Imágenes de página
PDF

Pafamos la Cota de la Ciudad, la de Sareprá) de Tyro, y del Cabo Blanco. Sarepta fuè en otro tiempo una Ciudad grande, y Puerto de Mar; pero ya es tierra labrada, y pata por ella el camino real para Tyro. Algunos trozos de mal empedrado, y las reliquias de algunas cafas, que no ha acabado el tiempo de arruinar enteramente, indican una Ciudad, que fuè confiderable, y yā no exite. Se pretende, que hacia un gran comercio de hierro, y cobre, y que de ellos ha tomado el nombre de Sarepta, el qual fe deriva de dos palabras, una de las quales fignifica hierro, y la otra cobre ; pero ahora no hay ratro de tales metales. En el tercer Libro de los Reyes fe llama Sarepta de los Sydonios, porque era de la juridiccion de la Cius dad de Seyde. . A algunos pafos de la antigua Sarepta , fe en cuentra en la orilla del Mar una pequeña Mezquita, y los Chriftianos, y Turcos pretenden que fuè. el parage, donde obrò el Santo Propheta Elias los dos infignes milagros, referidos en el tercer Libro de los Reyes, Capitulo diez y fiete. El primero fue la multiplicacion de algunas gotas de azeytes y de un poco de harina , concediendolas Dios a las Oraciones del Propheta, para recompenfar la fee, y caridad de la buena Viuda, que no teniendo para fu fubfitencia, y la de fu hijo, en una larga eterilidad, fino ete poco azeyte, y harinas ofreció lo uno , y lo otro al Propheta , para focorrer fu extrema necesidad. - El fegundo milagro, fue la refurreccion del hijo de la mima Viuda. Yendo el Propheta à hoper darle en fu cafa, halló al Niño muerto, y a o * -- , T) lo . iñādre fin confuelo ; y movido de compasion , le tomò de las manos de la madre, le llevó à fu quar: to: rogó por el niño, y le bolvió vivo à fu madre. Haciendo San Geronymo el Epitaphio de Santa Paula, dice: que eta virtuofa ¿ yendo à viitar los Santos Lugares, fe hizo conducir a la pequeña cafa de la buena Viuda, fituada cerca del Puerto de Sarepta, que havia fervido de polada al Santo Propheta. La tradicion de los Hebreos dice, que el niño refucitado fuè el Propheta Jonàs; en efte cafo, muy viejo feria quando predico penitencia en la Ciudad de Ninive. A tres quartos de legua de dicha Ciudad ay una larga cadena de rocas, en las quales fe han abierto algunas cavernas en forma de Cruz, que tienen de profundo cinco , ô feis pies, con una entrada de poco mas de dos en quadro. No es facil adivinar, qual haya fido fu ¿ los del Pais pred tenden, que fueron hechas por antiguos folitarios, que fe retiraron a ellas fepultandofe vivos, para penfar dia, y noche en la muerte. Mejor me fienta el parecer de los que pienfan, que fueron fepulcros detinados para las peronas mas diftinguidas de Sarepta. Sea lo que fe fuee, etas celdillas, ö fepulcros fe llaman las Grutas de Adnorn. Defde las grutas hata el Rio Eleuthero , nada fe enquentra, que merezca atencion: dicen que ete nace en el Monte Lybano, pafla por la Iturea, y la Galilea, y entra en el Mar de Phenicia, entre Sarepta, y la Ciudad de Tyro, fisviendo de lindero à las tierras de Tyro, y Seyde, por lo qualahora fe llama Kafemith,

que fignifica Divíion. -, - Las diferentes rebueltas del Río, que baña el

-, j plfo

ple de las Montañas, lo hacen muy rápido: la pe. ca de Tortugas es alli en algunas temporadas del año muy abundante, y lo hace apreciable en el Pais; pero lo que da mas fama al Rio, es la honrofa memoria , que hace de él el primer libro de los Machabeos, donde fe refiere, que acompañó el Ilutre Jonathàs, hermano de Judas Machabeo, al Rey Ptolomeo hata la ribera de dicho Rio. En el mifmo libro fe refiere tambien, que perfiguió ete gran Capitan hata la orilla a los Generales de

¿ que en fu precipitada fuga hallaron el medio de llegar al Rio , y de paarlo. ( cap. 11.

y 12.)

... A tres, ô quatro leguas del Rio, y ànueve, 3

diez de Seyde, y en la mima Cota, llegamos a e

tàr enfrente de Tyro, Ciudad que, como dice Ezechiel , era en fu tiempo tan fobervia , que fe creian fus Ciudadanos con derecho de dar la ley à todo el Mundo tan rica, que el oro, y la plata eran tan comunes en ella, como el polvo de la tierra: tan magnifica en fus edificios, que todas fus cafas eran otros tantos Palacios; y tan formidable por fu guardia compueta de los mas valerofos Soldados de Peria, Libia, y Lydia, que la tenian los Etrangeros por invencible. s Confieo, que no pafaba por mi imaginacion , que hallaria ahora la Ciudad de Tyro tan magnifica como la pinta el Propheta; pero eperaba por lo menos poder decubrir algunas reliquias

de fu antiguo ¿ repetadas del tiempo.

Me engañó mi eperanza, viendo al contrario la

detruccion total, ô por mejor decir, viendo la aniquilacion de la Ciudad, tal como lo havia propher. tl

---

y

tizado Ezechièl, largos años antes que fucedíefe ( 1 1. cap. 28.) Vi algunos montones de piedras, cada una por fu lado, cubiertas de yerba, y arena, y fiete, ô ocho dedichadas cavañas, que firven de abrígo à los pobres Arabes, faltos de las cofas mas necefarias a la vida.

Bufquè en vano algun vetigio del fepulcro de Origenes, que fubfitia aün, dicen, en el onzeno figlo. Asi catigó Dios el mal ufo, que hizo tan fobervia Ciudad de fus grandes riquezas, y poder, enfeñando à los hombres, quan peligroa es una properidad brillante, y no interrumpida. Atribuyen algunos Authores à eta Ciudad la honra de haver fus vecinos inventado el arte de efcrivir, de teñir en purpura, y de navegar. No convendràn los Hebreos en el primer punto; pero en ¿ à la tintura en purpura, y la navegacion, fi no las han inventado , fe les debe conceder la honra de haverlas exercido, y perficionado los primeros, principalmente la navegacion, la qual tanto contribuyó al gran comercio, que la enriquecia: y fu fituacion era muy comoda para ello, porque como dice el mifmo Propheta , etaba en el corazon del Mar, eto es, etaba rodeada , y apartada del Continente como docientos pafos. Alexandro, como faben todos, la hizo Penínfula, uniendola à la tierra firme por medio de un di-. que, para rendirla asimas facilmente. A una legua de Tyrofe vè uno de los mas hermofos, y mas, ano tiguos monumentos, que nos han quedado; y es un pozo muy grande, que faca todas fus aguas, y en grande abundancia, del Monte Lybano ; y le lla. man el Pozo de Salomon, no porque fea cierto, que,

- - O

[ocr errors]

lo hiciefe contruir ete Principe, fino porque habla de el en fus Canticos, diciendo que contiene aguas vivas , que corren con impetu defde el Lybano. No tuve lugar de irle à vèr; pero quantos le han vito, hablan de la mima manera, y dicen, que età enmedio de una epecie de torre grande, y quadrada, en figura de terrado hecho de piedras grandes, y firmes, muy bien labradas, y tan bien unidas, y colocadas entre si, que parece que toda la obra es de una fola piedra. Añaden, que fe fube facilmente al terrado por una ecalera de veinte y cinco efcalones, uno mas, ô menos ; que el

Pozo, que età en el centro del terrado, es de fi

gura octogona, y tiene de circunferencia como ochenta palos que fube el agua hata la boca del Pozo, y fe derrama con tanta abundancia de una

parte, y otra, que al un lado bata para un Moli

no, y al otro fertiliza una llanura, y luego entra en unos conductos, que la llevan à Tyro. Yà es tiempo de falir de una Ciudad tan deftrozada, y humillada , que ni fiquiera le ha quedado el nombre; porque los del Pais dan el nombre de Sour à las mierables ruinas, que ocupan el lugar de los Muros de Tyro. Dede la Peninfula donde etuvo la Ciudad , continuamos nuetro camino para el Puerto de San fuan de Acre. Doblamos el Cabo Blanco, que debe fu nombre à la blancu. ra de la Roca, que forma el promontorio vimos

de pao el celebre camino llamado de Alexandro, obra por cierto digna de tal Conquitador. Età

abierto en una montaña toda de piedra, y formada

à modo de canal: fus bordes hacen como un pe

queño parapeto al lado del Mar, cuyas olas o 4. -4 -"-s lo

« AnteriorContinuar »