Imágenes de página
PDF

que les hablé de la Mission, me interrumpieron diciendome, que no peníaífe en ello: que estaban resueltos á no oírnos en semejante aíftmto: que la entrada de sus tierras nos estaba absolutamente prohibida ; y que á mas tardar, salieísemos de fu Pais el día siguiente: fué preciso obedecerles. El único fruto, que saqué de tantas fatigas, fué haver tenido el tiempo de instruir la muger de uno de los Infieles, enferma de peligro, y de bautizarla un poco antes que muriefse.

Havicndo buelto al Valle de las Salinas, dimos cuenta exacta de lo que ha vía passado al Padre Provincial , que acababa de llegar. Hizo juicio, que eraprecilo abandonara la malignidad de fu corazón una Nación tan intratable , y tan fuertemente obstinada en fu infidelidad. Pata ocuparnos mas utilmente, me señaló á las Miísiones > que dependen del Colegio de Tarija: al Padre Pons encargo el Pueblo de Nuestra Señora del Rosario i y al Padre Lisardi el de la Concepción, en el Valle de las Salinas: lo que le causó una muerte gloriosa, que sin efecto havia buscado en el Pais de los Cbi« riguanis, Havian tos infieles átlngrg formado algurTtiempo antes el proyecto de destruir este Pueblo de Christianos. Atraveísaroti fus espesos bosques, y fe acercaron con tanto silencio, que no fueron descubiertos. El dia ió. de Mayo de este año de 173 j, en tiempo de una niebla muy espesa, entraron de repente en el Pueblo. Los Neophytos, _ que no Gran bastantes para resistirles ¿ fe escaparon. Los Barbaros corrieron al instante ala Iglesia, . donde hayía empezado el P. la Mista. Le arrancaron ¿el Altar, hicieron pedazos fus vestidos Sacerdo-. Y-ta

tales , cogieron ios Vasos Sagrados , los ornamentos, y los muebles de fu pobre choza, de la qUai yo haviasido el Arquitecto, y le llevaron consigo. A una legua del Lugar le desnudaron , le ataron á un peñasco, y le diípararon treinta y dos flechas, una de las quales le passó el corazón.

Era yo amigo intimo de este zelofo Missionero: fui Compañero inseparable de fus viagcs,ylos muebles que tengo, eran igualmente suyos. Los miro aova como preciosas Reliquias. Sus amados Ncophytos, y lo que fe pudo juntar en el Lugar , fueron conducidos á las cercanías/de Tanja., donde están al abrigo del furor de las cruelesCbhiguaneu En vano fe ha procurado "inspirar sentimientos de Religion , y aun de humanidad á estos Barbaros. De doscientos años á esta parte, fe emplearon los mas fervorosos Mífsíoneros en fu conversion, con un zelo ardiente, y con una chavidad infatigables pero tuvieron que abandonarlos , sin sacar fruto alguno de fus trabajos. No perdonó San Francisco Solano á cuidados , ni fatigas para ablandar fus inflexibles corazones-, pero no lo pudo lograr. Uno de ellos me dixo undia:„Tü tomas mucho trabajo inútilmente ; y cerrando la mano, añadió: í3 los Indios tienen el corazón tan cerrado como mi j,puño. Tu te engañas, replique yo, y'dices; go* 5,co;fu corazón es mas duro , que la piedra: ni Si mas, ni menos, respondió éii pero al mismo tiem5,po son mas diestros, y mas astutos de lo que pien33 fas .-engañaran al hombre mas avisado, íi no está

a, muy sobre si.

Se puede en mucha parte atribuir el estoryo de fu conversion á la mala sutileza de su entendí*.; miento. Son naturalmente alegres, vivos, inclinados áchanzas y fus dichos, y equívocos no deXan de tener sal , y agudeza. Son comunmente cobardes,quando hallan resistencia; é insolentes con exceíío , quando fe vén temidos. Conocí presto fu genio , y por esto los trataba con imperio , y les hablaba como amo. Sus Lugares están dispuestos en forma de circulo , y fu centro es la Plaza. Se tmbríagaw con un licor muy fuerte , que componen Tus mugeres. No reconocen Divinidad alguna. Estando en fus Lugares, andan comunmente desnudos. Tienen calzones de cuero , pero los suelen llevar debaxo deí brazo. Quando van de camino, se ponen un coleto , para defenderse de ias espinas, de que están llenos fus bosques.

Sus mugeres fe cubren con andraxos viejos, qué les cuelgan de la cintura á la rodilla. Llevan Jos cabellos largos , y bien peynados , y con ellos forman en lo alto de la cabeza una especie de corona , con buen ayre. Acostumbran pintarse la cara, y lo demás del cuerpo en fus fiestas , ó borracheras, con un color roxo muy subido. Los hombres solamente se hacen algunas rayas con el mismo color, y añaden algunas pocas negras mas grueffas. Pintados de esta manera los hombres , y las mugeres , tienen un ayre feroz. Se taladran los hombres el labio inferior , y cuelgan de él una especie de pequeño cylindro de estaño , plan t'a, ó refina transparente> y á este pretendido ornamento^ llaman Tembetá, Los niños, y niñas , hasta la eilad de doce años, andan desnudos, y es costumbre general entre los Infieles de la America Meridional, Sus armas fon la lanza, el arco , y las flechas. Las mugeres fon por lo menos tan astutas como los hombres , y tan opuestas como ellos al Christianismo. Estrañé mucho, que en el Iibertinage en que viven, no huvíeíse jamás viflo alguna acción indecente en presencia de las mugeres, ni pido de fu boca una palabra deshonesta.

Sus casamientos, si assi fe pueden llamar, nada tienen de constante. Un marido dexa fu muger quando le da gana; y de aquí viene, que tienen hijos casi en todos los Lugares : en uno fe cafan por dos años , y luego fe cafan en otro Lugar. Por esta razón les decía yo, que fe parecían á fus "Papagayos , que un año hacen fus nidos en un bosque, y otro año en otro. Se hace eí pretendido casamiento sin muchas ceremonias. Quando busca un Indio muger , procura ganar fu amistad : la regala con los frutos de fu cosecha , y con la caza que coge, y luego pone a fu puerta una carga de •leña. Si la entra adentro la novia , está concluido el casamiento* Si la dexa á la puerta 5 tiene elpre*. tendiente que buscar otra,y cazar para ella.

Sirven de Medicos uno} ó dos délos mas antiguos de cada Pueblo. Se reduce toda fu ciencia á soplar al rededor del enfermo, para sacarle de la enfermedad. Quando sali la primera vez de Caifa , dexé enferma una hija de uno de los Capitanes , y bolviendo poco después al mismo Lugar, la halle sana. Haviendo yo tenido entonces algunas calenturas, me aconsejo mucho la madre de la niña , que llamaste uno de los Medicas sopladores. Viendo que yo me burlaba de fu credulidad , me dixo: Mira: estaba mi hija mala quarw do saliste de aquí, y á tu buelta la ves buenas Tom. XIV. A a Cch

„ cómo se ha curado ? Precisamente haciendo que

la soplaííen. Llegando una muchacha á cierta 'edad ,1a obligan á estar en su Hamaca, y la cueU gan enlomas alto del techo de la cabana. Al segundo mes baxan la Amaca hasta, el medio de la altura ; y al tercero entran unas viejas en la cabana , armadas de palos» y corren por todas paites dando golpes sóbrelo que encuentran , y siguiendo , como ellas dicen, la culebra que picó á la niña: y dura esta maniobra , hasta que una de ellas exclama , que ha muerto á la culebra.

Kaviendo una muger dado á luz una criatura , es costumbre, que fu marido ayune tres, ó quatro dias con tanto rigor , que ni beber puede. Un buen Indio me ayudaba á construir mi cabana, quando estuve en Caifa. Desapareció por dos dias, .y al tercero le encontré con una cara macilenta, y desfigurada. Le pregunté , de dónde le venia tanta palidez , y por que no venia á ayudarme? Me replicó, que ayunaba. Estrañé la respuesta, y mucho mas luego que me Informé de la causa ; porr que me dixo que ayunaba , porque estaba fu muger de parto. Le di á conocer la tontería , y le hice ir á tomar algún alimento. Luego le dixe: SÍ tu muger está de parto, que ayune ella , y no tu. Le pareció bien la razón, y vino poco deipues á trabajar como antes. No abandonan fus muertos , como suelen otros barbaros. Muriendo alguno de la familia , le ponen en una tinaja proporcionada al cadaver, y le entíerran en fus proprias casas j y afsi, al rededor de cada cabana fe vé tierra levantada en repecho, según el numero de tinajas enterradas.

« AnteriorContinuar »