Imágenes de página
PDF

La Sala grande /Ilaitiadada Sala Real, cstaba dc ako abaxo revestida de planchas de oro , y de placa, bcllaincnce-rrabajadas: brillaban los arteso* nes con k multimd dc los diamantes, y alii fe vei$ cl Trono Imperial. .Tenia docccolunas dc oro man zizo,;que cerraban los tres lados ; y estaban guar-i necidas de perlas, y piedras'preciosas ; fobre todo; lo queeaufaba admu'acion , era el Doscl del Trorco? representaba la figura de un Pabo. Desde quefe hi-i cieron Mahoinctanos los Hmpcradores Mogolcs; eligieron esta Ave pot fas Armas. Estciidicudo el Pabo fu cola , y sus alas, ciibria el Trono con fu sombra. El artc con que estaban diflribmdos, y co«; locadoslos diamantes > rubies , esmeraldas} y todo* genero d?pedreria, que lo formaban, reprefeinab-? al natural los diserentes coloresdel Pabo: y fe puc* dc dear, que era la maravilla del Mundo. Es cier-f to , que por muchos ftglos fe esmeraron los Empci radorestn adornar, y enriquecer cl Doscl ,y cl Tio-* no. vSu-bian las pedrerias ai valor de ciento y cim queu.u(a)carols de rupies.Sc aiiadieron las joyas,quc la EmpeYatriz , las Princesas , y Scfioras'dcl -Serra'Ifdi tuvicran orden de entregar a Nader Scnah : la or4 den t'e les sue intimada por modo de.suplicaj perdf seguardarian bica de saltara su cumpiimicnto. Fucron lasperias, que dicron las Sesioras , valuadas e»* veinte carols de rupics, y cn sus Quartos fe halla'roi** veinte carols dc oro , 6 plata acufiada. -'

Vciacon complaccncia Nader Schah . aumerttailc sus teforos. Todo estaba quicto , y pacitico, quando un funcsto accidence turbo su-alcgvia. Ya ten^o dicho, que havia hechoprisioncros dc GiierTom.XlV. Vv j-a

(a) Un carol de rupies de plata, vale scums y icis mUloncf de realcs.

ra á todos los Generales delExercito Mogol.Quatro de ellos estaban guardados en una Cafa por veinte Soldados Persas de á cavallo.'Quisieron un día los Oficiales tener un banquete y y regalarse bien : bebieron vino ¿siéndoles prohibido /y fe embriagaron. Assistidos de fus criados, que eran demasiados para funestado de prisioneros, forzaron.a fus Guardas, y los mataron.

Corrieron luego por las caites dando voces, y clamando : Victoria, victoria: Mahamad Schah ha muerto a Nader Schah con un puñal. /A estas.voces salió todo el Pueblo de sus cafas: tomó lasarmas, y acometió por todas partes sóbre las Tropas Perfas. Duróla sedición, quatro horas yy murieron en ella de cinco á seis mil hombres de lasTropas del Nadcr. Ruvicra dutado mucho mas tiempo, íi este Principe desde el Castillo no huviera hecho.un íueg.0 continuo de fu Artillería , desde Jas-ocho de la noche hasta las doce ,-.que ceílaron las. hoslili«dades. El día siguiente ..al amsHccermenos: stnti■ do el Nadcr del falso rumor de fu muerte jque.de te perdida de íus Soldados, mandó.tocar ^Generala. £n un 'ínstame fe hallaron fus Tropas.armadas, y en ordtn-de'batalla.en las Pbzas. Recorriólas todas el Nadcr con el alfange desnudo en la mano. Señaló cuerpos de.Tiopas á.Ios diferentes Ojiárteles de la>Ciudad ,i"diciendolcs:.Id , compañeros, matad, saquead quemad todo : tratemos, á los cobardes, y pérfidos Mogoles cerno lo merecen.

Partió cada Comandante, con . fu Tropa al 'Quartél> que le estaba..feúaládo.iEl Schah fue con la suya alCampode Nicok , que; es el mas hermoso, y rico Quarrel de la Ciudad : et.t>*ó en la Mczde IlQtctrdulIfikque esta sobre tuja colina, de -. r.--~. - - - - ..don-

'donde podía ver lo que pastaba,: allí íl- sentó,, y dio orden, que se pegafsc fuego á lasquatroefquinas.dci Quartcl, y que los paísassen al silo de la espada, sin distinción de clase edad, ni sexo. Fueron exe-j cucadas fus.ordenes-al pie de la letra , y en un.mlsi mo tiempo, en todos.los parages de la Ciudad, fa-; queaban, forzaban, mataban íin lastima los. Soldados, á quantos sé ponían,delance. Los que con It huida escapábanle las llamas , morian con el azc-i ro: no fe oian sino gritos, y alharídos lastimeros de hombres , mugeres,. y niños: no hayexcesso* violencia, crueldad:, y abominación ¡ que no. coi metieron* los SóldadosPexfas ,,y la gente for.agida¿ para tener parte* en elpillage.. Azesiá, por especial favor, no havia. sido.co-mprehendido- en el numerq de los prisioneros de Guerra: falto de fu Palacio, y, corriendo* muchos peligros ,. llegó en sin al Campo de Nicok. Allí sin Turbante , y rasgados fus vestí-* dos, fe arrojó^ á los pies de Nader Schah. Levan-, tole el Principe , y le presento en una palancana: de oro algunos de. Los, dulces , que estaba, comien-* do..

Azésiá,. cuyo corazón estaba pastado de dolos¿ íe agradeció-los, dulces, sin querer tocarlos, y le díxoAi, Principe ! cómo puedo yo probar los », dulces que me presentáis , viendo correr ríos de J} sangre de Ios-cuerpos de mis compatriotas? Dad-« „ me también la muerte, y muera yo con ellos.

Hacéis degollar millones,de: miserables , que no )3 fon mas culpados que yo : no teméis que cayga, sobre vos esta Mezquita, y que Dios os sepulte debaxo de fus ruinas? Qué justicia en vuestra venganza ? Por culpa de algunos particulares, ha

Y.u*' 3>dc; defer condenada á fuego , y sangre una Ciudad „ inocente? Dadme comission de buscar á los culpa„:dos; yd los hare morir en los mas crueles sup!iV, cIos í pero ante todas cofas > mandad que ce fíen -¿ la¡ mortandad , y el saqueo. Haviá el Nader concebido una aira estimación de Azefía, y no se ofendió de la acrimonia de su representación. Despacho Oficiales, para que cessasle el pillage, y toda hostilidad j perora pesar de-fus ordenes , prosiguieron con'^alguna diminución hasta las nueve de la noche, y no ceñaron, hasta que recorrió por los ■Quarteles el Gran Preboste del Exercito con el ¡Timbal Real, mandando a. fus Guardias , mata ft fen*-ít los que las cometían. Las tres partes de ■Dely fueron- arruinadas, y duró el fuego por ocho riias , sin que fucile possible apagarlo. Las caías de 4os'PnncijJcs , y de los Señores fueron ei principal objeto del furor , y codicia del Soldado. Se calcula la perdida de esta Ciudad en un millón de personas. ■' ■ ;;- - . ■ -."

A esta desolación succtlió otra.-Se ¿Lió, orden-, que los que fe havian librado del incendio , y- de la muerte , llcvastcn todo fu dinero , y joyas al Castillo. Los que cían sospechados de haverlo ocultado , eran tendidos sobre una especie de Cruz de San Andres", y estando atados sobre ella , recibían tan terribles golpes, que Ies era1 preciso morir en ios tormentos, ó entregar el oro , ó plata querer nian. Azcria fue encargado de'^k pesquisa y que se hacía de los caudales de los Oficiales del Emperador , desde el Visir hasta el Soldado de á pie , y de Jo que poíseian los Joyeros, y los Tratantes de l;i Coi te , de la Qudad , y del gxercito. Jiiste comif'ñon fara'Azcsia! pero tuvo que obedecer, para evitar mayores males. Muchos de los Iranianos, ó Comerciantes , que havian sido muy ricos , viendofe reducidos á mendigar de pueitaen puerca , desesperados tomaron veneno, y acabaron con fus vidas. 1 A todas las horas del diay de la noche entraban ■en el Castillo , ó en cafa de Azcfia riquezas inmensas. Allí fe amontonaban , y formaban como otras tantas montañas : aquí fe veia un monte de rupies de oro, alii otro de rupies de plata : aquí un monte de vasos , y baxillas de oro, y plata : alli otro de fedaí , tapices , telas de oro, y plata , y otras preciosidades raras. Lo mismo fe veia en el Patio del Palacio de Azesia. Cien Plateros, por quince días, fueron empleados en fundir, y reducir en barras de oro, y plata , lo que no estaba acuñado , para que fu conducción fucile mas cómoda. Dos barras agujereadas por enmedio , y atadas con v:n bacn cordel, hacían la carga de un Camello : le llenaron <ie rupíes de oro cinco mil cofres , y ocho mil de, rupies de plata. Se veia también un numero imponderable de otrosí cofres llenos de diamantes, perlas, y otras: pedrerías : Ip que parecerá increi-» ble á: los Europeos , que tienen idamente una no-s ticia supeificial del Imperio Mogol ; pero los que -vivieron por. algún tiempo , ó viajaron en el, particularmente en la Costa de la Pesqiicria,y en el Reyno de Golconda, saben muy bien la cantidad de perlas ¡ y diamantes , que cada asió íe traníporta á la Corte. Sé puede hacer concepto de las riquezas del Imperio s por el tributo anuo , que remite cada año al Emperador esta Provincia de bengala. Coníiste en quatrocíentos Bueyes cargadosde rupies de

oro»

« AnteriorContinuar »