Imágenes de página
PDF

, tforo Sícnlo fon los principales; Aurores del IIustriA simo BoíTuet; pero nada vieron estos dos Escritores de la Historia primitiva, de los Egypcios: siguieron en todo á fus Sacerdotes s que tenían mucho cam-: po para alabar Impunemente á fus antepagados, y hacerlos los mas sabios de los mortaiesj por fus Leyes , porfus Costumbres , por las Ciencias , por el Govierno , por la Arquitectura , y generalmente por todo ; y le» probaban mostrando pyramídes; ruinas de Ciudades, destrozos de Palacios, &c. No obstante* subscrivo de buena gana á una buena par* te del elogio, que les da este sabio. Pvc lado 3 por lo -que afirma en la pag. $6, adonde hace vér, qud nunca fueron los Egypcios á la China. Se explica el Ilustrifsimo en estos términos.

3, Los que han conocido el genio del Egyp^ 5, to, fe persuadieron, que no era una Nación be-i 3, lícofa. Ya fe han visto las razones. Havia pas,3 fado cerca de mil y trescientos, años en paz;

antes que prodaxeíse á su primer Guerrero 3 que fué Sefostrís. Y aísi, á pesar de fu Milicia, taa 33 cuidadosamente disciplinada, vemos al fin que 3, las Tropas Estrangeras fon todas fu fuetea: lo „ que es uno de ¡os mayores defectos , que puede tener un Estado::: Es mucho durar el haver „ subsistido diez y seis siglos. Havian en este intervalo reynado algunos Ethyopes en Thebas, 3, entre otros Sabacon 3 &c. Havía dicho un poco ;antes, pag. 500., que los Egypcios, contentos con fu Pais,enque todo abunda, no pensaban en ha-i cer conquistas : embíaban Colonias , pero fe entiende , á los Palies, vecinos, como á la GreciaDe todo lo dicho me parece, que fe puede concluir,

Ccc 2. que que los Egypcíos, lexos de haver poblado lá China , no tuvieron noticia alguna de ella. Pero ñ fuera verdad , como lo dice el sabio' Prelado que á todas partes llevaban fus leyes ,y fu política có-, mo ñolas llevaron á la China en el intervalo desde ¥M hasta Tao > Se sabe, que por aquel tiempo nada havia de menos político , ni de mas bárbaro, que la China> y con todo eíso evá justamente el -tiempo,en que havianlos Egypcíos dehaverido á la China i porque de otra manera, llegarían tarde, y ¡a hallarían poblada.

Básta lo dicho ,'porlo que mira alllustrisslmo Bossuet: vengamos aora á otro Prelado, no menos celebre por fu grande erudición; hablo de! Ilusti ifsimo Huct, y de lo que afirma en fu Historia del-Co

• mcrcio, y Navegación de los antiguos. Dice V.md. que atribuye un origen Egypcio á los Chinos,, fiit>¡ -dado en parte sóbrela conformidad de sus dobles , letras Geroglyphicas , y 'Profanas , y sobre k afinidad de ambas Lenguas. Embio á V-md, seis pequeños Tomos de los antiguos caracteres Chinos;

•para que juzgue de ellos , comparándolos con los caracteres Egypcíos : á lo qua! añado : Prime-; •rameóte : Que debrian los Autores célebres ser mas '-rcfci vados en contar los hechosjque los Autores comunes; porgue ton fu reputación , y por-el peso dé fu autoridad, arrastran tras si,-y hacen-enar á mu•chos otros, que por preocupación piensan seguir :guias infalibles, siguiendo a ellos. Como prueba

• este docto Prelado el origen de los Chinos , y la afinidad de fu Lengua con la de les Egypck s ? Para ser juez competente en esta mateiia , debiera á lo .menos tener .un conodmien;o mediano de ambas

Lcn

tcnguás, y conocer también fas letras, y signos. En quanto á fu origen , no tengo que añadir á lo que ya he dicho.

En segundo lugar: Es cierto, que el Tonkin, y la Gochinchina, fueron Provincias de este Imperio; pero no es verdad , como lo afirma el Prelado, que también "lo fué el Japón , ni tampoco tributario; antes bien antiguamente, por una especie de brabata, emhíó et Japón á pedir el rributo de los Chinos. Es también Reyno separado la Corea, pero p.iga tributo. En el tiempo en que estaba el Imperio agitado .con sediciones , ihícieron los Coréense s fus esfuerzos ;para sacudir el yugo-; pero en fin tuvieron que baxar laxabeza, porque no;puede subsistir sin el comercio de la China ; y si no hu-. viera esta dependencia , le fuera prohibido. En tercer lugar: No apruebo , que.se atribuyan á Ios¡ ChÍnos,talentos que no tienen , rii que fe alabe tan^ to á fus Provincias Marítimas. No afirma el Prcla-; do, pero lo dice como con duda , que si fe da eredito á los Chinos , esteudíeron fu Imperio h.ista el .Cabo de Buena Esperanza. Estoy persuadido quees íaifo , y que no k hallara vestigio alguno de eílo en fus Libros clasicos: habla sin duda feguti algunas Relaciones de personas poco instruidasr pero como no h.i y mentira ,m error, que nótenla algún fundamento, dhé aqui lo que jpudo ha.ver d;ulo ocasión á este.

Los primeros Misioneros , que doblaron el famoso Cabo mencionado, en fu Navegación á la China , hallaron que lo llamaban los Chinos Talangcban; lo que quiere decir, Montaña de grandes

-©las. Desde h Huropa a la China no hay paraos

ge alguno, que merezca mejor este nombre. Al principio se llamaba el Cabo de lasTempestadesy el Leon del Mar, y aora el Cabo de Buena-Efpe-i ranza; y para explicarlo en Lengua China, se sir-5 vieron de la palabra Talangchan , sin hacer reste-* xbn, que podían los Chinos haver dado estq nombre á orros parages vecinos , no siendo fus Navios capaces de resalir á las furiosas olas del B-tnco de las Agujas. Si fe expusiera una fFlota, China á hacer este vuige , no bolveria unBaxél» para dar noticia del naufragio de ios otros. Los Barcos Chinos de los tiempos paliados no erar* mas fuertes , que. los de estos> y quizá lo eran menos , porque, la navegación > como las otras Artes , fe persidonan mas , y mas. Navegaron íiempre los Chinos á lengux de tierra , sin perderla de vista , si no que fueífe por pocos días; y porque fus Barcos , aunque grandes , fon planos por abaxo y neccfsiran de poca agua, pueden vogar en un temporal fuerte , donde no tendrían agua nuestros Navios, y perece-* rían sin remedio. No hay que dudar , que en fus víages á Batavia , Malaca ., Siam , &c. encontraron, parages donde está mas agitado, el Mar, ó alagunas, puntas, difíciles á doblar, y les hávrán da-* do el nombre Chino, que significa Montañas de grandes olas , y lo havran aplicado los Europeos al Cabo de Buena-Efperanza, no conociendo otro parage mas digno de este nombre. Es una conge-¡ tura, y la doy por lo que vale.

En quanro á los Anales de Onrms , que re-; íieren, que en el Golfo Pérsico fe vieron quaírocientos Baxeles Chinos cargar , y duscaigai:

mu

ftiuchas preciosas mercaderías , no niego que pueden algunos Barcos Chinos haver hecho este viage ; pero de buena gana quitaría un cero de esse numero , y aun feria demasiado grande ,para cargar los géneros de que neceísita la China , que fon especias, clavos, moscada, pimienta negra, in* denso, madera de Sandal; porque por loquemira a la canela , se contentan con la que produce la CHina , aunque es muy inferior á la deCeylán. .Tienen los Chinos abundancia de todo lodcmásj y si navegan , es para llevar géneros , y no para .volver de retorno sino plata. Bien lo saben, por experiencia los Europeos, que vienen á Cantoiv SÍ alguna vez compran los Chinos algunas curioíidades , es únicamente quando tienen un Emperador que gusta de .ellas, y no pueden ser objeto dé -un comercio constante.

Por lo que mira á las gomas de las Indias; no las ufan los Medicos, y Cirujanos Chinos > y hago juicio, qué-en todo un año no fe-^gastará media libra de opium en^Pekinjy en su lugar se íírven de amapolas blancas. |No dice el Iiustrifíimo Uact'", qué ha visto los Asíales ^e Ormus, ni en qué; tiempo aparecieron .qua t rocíen tos Baxeles Chinos en el Golfo Pérsico. Si fué azía la mitad de él octavo siglo , después de Nuestro Señor ]csuTChristo , en la Dinastía de los Tang, confirmaría lo que dice el Padre GaubÜ haver leído en la grande colección de los Historiadores Chinos, que I-, a viendo venido las Tropas del Calife al socorro del Emperador -contra un rebelde, le vencieron: que una buena' parte de ellas, mal pagada por. fus servicios, no pudiendo volverse

por

« AnteriorContinuar »