Imágenes de página
PDF

ESTADO

DELA RELIGION en el Imperio de la China, en 1738.

Penas fe comenzaba á respirar en Pekín Já la persecución suscitada en 1755- contra la Religion Christiana .,quando se levanta otra nueva en 1737» cuyas .consecuencias fueron mas molestas, y mas capaces ,de impedir el progressode la Fe. Loque la causó, sucio siguiente. Bien saben todos,que en Pekin fe-expone.¡un gran numero de niños, que mueren, por la mayor parte, por falta.de los socorros necesarios. Es verdad , que mantiene la autoridad publica algunas Carretas para recoger los niños .Expósitos, y llevarlos á los Hospitales .destinados,, .donde fe entierran los que mueren, y fe tiene cuidado de los que viven , pero xasi . todos mueren de pura miseria. Uno de los mas .grandes , y mas solidos bienes, que hacen los Missioneros, cs.procurar el Bautismo á estos,pobres ñiños. Los Jesuítas de las ttes Iglesias de Pekín tienen ,-mucho tiempo ha , repartidos entre si losdiíercntes parages adonde fon llevados los niúos, y mantienen Catequistas para conferirles el Bautismo. No paisa año sin que se bautizen como dos mil de ellos.

Ueveul 3 Catequista de los Padres Portugueses 9

em

[graphic]

empleándose en este santo exercido, fué preso ert el Hospital, y llevado al Tribunal del Governador de Pekín : examinado en muchas sessiones, no fué convencido reo de otro delito, sino del de ser Chrisi tiarp. Lo era,bastante en el concepto del Gover-; nadorVpor las prohibiciones hechas en el primer año del reynado deTongtching de 172.3. y en el primer ano del presente reynado en 1736. Remitió» pues el Governador el negocio á la Sala del Crimen, y mandó ¡levar allá al Catequista conTchintsi, cftíc erá Sbbreestan'te del Hospital, y con Lisie u y que havia>-denunciado á .-ambos. Luego que llegaron, no pudo contener fu gozo el Mandarín Nantchcu, llamado Ouchesan. Havía mucho tiempo que deseaba , que algún negocio concerniente á !a Religion, llegafse á ser de su jurisdicción. Mandó comparecer al Catequista, y le hizo muchas preguntas capciosas , á las qualcs respondió el Christíano con mucha prudencia. El Juez, que deseaba condenarle ámuerte, le puso al tormento , con animo de hacerle consessar, que á fuerza de dinero engañaban los Europeos á los Chinos, para que fucísen de fu Religion. No pudieron los tormentos arrancarle tan dañosa calumnia. El Presidente Mantcheu del mismo Tribunal, igualmente enemigo del Chrístíanismo, íe mandó poner otra vez en el tormento , y lo sufrió el generoso Christíano con mucho valor, y constancia. El Presidente huviera llevado las cofas mas adelante , si no huviera sido nombrado dos dias des^' /'pues Tsongtu y 6 Governador General de Nanking,

No por eíío prosiguió con menos viveza el negocio el Mandarín Mantcheu : quería á todo trance condenar á muerte al Catequista % huvícra salido con ello , si su Coleg-S no se huviera opuesto: por esta diversidad de parece*res, fué llevado el negocio á Sunkia , Presidente' Chino del mismo Tribunal, quien culpó el demasiado rigor de su Compañero. Se moderó la Sentencia j y fué condenado el Catequista á cíen goU pes de Pantfie, ( es el palo conque fon castigados los reos) a llevar el Cangue por un mes , y á otros quatcnta golpes del mismo instrumento. Fué embuda la Sentencia al Governador de Pekín , y concebida en estos términos.

El Tribunal de Hingpu, esto es, Sala deiCrí

mea , sobre el negocio de Lieveul t que ha hecho

el Governador prender en el Hospital de los Ní„ úos Expósitos, donde echaba agua sobre la ca„ beza de-los niños, pronunciando ciertas palabras

mágicas. En el Interrogatorio dixo Lieueut; Soy^ 3) un hombre del Pueblo,de edad dequarenta años,

y de la Jurisdicción de Taking bien, .Soy Christia3, no desde mi infancia: ha viendo sabido, que fue-'

ra de la puerta llamada Tsonguen Men y al Norte 3) de la Ciudad, á la cabeza del Puente ,y al lado „ de la barrera, havia un quarto para recoger Ni„ ños Expósitos, cerca del Hospital donde los 11c3i van , precisamente con animo de hacer buenas „obras, iba á curarlos rezando algunas oraciones, j, y lo hice assi por el espacio de un ano. El me-j „dio de que me valgo, es tomar agua , echar al„ gimas gotas sobre la cabeza de los niños, rezar.

en el mismo tiempo algunas oraciones, y al pun*, j, to fe hallan buenos. SI llegan á morir , van a. 3J un Lugar de Delicias. Es costumbre etlaUecída >3 en la Religion Christiana , hacet lo que ya hice. TemMV. Ji ,,Ocu

J5 Ocupándome en tan buena obra, fui preso por „ algunos Ministros de justicia. Este fchintsi , que ,,fué preso conmigo , es el Sobrestante , ó Guardian 3, del Hospital. Solamente por hacer buenas obras, s, le daba cada Luna doscientos dinerillos para com>, prar pan, y socorrerá los pobres niños. Practij, qué lo dicho por trece Lunas. Si fe halla que ha

ya obrado con otra intención , me ofrezco á fuJ3 sur los mas rigurosos castigos: me atrevería a ,, mentir en vnestia presencia t Confieslo, que hago

profession-de la Religion Christiana; pero no ía„ bia que tfluvicfsc piohíbida , ni jamás recibí di>3 ñero alguno de los Christíanos.

Luego fe refiercnlas respuestas del Guardian del Hospital, y del acusador , que dicen una misma coía ,y ÍV piosgue de la manera sguientc: Exajjminando sobre efle punto nuestrosT.cgistros , ha„ llamos, que en el primer año del reynado de i, Tongtcbing , en 172 3. por un Memorial presentido

en secreto por Muampao, Govcrnador General de »> la Provincia de .Pokicn, mandó el Tribunal de

Kirus , debaxo de las penas mas rigurosas, que

ninguno abrázasela Religion Christiana, y que, j, los que la havían abrazado , la abandonaf3, sen : aora parece , por las icspucstas de Lieveut

en fu Interrogatorio, que no obedeciendo á esta >,Ley, y perseverando en la Religion Christiana, «filé al Hospital de los.niños, pronunció algunas j»palabras mágicas 3 derramando.agua sobre sus >, cabezas para sanarlos. Le condenamos á cien gol>, pes del Pantfee , á llevar el Cangue por un mes y, entero,y á que luego después fe le den otros ,i cjuarenta palos. Por lo que mira al lebintji, Guzr

¿, dian

„ dun de ios Hospitales, no podía ignorár, que fe „ servía Llevtul de la Magia para cmarlos níúos. ,,Debh por obligación impedirselo , y se lo hato,, lcrado: según el rigor de las Leyes, debiera re„ cibir ochenta golpes del palo, deque fe ufa en los castigos ; pero no fe le darán sino treinta. En quanto á los doscientos dinerillos , que recibía cada Luna para afslstencia de los niños, no hay porque hablar de clío. En fin-, el pequeño vaso >, de cobre, en que llevaba el agua L/Vw»/,"scrá „ hecha pedazos. Que esta nuestra presente determinaciou fea remitida al Goverruidor de Pekín; „ y al Tribunal Tueb-Jtiuen-, para que la comunique á los cinco Quarteles de la Ciudad , y á los dos „ Wen que gpvíernapara que por este medio mauden los unosy los otros, debaxo de graves pe-i ñas, que ninguno frequente el Hospital, cor» pré-í texto de curar los enfermos, ni. abraze la Ley „ Christiana; y ordene , que los que la han abraza-» ,,do , ladexen: y que estas Ordenanzas fe pongan en las esquinas de fus distritos:. que á este fin les „ fea embiado este Decreto, y que lo pongan en cxccu'cíon.

El día i3« de la Luna nona intercalar, que fue; á 15. de Noviembre, fué íaSentencia embiada álos mencionados Tribunales. Havia ya dos días, .que estaba executada en Lieveulx que el dia 13. del mismo mes comenzó á llevar el Cangue, en el qual engrandes caracteres estaban escrícas estas palabras: Reo ,j?orquf es de la Religion Cbri,1 i¿n¿. Viendo'lo? Padres Portugueses, que todas fus diligencias havian sido inútiles para calmar esta tempestad, tomaron la resolución de acudir á fu Magestad. For

Ii mai

« AnteriorContinuar »