Imágenes de página
PDF

, dos, y el refugio de los desdichados. Los pri, sioncros estaban seguros de hallar en las santas in3dustrias de fu charidad , el alivio de fus miserias. , Era un Angel de paz, que manteníala union , y , concordia en las familias; y con fu dulzura, y , bellos modales , reconciliaba los enemigos mas , obstinados. Su natural era bueno , y compafsivoj , y hacia bien á todos , sin exceptuar á los Infie-s 3 les ; y afsi le acompañaron al sepulcro fus IagrH , mas, y fus sollozos. Ocho veces expuso su vida , sirviendo á los apestados.

, Diré una palabra del estado de ía Religion , en el soiikin,y la Cochinchina.En el año de 1738. , fue condenado á muerte un Padre Español, de Kt y Orden de Santo Domingo. El día xo. de Agosto. ¿ del año siguiente no estaba aun executada la sen* y cencía , y fe podia esperar, que no le darían la j muerte. El fuego de la Guerra Civil, que se en-*. , cendio en el Reyrio, entibio mucho el ardor de , la persecución; pero los robos > y muertes eran , tan comunes , que en ninguna parre fe hallaba fe*. , guridad. En todo este tiempo estaba el Padre dc-i y tenido en la Cárcel , y cargado de cadenas; pero , tuvo el consuelo de exercer los ministerios de Al 9 zelo , porque acudían muchosChristianos, priva-*, , dos de fus Pastores: y con poco gasto alcanzaban 3 licencia de tratar con el Mifsionero, de recibir fus , instrucciones , y purificar fus conciencias con el , Sacramento de la Penitencia.

, En la Cochinchina teníamos que temer,1 3que la muerte reciente del Rey caufaíTe mudanzas , dañólas á la Religion.En fu rcyqado predicaron los

* > ^ , Missioneros la Ley de Christo con la misma liber3 tad,de que gozaron antiguamente en la China.Ha5 via pedido con instancias, que fe le embiasse un 3 Mathematico;y bien que en Europa fe tuvieííe no, ticia de fu muerte, partió un jesuíta muy hábil de 5 Bohemia, con la incertidumbre > si feria agradable, ó no á fu hijo successor en el Treno. Nacía 3 la duda de ser el Principe joven , de edad de , veinte y quatro años , muy dado á fus deleytes;

y sumamente inclinado á la Idolatría. Fué el Padre 3 recibido mejor en la Corte de lo que podía es

perar , y un Eclypse de Luna no contribuyó poo coa ganarle mucho crédito.

, Havian paísado mas de treinta años, sin que ¿ Mathemauco alguno de Europa pareciesse en el j Rcyno. Havian los Gochinchinos del Tribunal de i, las Mathematicas, suputado el Eclypse, algún ticm3 po antes que sucediefíe. Havia el Missionero pre

sentado al Rey su Typo , muy diferente del que j le havian llevado los Mathematicos del País. El a día del Eclypse detuvo fu Magestad al Missioner ó ro en el recinto de fu Palacio , para observarlo i, con él , y entretanto lo observaban los otros Ma, thematicos en un Patio exterior. Lo havian erra, do los Cochin chinos , tanto en fu principio 3 como , en la duración , y grandeza de la sombra: al con9 trario , se halló muy recto el cálculo del Missio'$ ñero. Esperamos que este succíío , que puso al , Missionero en mucha reputación con el joven Prin* s cipe , le hará favorable á la Religion.

i Las dos Cartas del Padre Parennín, ¿una ¿e las quales queda para el Tomo si

3 guien

-9 guíente , son las ultimas , que puedo presentar a. j VV. RR. Una santa muerte , á la qual se preparaba 9 mas particularmente de algunos asios á esta par3 te, le sacó de esta vida en el año paííado , en la , Mission de la China, donde desde el año de 1698. , empleó únicamente su robusta salud , sus raros , talentos} y la reputación, que le havía adquirido 3 fu mérito , al bien de la Religion , y á la propaga3 cion déla Fé. No es fácil reparar semejante per} dida } como se verá leyendo una de las Cartas de '3 este Tomo , que contiene el Epytome de fus trabajos, y de fus continúas ocupaciones. Los hono3 res 3 que fe rindieron á fu memoria , fon testimo5 nios nada -sospechosos del aprecio general , que fe , hacia de fu persona. Los grandes , y los pequeños, j, los Christianos , y los Infieles , dieron á porfía '9 pruebas publicas de fu dolor 3 y sentimiento. 9 Merece bien su Relación ser comunicada á VV5 ¡ RR.

, Quando sucedió la muerte del Padre , esta¿ba el Emperador en Tartaria: havia á su partida '■s confiado el Govierno de Pekín á su hermano, yt 9 á uno de sus Tíos paternos. Diputaron luego los z dos Principes algunos de los primeros Mandari9 nes de fu séquito á la Cafa de los Mifsionerosy ? á darles el pésame, hacer fus ceremonias delante ¡j del cadaver del difunto, y llevar los acostumbrados , regalos. Avisaron á los Padres al tiempo de rcti3 raí fe , de parte de los Principes fus Amos } que 3 feria conveniente depositar el ataúd en una Sala; 3 ha sta que estuvicífe de buelta fu Magestad. Uno > de los mayores Señores Tártaros, hermano déla

s Em«

X.

Emperatriz , cuyo Padre havia sido intimo amigo del Padre Parennin , vino en persona con numeroso acompañamiento , á postrarse delante del araud: allí lloró mucho tiempo, y acompaño sus considerables ofrendas con los mayores elogios , del difunto.

, En todo el tiempo que estuvo expuesto fu cuerpo , no fe vació el patio de nuestra Cafa. Vinieron muchas personas, de toda clase , y condi, cion , á manifestar fu respeto al difunto S y á suspender en la Sala piezas de seda , en que havian escrito unas cortas sentencias en fu alabanza. Los Principes, y Mandarines Chiistianos,y generalmente todos ios nuevos Fieles , fe suecedian los unos á los otros , tnanifestando fu dolor, y diciendo Oraciones al rededor del cuerpo. Llegó en sin de buelta fu Magestad , é informado de la muerte del Padre Parennin, dio muestras de sentimientos, y alabando publicamente fu zelo , y los servicios que havia hecho en vida, ofreció doscientos taels, y diez piezas de seda , para ayudar al gasto de íus Exequias. El Mayordomo Mayor de la Cafa Imperial quiso , que la ofrenda de fu Magestad fuek fe entregada en fu presencia j y derramando muchas lagrimas , dixo grandes cofas honoríficas del Missioncro. Embió después en fu lugar á fu hermano , para hacer las ceremonias acostumbradas, llorar sobre el cadaver , y ofrecer sus presen-! tes.

, Luego que fe recibieron la orden , y las ofrendas del Emperador, con el Elogio que havia compuesto del difunto, fe mandó eferivir el

,Elo

, Elogio en grandes caracteres Chinos sobre una , bella pieza de tafetán, y se expuso en la Sala, 3 á la vista de todo el concurso. Se sixaron luego , el día doce , trece , y catorce de Noviembre para 3 tres dias de Oración , y el dia quince para el 3 Entierro. Se vistieron de luto los Missioneros 3 de las tres Iglesias, y los principales Christia3 nos. Consiste en ponerse un vestido de tela blan,ca ,y quitar del bonete los flecos de seda colo, rada, que lo cubren. Assistieron al Oficio de Di¿funtos los Christianos de la Ciudad, y de laco3 marca , con aquel respeto, y modestia , que es , particular á los Chinos, y edifica mucho á los 3 assistentes. Las Preces, y Oraciones, sin hablar 3 de las Mistas que fe celebran , fe hacen tres veces , al dia , y al sin de ellas fe reza el Libera, con el 3 Incensario , y demás ceremonias de la Iglesia. Se , havian levantado en los patios de la Cafa unas , Tiendas de esteras , según el uso practicado en el 3 Pais, en tiempo de luto. La entrada de la Cafa , tenia también fus adornos lúgubres, y batía fía \3 ccfsar el Tambor, en honra de los que entraban á 3 hacer las ceremonias.

, El dia quince de Noviembre, señalado para 3 el Entierro, fué para la Religion un dia de triunfo. 3Sc juntaron muy de mañana los Missioneros dé las 3 tres Cafas , y assistieron al Oncío, y á las Ora3 ciones,que dixeron los Christianos. Luego,hecha la , señal, que fué dando un gran golpe sobre una 3 palancana de cobre, se llevó á la calle el ataúd, , y lo acompasaron los llantos, y gemidos ele los 9 Chnstianos, y de los infieles. Seguían los Miísio

, ne*

« AnteriorContinuar »