía, lo ahogan. El cadáver, no tendido, sino medio incorporado, lo colocan en una hoya poco profunda, y después de cubierto con ramos y yerbas, le echan tierra.
Página 508 - Pues bien, la más simple observación de esas moles, o de las paredes de esos barrancos, demuestra que el suelo del valle de Tarija está formado, hasta una profundidad muy considerable, de un inmenso...
Página 536 - Su alimento predilecto es el pescado ; y en falta do el toda fruta ó raiz silvestre, que no sea venenosa. Los frutos principales, que les suministran comida casi la cuarta parte del año, y de los que suelen hacer algún corto acopio, son los del algarrobo, chañar, y mistol. Comen también sin repugnancia lagartos, langostas, grillos, ratones, y aun los huevos después de abandonados por la clueca, con otras varias inmundicias. El pescado , y cualesquiera otras carnes y raices las comen asadas,...
Página 538 - ... le sea lícito por un determinado tiempo, hablar con nadie, ni gustar carne ó pescado. Entre tanto un tamborilero delante de su choza practica la ceremonia usada para la maduración de la algarroba. « Los desposorios no tienen especial solemnidad. No usan casarse con consanguíneos cercanos, pero muy de grado con cuñados. Aunque ordinariamente se casen con los de su nación, no se les impide hacerlo con los de otra, y especialmente con los tobas. « La autoridad paterna no tiene intervención...

Información bibliográfica