Imágenes de página
PDF

te el Señor Alemanni, y yo nos aprovechamos de la ocaion, para hacerles algunas preguntas capaces de inquietarlos fobre fu creencia. Entre otras cofas les preguntamos, fino confervaban en el corazon, y con el mayor repeto la Fe de fus Padres

Pablo, y Antonio, de quienes eran fuccefores? Si no , tenían à mucha honra fer hijos de la Iglefia de JefuChrito? Si no reconocian, que la Iglefia era fu cuerpo mytico, cuya Cabeza es fu Vicario, y los Fieles fus miembros? A etas preguntas nos repondieron lo que yà havianos oido de otros Cimaticos, que la Iglefia era la Virgen Santisima: el Evangelio el Santo Sepulcro y la Jerualem Celetial los Sacramen. tos, Obipos, y Doctores de fu Nacion. , - Tal es la ignorancia de eftos pobres, Hermitar ños; pero, lo que mas. latima nos daba era , que juntaban con fu ignorancia una grande obtinar cion, y prefumpcion de si mimos, fundada fobre la apereza, y auteridad de fu vida. En efecto mor tifican fu cuerpo con ayunos continuos, y penofas fatigas, fin interrumpirlas fino para cantar Palmos. Duermen fobre el duro fuelo ; no comen mas que legumbres mal guifadas: rara vez beben vino, y guardan un rigurofo filencio, y un perpetuo retiro, y abtraccion. Deplorable etado del Cimatico, que alimenta fu fobervia con falas, y aparentes virtudes: la implicidad, la humildad, y la docilidad, que nos pide el Evangelio, no fe hallan fino en el verdadero Catholico. , , , , Etando en el Monaterio la Vigilia de Pentecotès, que cayó efte año en el ultimo dia de Mayo, dieron los Monjes principio à los Oficios del dia figuiente, rezando Viperass y Maytines à media¿"

ClCS

-
--

de la Compañia de feus. 77 che y celebraron la Mia al romper el Alba; y luego con otras varias Oraciones los Coptos,à imitacion de cafi todos los Chritianos del Lc vante, concluyeron el tiempo Paqual. Depues de Nona del mifmo dia , hicieron la overtura de una ceremonia, que llaman de las Pro/ternaciones. Comienza con largas, y devoras Oraciones , y à cada intante fe potran en el fuelo, implorando la Miericordia Divinas En fu lengua llaman à eta ceremonia Aide/ejoud, que quiere decir, Fieta de las Adoraciones, o Proternaciones: llamanla tambien Aidel Anfera, Fieta del Origen, para fignificar el nacimiento del Chritianiimo en el dia de Pentecotès, y el prin

cipio de la predicacion del Evangelio.

La Iglelia, en que celebran, y hacen todas fus ceremonias, tiene a lo mas treinta pies de largo, y menos de ancho. Como eta labrada en la mima Roca, no tiene mas luz, que la que recibe de una pequeña media Naranja. Sus paredes de de la bobeda hata abaxo etàn cubiertas de una pintura toca, que reprefenta algunas Hitorias de la Sagrada Efcriptura: y no fe defcuido el pintor de pintar los dos Tygres, que abrieron la fola, en que San Antonio depoitó el cuerpo de San Pablo primer Hermitaño. El Monje, Autor de las referidas pinturas, me dixo , que nunca havia aprendido à pintar , y fin dificultad fe le podia creer. Le preguntamos de donde havia facado todos aquellos diferentes colores, y nos

repondiò , que de la tierra de las colinas vecinas. Acabadas las Oraciones , y Ceremonias de la Fieta, nos depedimos del Superior, y de los Religiofos, y caminamos āzia la orilla del Mar, adonde nos eperaban los Camelleros. Tomamos algun tiempo el Señor Alemanni, y yo para obervar el Mar Roxo. Tiene fu fluxo, y refluxo regular dos veces al dia , como el Oceano; bien que no fe

t.: , tiempo

comunican los dos Mares fi no por un pafo muy ef

trecho, llamado por los Arabes Bab-el-mandel. Y como la madre del Mar Roxo no es de mucha anchura, no es grande fu fluxo, y refluxo; pero en los Novilunios, y Plenilunios, y āzia los Equinoca cios, crece confiderablemente la marèa.

El día 1 1. de Junio de 1716. y en el dia Ir. de la Luna, etabamos en la Cota Occidental del Mar, à veinte leguas del Monte Synal, y à veinte y cinco del fondo del Golfo cercano à Sues. Obervamos, que las aguas defde las feis de la tarde hafta media noche , havian fubido la vipera del mencionado dia ciento y diez pafos, y retiradofe otro tanto defde media noche hata las feis de la mañana. Quando haciamos nuetras obfervaciones, etabamos muy divertidos con las agradables riberas del Mar, y fentimos perderlas de vita por bolver al Convento de San Antonio, para donde havia el Padre Synnodio tomado la delantera. Llegamos allà antes de ponere el Sol, y el Padre, à quien haviamos medio convertido con nuetras con

veraciones, nos recibió con mas agrado que la

primera vez, que llegamos à fu Monaterio , El dia figuiente le pedimos, que nos conduxe

fe a la Cueva de San Antonio para decir alli.

Miffa, y de buena gana vino en ello. Età la Cueva apartada del Convento como una milla, y ca

fi en el centro del Monte Colzim. Cargamos muy de mañana con nuetros ornamentos de Altar, y el Padre Synnodio fe encargó del vino para no

- O

No es el camino comodo, y tuvimos que atravefar por un fofo grande, y humedo, lleno de palmas, juncos, y plantas ylvetres. Trepamos des por unas rocas, que tienen tanto de piedra, como de talco, que es muy comun en Egypto. Azia la mitad de la Montaña hizimos alto fobre las ruinas de la celda del Bienaventurado Pablo el Simple , ā quien podemos llamar el Thaumaturgo del Defierto. Enmblabale San Antonio los endemoniados, y enfermos que no podía fanar, y concedia Dios a las Oraciones del Dicipulo humilde, y fencillo, lo que negaba à la fantidad eminente del Maetro. Depues de muchos rodeos, y fatigas, ¿ mos à la Gruta, ô Cueva, donde el gloriofo Padre de los Anacoretas havía ofrecido a Dios un facrificio continuo de fu vida, con la eperanza de poder nofotros ofrecer alli el Santo Sacrificio del Altar. Formó la naturaleza en lo interior de una roca la Santa Cueva. En ella fe entra por una abertura de diez, ò doce pies de alto, y cómo tres de ancho. Es un hueco fombrio, y etrecho, que à lo mas tendrà como doce palos de profundo ; y apenas puede en ella tendere un hombre para tomar algun decano. A un lado de la Gruta hay una apecie de grada, y fubiendo fobre ella, puede uno apoyar los brazos fobre una piedra que fobrefale, y firve de reclinatorio. Mira la grada āzia Oriente, y fegun la tradiccion, fervia de Oratorio al Santo, en pie palaba los dias enteros, y gran parte e las noches en Oracion. Yà nos diponiarnos à celebrar en ete lugar de tanto retiro, y devoeion, quando me dió el Padre Synnodio el vino

• que

que havía traido. Supendieronme fu color, y olor, y le pregunté que vino era aquèl 2 y me dixo, que era de Abareke. Què vino me dds ? le replique yo: Efe no es a propofito para celebrar el Santo Sacrificio de la Mia. En efecto, el pretendido vino no es mas que un extracto, que facan los Coptos de las palas fecas, que les traen de Grecia, y que mojan en agua, para extraher el vino, llamado Abareke, que en lengua Arabiga fignifica Bendi4024, : Replicó el buen Padre Synnodio, que era mas dulce que los otros vinos, y que él no gataba otro para el Altar. Yo me contentè por entonces. con decirle, que no podia fer materia fuficiente para el Sacramento. Hicimos alli Oracion , y baxamos del Monte como Abraham , fin haver confumado el Sacrificio, que queriamos ofrecer , al Señor. Nos hizo obfervar el Padre Synnodio dos Grutas fuperiores à la de San Antonio, y ditantes de ella como cinco , ö feis toefas, tan efcarpadas, y de tan mala fituacion , que ninguno quio expoaerfe al peligro de fubirà ellas. Dicen, que con grande frequencia fe retiraba alli el Santo, huyendo de los que de muy lexos venian à confultarle, - vBaxando de la Montaña, cogimos varias yervas curiofas, como sèn, que tiene las hojas pequeñas como el de Arabia, y infinitas flores blanquecinas, que encierran en si una femilla negra , y delicada : acederas ylvetres con hojas redondas, y flores encarnadas, las quales probamos, y nos parecieron de buen guto: Alcaparrales, cuya fru

ta no cede en tamaño à los mayores datiles: ma- - - de

« AnteriorContinuar »