Imágenes de página
PDF

cofa c (hasta para los que no han visto la China sino de lexo-s; porque pueden discurrir de esta manera. El tiempo , en que los Hipparques contaban las Estrellas / determinaban fu grandeza, daban reglas para predecir los Eclypses con mas exactitud , que fus predecesores, en que los Ptholomeos observaban el Cielo sin tubos, ni péndulas, y componían fus systemas: este tiempo y digo, eoiTcfpondia al quinto , y sexto Emperador de la Dinastía de los grandes Han, que tenían Mathematicos , que podían continuar, y persicionar , lo que- muchos ligios antes que ellos havian comenzado otros, corno lo atestigua fu Historia» Por que , pues, fe han parado en tan bella carrera ? Flan parado, á mi parecer , porque los Chinos de aquellos tiempos re* motos , eran casi del mismo carácter, y genio de los que viven aora : quiero decir , gente superficial-, perezosa, enemiga de toda aplicación , y que prefiere un ínteres actual, y real, á una vana este* ril reputación , de haver descubierto alguna novedad en elCielo¿

Añado, que temen los Chinos los nuevosPhenomenos, por lo menos, tanto como los desean los Astrónomos en Europa. Les sirven de carga los Phefiomenos,y por lo menos les cuesta hacer muchos viages á fu costa , y muchas veces en una estación muy incomoda , para ir á dar cuenta á la Corte, esté en Ja Ciudad imperial, ó en alguna Cafa de Campo.. En la Corte ion mirados como portadoíes elerctaks. noticias r porque en fu opinion , toda novedad epié aparece ea el Cielo , dá á entender casi siempre fu< indignación contra el Emperador que gQvitoá ¿..ó, contra los malos Mandarines,, que

3U"Q

átrofellan al Pueblo , lo qual podría causar movimientos sediciosos en el Imperio. Compararía de bu'ena gana los que día , y noche velan en el Observatorio de Pekín, con las Centinelasabanzadas de nuestros Exercitos, que nada menos desean., que ver que se acerca el enemigo , porque no tier nen que esperar íino golpes. Los Astrónomos- de Egypto,Caldea , y Grecia, nada semejante tuvie-i ron que temer: antes bien eran sostenidos , ayudados, elogiados, animados , y protegidos. Ho nos dexaron memoria de las assistencias Estrangerasque recibian, por no disminuir fu gloria. y partiendon; la con muchos. Puede ser también, y es mas ve-< risimii, que tenían el genio mas geométrico ,, qu£ los Chinos de fu tiempo.

Pejro dexando á los antiguos Astrónomos de la ■Chinapodríamos consolarnos, si los que existen ©y dia nos dieran mejores esperanzas ; pero me .parece cierto, que siempre serán unos mismos. Se hallaran siempre Astrónomos : havrá siempre un Observatorio , un Tribunal lleno de hombres , que calcularán por tablilla , y no lo harán mal, teniendo buenos Mapas. Tantos trabajos, y gastos no tendrán mas provecho, que hacer cada año un Ka* lendario, para que fea distribuido'por todoelReyj no: aun la mudanza de Dinastía no es- capaz de; mudar esta pauta j porque en <paíquicr lancer, el que sube al Trono; ^ comienza á|Tegiirandpse> que havrá un Almenaque , porque se mira como una pieza csTencial al govierno del Imperio;

Me parece , que lo que tuve la honra de escribiros sobre la Chronologia China , empiezaá disipar los. escrúpulos, que .os havia causadolanjemo* ría instructive , que leísteis en las Transacciones Physicas. Me lisonjeo , que recibiendo la Carta, que os escrivi en el raes de Mayo paitado , y que ha patricio ya para Ganton , con el Librko Chino, que <Üa servido de fundamento á la memoria , estaréis plenamente satisfecho. He embiado en el mismo paquete los King Chinos en Laminas: fon seis Tomos, con una breve explicación. Aiiadi una hoja de caracteres Chinos, escritos en cien maneras di^ferentestsignisican la edad dei hombre:defeo quesea de vuestro gusto. Voy aora á responder á lo que me preguntáis sobre las tradiciones Chinas : es á saber, íi se me ha alguna vez ofrecido, que se hallan muchos en la China , que traen fu origen del Egypto? Decís, que nos enseña la Historia, que sujetó Se-* íostris á los Pueblos de la otra parte del Ganges, «y que llegó hasta el Occeano, Pudo, pues ^havec, ido á la Cíii.ii, y establecido en ella algunas Co-i lonias. Confirmáis esta congetura con una enuri ítieracton de muchas costumbres, casi enteramente; conformes con las délos Egypcios.

Si pueden algunas razones ser favorables $ este hecho histórico , creo que otras , mucho mas fuertes , lo destruyen. Juzgaréis de ello por lo que; Voy á decir. Reynaba Seíostris el Conquistador, como quince siglos antes del Nacimiento de Jefu<Christo: corresponde este tiempo al onceno , y duodecimo Emperador de ía China , de la tercera Utettfode los Cbang. Parece bastante cierto, que hizo Va guerra á los Aííyrios , y álosScithas : que fe sujeto la Phenicia , la Syria, y casi toda la Asia Menor. Nos aseguran los Historiadores Griegos, que estuvo ausente de fus Estados nueve años sola^

lamente, y que interrumpió sus Conqmstas para bolver á ellos; porque fu hermano Armáis, á quien havia confiado la Regencia de fu Reyno , intent taba apoderarse del Trono, Pero es igualmente cier-* to , que llevó fus Conquistas hasta el Ganges: qu$ sujetó ios Pueblos 3 lo que, no podía executar hasta después de las expediciones , de que acabo de hablar : que desde el Ganges ha paílado á la China; que allí estableció Colonias : que levanta colum> ñas, como otros tantos mQfipB^ntos^de ríosvictcN rks , como fe díce de lo que-hacia en todas partes ,* y que después boívió á\ Egypto* para.echaí: de allí áfu hermano ? Si lo dicho K o es absoluta-? mente impossible , es por ■ lo? menos; muy diñcdAé creer j porque en aquel tiempo, el camínp de las Indias á la China era mucho menos practicable, qufc Jo es áora> principalmente para un Exercito. Dudo que fubsisticísen entonces en las Indias las Ciudades de Bochara , y Samarcanda , tan útiles a las Caravanas í ni que huvieste otras semejantes Escalas en favor de los Comerciantes , y Viageros»?

Dirá alguno} que noembió Sefostris masqué un Destacamento de fu ExercítoU para informarse de la naturaleza del Pais , y del carácter de fus habitantes. Respondo 3 que en aquellos siglos0 y an* tes , estaba la entrada prohibldaí íá tódp Eteo|e^ ro, con excepción de Emb»m4&*£$ > losquialesean admitidos con poco: acompR»amléoto* Etm bien tratados : fe les hacían regalos , pero Inconducta ti bien acompañados hasta la Frontera , sin'permitir que alguno de ellos fe quedaífe3ni fe establecieífe en la China. Afsi fe practica aún aora con todos los EmbaxadoreQuien dirá ^que Scspstrjs á quien

nada" nada resistía , y que se tenia por Arbitro Soberand del mundo 5 fe huvieíTe querido humillar á embiar, on Embaxador á la China , suponiendo que entonces tuviesse conocimiento del Pais ? Creo , que hu«i Viera antes formado el proyecto de entrar como Conquistador , y fe huviera persuadido , que no ie costaría mas dificultad vencer á los Chinos, que vencer á los Indios. No nos queda en la Historia, China vestigio alguno de fu entrada , siendo afsi, que habla muchas veces de irrrupciones , hechas por Naciones mas vecinas 3 entre las quales , si fe quiere , fe podrán mezclar^algunos Egypcios, que por acaso fe huvieífen hallado allí: yo me inclino, á creer, que en aquel tiempo no fe conocían de manera alguna los Egypcios, y los Chinos, y que 'cada una de estas dos Naciones estaba persuadida,; que fu Imperio era ei primero ,ópor mejor decir^ el único que huvieíse en el mundo.

Se muy bien , que lo qué acabo de decir , nó¡ funda mas que una probabilidad , que parece defi truida con los paralelos, que hacéis de las costum-4 bres de ambas Naciones. „ Se ve ¿-decís , en launa, a, y .en la otra , el ufo de los Hieroglificos: la divii „ sion por Castas, y Tribus : la misma passion por las costumbres antiguas: el mismo respeto á los padres, y á los ancianos: el mismo amor por las; 9) Ciencias; y principalmente por la Astronomía. La siesta de las Linternas en la. China , y la de las Luces en Egypto : la transmigración de las almas, y quizá también la perpetuidad de los oficios : no prueba todo eífo la comunicacióny correfpon-; dencia entre ambos Imperios? ConfieíTo , Señor,; $ue este paralelo, que fe podría alargar mucha»

« AnteriorContinuar »