Imágenes de página
PDF

nos con los Egypcios sobre el respeto á sus padres, y á los ancianos. Deben , pues, estos haver concebido mucho horror de! pecada de fu Padre. No he leído fu Historia íino en Epitomes;y por consiguiente no ten^o idea muy extensa de lo que toca á sus acciones particulares. La grande diferencia , que oy día fe halla entre las dos Naciones, "es, que ia una casi enteramente está arruinada, y la otra íübiiste sobre el mismo pie. Qué se han hecho los Egypcios ? Adonde están fus ciencias, fus leyes , y fus costumbres? No queda de fu gran* deza sino edificios destruidos , y columnas que'bradas, cargadas con fas Inscripciones : los hia aniquilado fus vencedores, porque fu Rcyno, ni era bastante grande,ni bastante poblado para hacerlos suspender fus Conquistas; al contrario, la China, muchas veces vencida, ha vencido á fus Conquista-» dores, sujetándolos á fus usanzas , y mudándolos de tai manera,que en poco tiempo los hacía otros hombres i como el Mar, que hace salados los ríos, que en el fe precipitan. Quiero decir, que tuvieron los Conquistadores de la China que governarla; según sus leyes, máximas , y costumbres. No pu-« dieron mudar los caracteres , ni la Lengua China, ni introducir, aun en fu Corte , fu Lengua natural; en una palabra, fus descendientes fe han hechcj Chinos,

La Dinastía de los Kin , y de ios Tven , es un& prueba sensible de lo que digo,y se confirma por los Tártaros Mantcheux , que oy dia están en el Trono. Solamente pudieron mudar la forma de los vestidos, y obligar los Pueblos a cortarse ios gabelloj,: todo lo demás subsiste como antes. Ciern

L> 2< años

años ha } que fon diferios Soberanos de la China; y ya fon Chinos en fus costumbres , modales , y phisonomia. No se habla aún si no la Lengua China en Pekín, y en las cafas de los Tártaros : tienen estos que embiar fus hijos á la Escuela á aprender á leer 3 y escrivir en Tártaro , para poder entrar en los Tribunales , adonde ambas Lenguas están en ufo; y en las Provincias no fe sabe lo que es hablar en Tártaro : y entre diez mil personas, apenas fe hallará uno , que fe explique mediacamente en esta Lengua. Dixe } que eran los Chinos defcendienres de Scm , sin especificar de qual de sus hijos traen fu oiigcn. Ha escrito uno de nuestros Missioneros , que descienden de JeBan , hermano menor de Phaleg , y ambos hijos de Heber, Las razones que trae, en mi juicio, prueban poco. La primera es , que la Sagrada Escritura 3 después de la enumeración de los trece hijos de jectan , dice: Et faéia eft babitatio eorum de Mejsa pergentibm usque Sepbar Montem Orientalem. (Gen. C. 10. V. 30.) El Pais donde vivieron, fe extendia desde la salida de Mefsá , hasta Scphar , que es una Montaña situada al Oriente. Está el Monte Scpliar en la Arabia , como es común opinion : no es parte de Jos montes 3 que foiman el Monte Tm&us , cuya «extremidad Meridional , en el Thibet 3 fe llama Can* tijsa \ otra parte, donde el Ganges toma íu nacimiento , íe Jlama Languer: Jas partes del Norte, hasta la Tartaria , fe llarran Belgian ; y oy día Althai. Son todos ellos palles para venir á la China, que no eran conocidos de Jcclan , y fus nombres fon posteriores á fus primeros habitadores. La segunda razón ¿ en la qual fe funda el Mifsionero,

es 3 que el Emperador Tao es también llamado por los Chinos Taotang , nombre que tiene semejanza con el de Jectan. Luego el con sus hijos poblaron la China. Esta prueba 3 si acaso lo es , es muy equivoca , y será absolutamente deshechada por los Hebraizantes , principalmente en quanto á la persona de Jectan 3 cuya entrada personal en la C hina no se puede probar. Por lo que mira á sus descendientes , no veo mas razón para decir , que han fundado el Imperio Chino, que para afirmarlo de los descendientes de fus hermanos.

Pero fea el que fe fucile el hijo de Sém, de quien descienden los Chinos, parece que entrando en la China , cerraron tras si Ja puerta 3 y tuvieron siempre gran cuidado de no abrirla sino á [os Embaxadores Estrangeros. Estraño mucho que fus vecinos3 por la parte del Poniente , desde el Thibet 3 caminando al Norte hasta Chamo 3 que también sin duda fon descendientes de Scm , sean tan diferentes de los Chinos en las costumbiés , en la Lengua 3 en las facciones de la cara , y en la sigura exterior de tedo el cuerpo. Son gentes grosser ras 3 innovantes 3 y perezosa s : fon defectos cíícncialcs , pero ratos entre los Chinos. Viniendo alguno de estos Tártaros á Pekín , si fe pregunta á un Chino la razón de esta diferencia , responde , que proviene de] agua , y de la tierra : quieren decir 3 de la calidad del Pais s qué obra esta mudanza en el cuerpo 3 y aun en el espíritu de sus habitantes.

Me parece lo dicho mas veris mil aquí 3 que en los otros Países por donde he andado. Me acuerdo , que hívYÍcr»do acompañado al imperador haft ta quarcntá y ocho grados de latitud Septentrión nal en la Tartaria, hallé algunos Chinos de Nankjng establecidos alli. Sus hijos havian ya llegado afee, verdaderos Mongux , teniendo la cabeza metida , y hundida entre los ombros , las piernas estevadas,; y en todo fu semblante tan groíferos, y sucios,que daban asco. Concluía de aqui , que si antiguamente entraron algunos Egypcios en la China , y fe ef^ tablecicron en ella, han sido de tal manera transformados en Chinos , que no queda vestigio aígu* no de ellos : lo mismo sucedería con los pocos Judíos , que viven en Caifong , Capital de la Provincia de Honan ; y á los Moros , esparcidos por toda la China , si no huvieran tenido cuidado de conservar algunas señales exteriores de fu Religion : como fon , la circuncisión, la abstinencia de la carne de puerco, y algunas señales en los vestidos , como el bonete blanco , los bigotes corta-? dos , y la ley que fe imponen de no contraes Matrimonio entre sí.

Otra cofa , que no podéis comprehender, es, que las carestías sean tan srequentes en la China» Cómo, decís, puede ser, que un Pueblo laborioso, sobrio , é industrioso , que habita el mas bello , y mas fértil Pais del Mundo , que es governado por Pri ucipes , cuyo principal carácter fon la provw deuda, y la prudencia , padezca tantas hambres, como refieren fus Gazetas , esto es , una plaga,' que puede la industria humana evitar mas fácilmente que otras 5 y mas quando vemos en Euro-i pa Países estériles, habitados por Pueblos , que carecen de tales ventajas, que casi nunca experimentan semejante^ carestías? Consieífo, que el argu*

roe lli

mentó es plausible para los que no han visto la China sino de lexos : añado también, que para comprchcndcrlo , no basta vivir en la China ; es menester reflexionar sobre lo que paisa en este afíumpto.

Observase , pues 3 que en tiempo de mala co fecha 3 no puede la China sacar algún socorro de sus vecinos ; antes bien tiene que proveerlos. Comienzese por la Provincia áeTunnan , que se sube

al Norte por las Provincias de Koeitcheau > Setcbuen, y Cbenft > hasta la Muralla grande, no fe hallarán fino horrorosas montañas, habitadas , por la mayor parte, de Salvages, llamadosMiaojft, Tchangkoho, qué tienen fus Gefes > y Leyes , y hablan una lengua distinta. Hacen con frequencía irrupciones en las llanuras , y saquean grandes distritos , sin que hasta ahora fe haya podido sujetarlos. En este año derrotaron las Guarniciones Chinas ay robaron algunas Ciudades comarcanas. Tuvo el Emperador que hacer marchar al socorro veinte mil hombres, sacados de las Provincias , par3 unirlos con la Guarnición ordinaria de las Fronteras.

Al Norte de la China están los Mongux , Nación sujeta á la China ; pero muy holgazana , y que no siembra sino maiz para fu gasto. Suplen los ganados á lo que les falta de alimento. Muchos pobres vecinos de la Muralla grande, que tuvieron licencia treinta , ó quarenta años ha , barbecharon en la p;üie alia , y cultivan los mejores parag :s , \ de ellos fue un mas grano délo que pueden c>:¡iu:uh :1o que sobra , embian a. la China. Al Wud- tie e:U la Provincia de Liavtorg , que h: iwwüt.'úo uc ua cabo alocuo. Su Capital fe,

lia

« AnteriorContinuar »