Imágenes de página
PDF

f&zbn , lé quito en el mismo instante la vida. Entonces clamó toda la multitud , y no fe 01 a otra cofa, fino viva ¡a Fe , ha muerto el Tyrano. Al punto, como de concierto , Nobles, Ciudadanos,y Pueblo,fue-: ron al Castillo á poner en libertad, al Señor Arzo-, hispo, y con una rodilla en tierra, le suplicaron por amor de Dios , y en nombre del Rey , que tomasse sobre si el Govierno de las isla?. El santo anciano,que es un Religioso de. San Geronymo, estaba inconsolable por tantas calamidades» y no respondía sino con abundantes lagrimas. Cedió, en fin, á Jas suplicas de toda la Ciudad 3 y gpvernó, con aplauso universal, por dos años, hasta la llegada del nuevo Governador, que con fu prudencia , y moderación, merece las bendiciones de todo el Pueblo. El; Governador , que fe tenia por muer-: to, estaba aun convida , pero fe guardaba bien de dar alguna señal de ella. Entretanto que el Pueblo estaba ocupado en sacar á los prisioneros, fe aeev-: có el Padre Diego Gtazo á ver si respiraba todavía , y aplicándole la boca á los oídos, It ctíxo, que pronunciaste el Samo Nombre de Jesusí Reeo^, nodo el paciente la voz. del Mifsionero , y arrojan-i do un profundo suspiro, le díxo : Ay ! Padre mto¿; no me abandonéis hasta la muerte 3 que tanto he merecido por mis pecados ! Hizo una ponfefsíony general con el Mifsioíiéroque quedó áfsistiende-; le cinco horas enteras , y cubriéndole de quando, en quando con fu manteo , viendo, que fe acercan ba el Pueblo. En fin y á pesar de fus precauciones, fué visto por un hombre de la hez del Pueblo, qué fe arrojó sobre él, y con un puñal le pafsó el corazón* Mué 1 te. funesta ¡pero que le fue profetizada muchos años antes por el Padre Lorenzo de Avína¿ Hih' Missioacro , que ham sido Ministro de Estado, que es el primer empleo de este Reyno , havia entrado en la Compañía , donde vivió como treinta años s y fué á hablar al Governador; y en los termU nos mas medidos, pero con energía, le represento! los males que causaba fu avaricia» ss Padre , le res*.

pondíó el Governador con frialdad , dinero quie„ ro.j y no consejos. Vendrá el día , le dixo el „ Padre , que inútilmente echareis menos los salu„ dables consejos, que aora despreciáis; y el di„ ñero , que aora es vuestro ídolo , de nada os 33 servirá. Se dice, que acostumbraba el Gover-i nador rezar de rodillas el Rosario con fus criados todas las mañanas: quizá por este resto de devoción , le havrá alcanzado la Madre de Misericordia, la gracia de una sincera penitencia.

Havia el Governador recibido Orden de la Corte de España , de embíar Soldados á la Fortaleza de Samboangan , situada en la Isla úq-Mindanao: executó la Orden , pero fu codicia la hizo inútil; porque no embiando las provisiones neceífarias para mantener la Guarnición, los mas de los Soldados desertaron , y los otros perecieron de miseria. Toi mó el Señor Arzobispo muy á pechos este negocio; embió alia nuevas Tropas,y nuevos Oficiales al mando de Don Sebastian Amorrera, hacien'dole Gove/nador de la Fortaleza , y tuvo gran cuidado , que no k fakaííen dinero, artillería , ni provisiones. Llego muy á tiempo el socorro , porque los Reyes Mahometanos vecinos j havian tramado una conspiración secrera contra los Españoles. Exortaba el Rey de Butlg á fus vecinos á juntar fus

Tuerzas con las suyas , contra, el Enemigo común. Daba muestras el Rey de Mindanao de.querer guardar neutralidad ; pero el Rey de Jólo hizo juicio, que era ínteres suyo buscar 3a Alianza de jos Es-' pañoles. Hicieronse este Principe >y.el señor Amorrera muchos presentes el uno al otro. En.fin , en el mes de Septiembre de 172.0. vino umEmbaxaT^ dor de fu parte á pedir Conferencia al Governador , y á decirle , que si fe lo permitía , entraría incognito en la Fortaleza. Haviendole _respondíao el Governador , que estimaba mucho las pruebas dé amistad , y confianza que le daba , llego ckdfa siguiente con cinco , ó seis Galeras, acompañado de la principal Nobleza de Jólo-: fe le hicieron to-? dos los honores Militares,y le recibió el Gover-, nador en la puerta de la sala.

Después de los primeros cumplimientos , dixo el Rey: Vengo á consolarme con mi amigo, j, de la tristeza queme oprime, desde que se me ,s murió la Reyna. Mandó luego á todo su acompañamiento j que le esperaste en la sala,y entró solo en el Gavin'cte con el Governador > al qual dixo , que la muerte de la Reyna era un pretexto de que se valia; pero que la verdadera razón , que Je traía, y el motivo oculto de"sa.confianza, era aísegurar la Corona á si, yáfu primogénito mediante una Alianza firme., y permanente con los Españoles : que estaba 'informado * que algunas denlos mas distinguidos dejólo urdían una corispirac oa secreta; y que por la misma razón se havia resuelto á embiar unEmbaxador al Señor Arzobispo Governador de Manila. Le confirmó erj su resolución el señor Amorfera: se hicieron regalos el uno al otro, y fe retiro el Rey con todo fu séquito.

Poco después embió un Gentil-Hombre al Pa«* dre Pedro Estrada, Rector del Colegio de Samboan* gun 3 efeufandofe de no haverle conocido , quando enero en la sala del Governador á donde estaba; pero que el diá siguiente le haría una visita. Vino en efecto á verle, y en la conversación le dixo,, que estaba en ánimo de entregarle su hijo mayor,; para que le enseñaste la Doctrina Christiana j y que; -estando suficientemente instruido embíaria otra; Embaxada al Señor Arzobispo ypara que.le hicíefse la honra de bautizar á su hijo , y escogerle una «íposa Christiana 3 digna de la clase de un Princi-* pe j heredero presuntivo de fu Corona. Pidió desi pues Mifsíoneros para la Isla de Basil an s la mas \iecina: dejólo ,y de Samboangan. Luego que en-i ..traron ea fus Estadosmandó á fus vaífaUos,qué rjecibiefíen .bien á los Missioncros , y embiaísen dos, veces en la semana dos Barcos cargados de víveres .á la Fortaleza- Despachó después un Embaxa-i dor á Manila 5 y fué recibido con honores extraocjdinarios,, En la misma semana llegaron otros dos JEmbaxadores á Samboangan, uno de paite del Rey de Mindanao ,y otro en nombre del Principe Rar, damura fu hermano , en cuyo poder estaban las ■Plazas mas fuerres del Reyno, Ambos hallaban ssu interés en la amistad con los Españoles. El qu«¡ jfervia de Interprete, dio á enterder 3 que el Prín-i -cipe Radaniura , fu Señor, era hijo mayor del Rey difunto: que estaba inclinado á la Religion Christiana » y;, qwe deseaba tener Mifsíoneros. Luego; que fe esparció esta noticia , salieron de susBqfques los Indios cercanos á Samboanganpara fex instruidos, y bautizados.

No gozó de larga paz esta nué.vá Iglesia 3. de Diciembre dei mismo año , avisó elPrmdpe al Governador, que Dalasi, Rey de B/*tig , fe havia puesto en Mar con una Flota de cien Galeras, para íbrprehender la Fortaleza, de Sambo&ngan* Llego en efecto, el día 8. del mismo mes., y atacó la Fortaleza con mucho vigor : fe defendieron los pocos Soldados » que-havia en ella , con mucha intrepidez. Tenia Balad mucha confianza en Ja palabra de-fus Nigrománticas y que le havian a/segurado, que era- invulnerable , y que alcanzaría una completa1 victoria. Gon esta loca confianza , escalando el primera la muralla de la Fortaleza 3 una piedra enorme-, que d.exaron, caer sobre el, le precipitó en elFoísojde donde le sacaron los fuyosj todo cubierto de sangre , y le llevaron á una Ga-i lera. Toda la Flota consternada' se retiró a excepción dcdosGaleras.de- ks mas grandes.., car-i gadas de provisiones , qué no pudieron falle del Rio. Las descargaron los CMstianps.de. los; víveres^ y las pegaron fuego*

El día siguiente aparecieron dos Barcos en laenn trada del Río , que- traían al Governador algunas. Cartas , por las quales le daban.aviso los Reyes dq Jo/o , y Mindanao que venían con fus Flotas al focar-* yo de los Españoles. Un resfuerzo tan pronto de Mahometanos contra los de fu misma Secta , y ei> favor de Christiaao$3 pareció sospechoso al Governador, y mucho mas por haver un Soldado'de Ja Guarnición de la Nación-Pampaugaj la, mas.fiel

« AnteriorContinuar »