Imágenes de página
PDF

Con Dios a la salvación de tantas almas redimidas con la preciosa Sangre de Jcsu-Christo; mas también con la satisfacción , y consuelo, que se siente de ver > que muchos de los Infieles , haciéndose Chrístianos, nunca fe desmienten, practicando siempre los exercicios de una vida Christiana : de manera, que aquí sucede lo que vemos en muchas otras cofas, que la raiz es amarga , y la fruta es dulce. Siguiendo este plan, acabamos el P.Bestu,y yo de hacer un largo viage para visitar los Indios , que habitan lo alto de los Rios Ovhpof^ , y Camappi , y reunirlos en un mifno para ge , donde mas fácilmente puedan ser instruidos en la Religion. Muy de antemano havia yo formado este proyecto; pero no lo havia podido executar, por haver merecido toda nuestra atención los Palhurs, y otras "Naciones vecinas; pero haviendo sido de dictamen algunas personas, á cuyo parecer debo rendirme con respeto, que convenía no dilatar mas la empressa de trabajar en la conversion de los Ouens , Cujsanis, y Tarrtpp/j , que viven Río arriba, tengo mucha confianza, que derramará Dios muchas bendiciones sobre nuestros trabajos.

Partí, pues, el día tres de Noviembre del año pastado para la Mission de San Pablo, donde se me havia de aísociar el Padre Helfi. Celebre mucho hallar este Pueblo mucho mas crecido, que la ultima vez , que entre en el. Además de muchas otras familias de Palian , fe havian agregado los Palanques,Macapas,y aora fe estableció - alH toda la Nación délos Caranes,y fon los que mas -honran el Pueblo ; porque de todos los Barbaros, fon los que tienen mejor disposición para la virtud. Me enternecí mucho al ver las ansias , y el extraordinario anhelo de estos Pueblos para ser catequizados. A la primera campanada que oyen, acuden: aprisa á la Iglesia; y fu atención es tan grande, que siempre les parece corto el tiempo, que fe emplea mañana , y tarde en enseñarles la Doctrina Christiana. No quedan muchos satisfechos, y tiene el Mifsíonero que armarse de paciencia , y repetir á cada uno en particular lo que explicó en pubiíco.Tanto fervor,tan opuesto al genio,y carácter de estas Naciones, m*c da esperanzas, que será una de las mas florecientes, la Chrístiandad de S. Pablo.

Me quedé allí tres días , y tomamos mi Compañero , y yo nuestras Canoas. En la primera jornada me encontré con un famoso Piaye, ( assi llaman los Encantadores, y Magos) llamado Canori, de mucha reputación entre los Salvages. Havia tenido el atrevimiento , durante una corta ausencia del Padre Daima, de entrar en la Mission de San Pablo, y hacer fus conjuros al rededor de la choza, que el Padre acababa de construir para fu habitar cion. Procuré saber qual havia sido fu intención; pero nunca fe puede sacar la verdad dé esta especie de gente, acostumbrada desde fustier-; nos años á la perfidia , y á la mentira. Tomando, pues, la seriedad que convenía, le eché en cara los embustes , que ufaba para abusar de la simplicidad de un Pueblo crédulo; y le amenacé, que si entraba otra vez en el Pueblo , se le darla el castigo , que merecían fus enredos. El talento que tiene esta gente de persuadir a. los Indios quando están enfermos , que fon amigos de un espíritu muy superior al que -atormenta al enfermo 3 les

Tom,XíVt Bb gana

gana mucho crédito. Los hacen creer, qué van a subir al Cielo á llamar al espíritu bienhechor, para que eche de allí al espíritu maligno , único autor dé los males, que padece el enfermo. Se hacen pagar de antemano , y venden muy caro fu trabajo ¡ y afsi, aunque muera el enfermo, siempre tienen su salario seguro.

El dia once del mismo mes entramos en el Río Camoppi j como á las ÍJete de la mañana, dexando á nuestra izquierda el Rio Oviapok,, con animo de subir por el á la buelta. El Camoppi es bastante grande , no tanto como el Oviapoík, pero de mejor navegación. Tiene sin. embargo muchos (altos , o cataratas, principalmente uno , que paitamos el día quince, y es muy , y peligroso, quando las. aguas vienen crecidas. Con mercaderías nadie fe atreve á paitarlo en tiempo de avenidas.. Toman para mayor seguridad acuestas- las. Canoas, prín-, empálmente los que trafican en Cacao.. No puedo* explicar á V. II. el profundo silencio, que reyna. Jo largo de estos Ríos. Jornadas enteras fe hacen sin ver, ni oir cantar algún pajaro. No obstante,, aunque parece triste la soledad, tiene no se que, que disipa, la melancolía* La naturaleza pintada en roda fu simplicidad , ofrece a la vista mil objetos, que Ja recrean. La desigualdad del terreno representa grandes arboledas en forma de ainphitearro, y embelesa los ojos con la variedad de fus hojas j y flores. Las cascadas, y torrentes, agradan ranro con lo cristalino de fus aguas , como con fu suave murmullo..

No disimulare á V. R. que tal vez inspira uaPais tandclierto, no sé que horror secreto , que

sobre

sobrecoge , por mas que fe quiera disipar, y da Jugar á muchas reflexiones. Quantas veces me decía yo en mis tristes pensamientos: Cómo es possible , que muerns familias pobres, que padecen en Europa coda la incomodidad de la pobreza, no vienen á poblar estas inmensas tierras., que por la dulzura de fu clima , y grande fecundidad, claman por habitantes , que las cultiven! Otro gusto inoceme teníamos -también en el vlage. Las a^uas estaban baxas , y muy claras. Veíamos muchas veces ios peces jugar sobre la arena , y ofrecerse como á porfía á Tas flechas de nuestros Indios , que nos proveyeron con abundancia de ellos.

El día diez y seis llegamos á los primeros Lugares de los Ovens , ó Ov.ües , que nos recibieron con todas las muestras de amistad , de que es capaz un Salvage. Recibieron con mucho gusto la oferta que les hicimos de quedarnos con ellos, para instruirlos en las verdades Christianas, y procurarles la misma felicidad , de que gozaban yá lqs Viriust Se miraban los unos a los otros, y fe palmaron, de que lexos de pedirles algo, los regalábamos con muchas colillas de poco valor en si; pero muy estimadas de los Salvages. Todos ellos fe ofrecieron á barbechar las tierras., en el parage que havíamos escogido en la lengua de tierra» que forma la junta de los dos Ríos Ovíapo^ , y Camoppi. En el año de 1729. havía yo elegido este terreno , y haviendolo aora examinado de mas cerca , hago juicio 3 que no fe puede hallar parage mas cómodo , ní mas á proposito para construir una Población. Mi Compañero fué del mismo parecer,.^

Bb 2, est4

está destinado á governar esta Chiistíandad > luego que se jumen los Indios.

Descansamos el día 17. para renovar miesh as provisiones , que ya estaban escasas. El día siguiente paisaron delante de un Riachuelo llamado Tamuri, dexandoío á mano derecha. Hay que subir por él tres días, y caminar otros tres por tierra, para llegar á una Nación llamada Caicudanes, cuya Lengua es semejante á ta de \o$Galibis9 y es la misma que la de \o$Armagutus, De buena gana huvicraroos visitado estos pobres Infieles ; pero las aguas estaban muy baxas , y no era el objeto principal de nuestro viage. Nos contentamos con levantar las manos ai Cielo, y rogar al Gran Padre de Misericordias? que bendixcííe los deseos , que tenemos de reunírlos á las otras Naciones, que vamos juntando. Creo que no están apartados del Reyno de Dios; porque havíendo algunos de ellos Hegadd al Pueblo de San Pablo , quedaron tan satisfechos de lo que vieron , que st no me engaño, baxarán presto á la embocadura del Rio, que riega fuPais, para ir á poblar el parage señalado pa^ ra la nueva Mission. Mas presto , y fácilmente lo harán , si toman la misma resolución los Armagutus. Irán algunos Ovens á visitarlos, y combidarJos en mi nombre.

Aquel mismo día S á la una de la tarde, llegamos á la habitación de Qvakiri, Capitán de toda la Nación de los Ovens. Havia deseado con ardor ver unMissionero establecido entie fus Pottos: assi fon llamados los vaísalíos de un Capitán de los Indios. Tuvimos el dolor de saber , que havia muerto quatro stieses antes* Estaba enterrado - en

« AnteriorContinuar »