Imágenes de página
PDF

mos en la Iglesia, nos postramos delante de la Imagen de Jcsu-Christo i* que estaba sobre el Altar. Viéndonos k viuda > exclamó con sollozos: Que! yo sola no rendiré mis omenagesá mi Criador , y mi Rcdemptor? Y diciendo esto , fe levanta, fe postra como nosotros, y sin afsistencia de nadie, fe levanta con perfecta salud. Penetrada de gozo , y de reconocimiento , se bolvió á su Lugar , y esperó , que no la harían vacilar en la Fe las persecuciones , que no dexaria de padecer»

Otro cxcmplo reciente, que ha dado un Neophyto j sin duda alguna os edificará. Un Soldado nuevamente bautizado, fué llamado por fu Coronel para aprender un exerekio, que enseñaba á sus Soldados. Se olvido de poner el Rosario al cuello, como acostumbraba, para que todos fupíeííen que era Christíano. Los Soldados, viéndole sin esta señal de su Religion, le chanzearon, como que tenia vergüenza de llevarlo,y que quería apostatar de ía í£ Christiana. El Neophyto, sin decir palabra, va á su casa, y buelve con su muger , y sus tres hijos, teniendo todos pendientes del cuello Medallas, y Rosarios.Compañeros, ics díxo , mirad si fe aver„ guenza mi familia del nombre de Christiano. Sa33 bed, que en este bello nombre está toda mi glo3) ría i y que antes que ío manche con alguna ac„cion indigna, date mí cabeza, la de mi muger,de j, mis hijos, de mí padre, de mi madre, de todos V> mis parientes, y de mis amigos. Havíendo sido este razonamiento referido al Coronel , llamó al Soldado, y le preguntó la Doctrina que le havian enseñado 3 y Je hizo rezar las Oraciones que havia

apreté

e

aprendido. Luego mando, que un Bramen, que servía de Padre Espiritual, le examinaísc. Respondió el Soldado de un modo tan adequado, y tan plausible j que quedo pasmado el Coronel; pero no estando el Ncophyto satisfecho de si mismo 3 porque no se tenia por bástante hábil 3 pidió con instancias »que fe le dieíse audiencia dentro de tres días , dando palabra de llevar consigo al Catequista , que le havia instruido, porque dada mejor razón de todo. Convengo en ello, refpondid el Coronel con rifa; y bolviendose al Bramen ,-Ie díxo: Sois nuestro Ooclor : es combido a esta conferencia.

Fué el Soldado, acompañado de fu Catequista, á Ja casa del Coronel en él cíía señalado, y avisó que estaba allí. El Bramen, desconfiando de sus fuerzas; y queriendo evitar la conversación , preguntó de qué Casta era el que pretendía disputar con él sobre la Fe. Se le respondió , que era de la Casta VcllaU s una de las mas honradas de la de los Chatres. Le -embió el Bramen un recado, diciendo, que siendo de una Casta inferior á la suya, no le era licito sentarse junto á él. No se satisfizo el Sol^ dado con la respuesta, y le díxo: TA que este Cbutre no -es digno di vuestra conversación , voy Á bu scar a mi Guru el Saniafi Romano. Dentro de quatro dias estará 4$u?. Noes menester , replicó el Bramen : en tiempo mas oportuno le veré , y 1er hablare. Hizo e! Soldado sonar mucho esta respuesta del Bramen , y delante de sus compañeros triunfó de ella, como de una victoria, que acababa de ganar, haciendo caer \& vergüenza sobre !a loca, y disparatada Doctrina,* con que embaucaba un Pueblo ignorante ? y eres dalo.

tos.

Los Bramones fon , Señora, como sabéis, la mas alta nobleza del Pais, y fe puede decir , que es la mas antigua , y la mas segura del mundo: porque jamás íe ha oido decir , que alguno de esta pri„mera Casta fe haya cafado mal. Son los depositadnos de la Ley los Gurus, 6 los Sacerdotes de los -Diosesi y en efecto , pensarían envilecerse tratando de Religion con uno de la Casta de los Cbutrts. ..¡Véase aquí un exemplo reciente de ío que digo* ..Hablaba uno de nuestros Miísioneros con un Bra.men,que le havia visitado - cayó inscnííblemcnte la conferencia sobre la Religión» El Missionero> que no sabia aun la Lengua , fe hallo una vez , ¡embarazado, faltándole palabras para explicar fu ;pensamiento. Su .Catequista , que era Churre , viendo, su. embarazo , tomo la palabra : el Br.i nci, . jleho de colera , le dlxor 4, Por que íe ¡kc-s va , en esso? Cómo te atreves á hablar c.i nuestra pre. j) fencia f Calla: dexa hablar á ta Gu ü : de qual?s quiera manera que fe explica , me da gusto ; pera ?s tü, aunque me dixeras la verdad , no quisiera oir-i p? la de tu boca.

El alto concepto, que forman los Bramenes rde fu calidad , y nobleza, fe funda en que creen, y publican, que descienden de la cabeza de fu Dios Bruma ; y algunos pretenden ser el mismo Dios. Distribuyen , pues , el origen de los demás hombres de esta manera; Dicen , que fus Reyes han nacido de los ombros de Bruma ,y fon de la segunda Casta. Los Cometis de fus musios , y es la tercera Casta; y los Chatres de fus pies, y forman la quárta.-Cada Casta fe subdivide en otras muchas; pero üri hombre de Casta inferior ¿ por mas meTito que tenga, nunca puede ser elevado á orra mas alca. Muy semejantes fon los Bramenes ásus falsos Dioses , y fon un retrato perfecto de ellos, en fus embustes, y desordenes. Tienen , por lo co/nuna bastante capacidad 3 y ciencia > y todos convienen j que la Ley que predicamos es Sarna, y que la suya no puede ser comparada á ella i pero su apego á los placeres de la vida , fu respeto hu* mano, y la costumbre, vencen toda otra razón. Sí bastara para convertir á los Indios convencerlos con. buenas razones > muy en breve venamos á toda la India abrazar la Ley Christiana.

Un Indio , respetable por sil edad , y por fu ciaste 3 á quien Inflaba uri día , con mas viveza que antes, para que fe hiciesse Chrístiano > de la qual muchas, veces hacía él mismo los mayoics elogios , me respondió de esta manera: De Luena gana abrazaría la Ley Celestial , (aísi suc h a 3i \us Infieles llamar nuestra Religion) si pndiew ra impedir las murmuraciones, que íc lcvanrá3, ran contra tul, de haver en la edad de .setenta 3) y seis años mudado.de Religion. Yo,, dixo ur* Oficial de las Tropas, que estaba presente 3 íi 3, tuviera tanta capacidad como vos >y que sueste 3, convencido como vos. l,o estáis, no dilataría por mi 3, instante mi conversion. Se dtben despreciar; los frivolos discursos del mundo. Luego 3 encaran3, dpse conmigo, medixo ¡ Penitente Romano¡ yo 3, no soy capaz de entender todas elsas razones. 3, Adoro á Vicbnu , encendamos una hoguera en el 3, foíTo , yo hare echar en el uno de mis Soldados 3, Vichnuviftas: cu harás echar uno de tus Discípulos el que íalicíle sano , y salvo fin. recibir

» le

iS lesion , ciará una prueba cierta, que el Dios que „ adora es el. mas poderoso. La respuesta que di á una proposición tan desatinada , fué la que se suele dar á los que tientan á Dios. ,,Esta prueba , le dixe , de ningún modo es neceísaria , haviendosc „ dignado Dios confirmar delante de vuestros ojos ,i con prodigios , las verdades que os predicamos. Le nombré una persona que conocía , y le dixc: „ Podéis ir en cafa de tal persona, y hacer que os refiera lo que le ha sucedido aora nuevamente. Hablaba de una Señora Indiana, que estando muy enferma llamó á uno de mis Catequistas,y le pidió el Bautismo, como un remedro infalible que la pondría buena. El Catequista s después de una corta instrucción sobre este primer Sacramento j y sobre las obligaciones cjué nos impone, la dexó con grandes deseos de recibirlo. En el instante, que estando yá instruida concibió este santo deseo, se halló mucho mejor, y paitados tres días, sanó enteramente. Restablecida su salud, cuidópo-í co de cumplir su promeísa. Después de algunos meses bolvió á caer en la misma enfermedad , y conoció que la castigaba Dios, por haver dílara-< do fu Bautismo. Estando con extrema debilidad, se hizo no obstante llevar á la Iglesia , y la vi tfst tan evidente peligro de muerte , que no pude menos de administrarla el Bautismo. En el misma» punto , con grande admiración de ios assístentes, cobró fus fuerzas: fe pufo de buen color, fe 1er vantó , y bolvió á pie á fu cafa , apoyándose so-¡ límente sobre uno de los criados, que la havian llevado cast muerta á la Iglesia. Por tres meses, ninguna Neophyta mostró tanta piedad, constancia;

X

« AnteriorContinuar »