Imágenes de página
PDF

tuviera fundada fobre una fee pura, y orthodoxa, no podriamos darles batantes elogios, ni à Dios batantes gracias de haver fu Providencia confervado tales fuccefores de los antiguos Solitarios de la Thebayda; pero etos fagrados aylos de la virtud, regados con las lagrimas, y teñidos con la fangre de tantos, y tan generofos Martyres de la penitencia, etàn ahora habitados de hombres infectos del Monothelifmo, y Monophy//mo, que han envejecido en una crafa ignorancia, y ciega obtinacion de fus errores. Prevenidos contra los Catholicos, dan en todo genero de fuperticiones, ufando de maleficios, y pretendiendo prefervar de las enfermedades, encantar las ferpientes, y hacer otras mil extravagancias. Tales fon los fuccefores de aquellos Atros luminofos, que en otro tiempo alumbraban la Thebayda, y el Mundo todo. , , Ha echado el Señor ,, por tierra fus Altares vivos, cuyo Incienfo le era , tan agradable: ha herido con fu maldicion aque, llas felices moradas, adonde de todas partes ,, acudian, para aprender la ciencia de la fantidad. Trites efectos del Cifma! He tenido varias confe

rencias con el Superior del Monaterio, llamado

Synnodio, quien, propriamente hablando, no es mas que Vicario del Convento; porque no folo el de San Antonio, mas tambien el de San Pablo, tienen un

Superior General, que vive en Bouche, lugar que

età al Poniente del Nilo, y cuida de abatecer à los dos Conventos de trigo, lentejas , cebollas, aceyte de linaza, y de alegria, de incienfo, y cera, y de otras tales proviiones necefarias. . Se llamaba Marcos el Superior General, y e* - - . ta

y

taba en pleyto con fu Patriarca quando yo etuve en el Cayro, donde hace el Patriarca fu refidencia. Litigaban fobre una cantidad de ocho, ò diez mil ecudos, que decian que Marcos havia juntado, y guardaba apretadamente; el Patriarca lo tenia a mal, y queria que le diefe cuenta del dinero. Bolviendo a Synnodio, lleguè à conocer que tenia mas capacidad que ciencia, bien que à fu parecer era fabio. Para no enconarle el animo, me contentaba con hacerle algunas preguntas, como para averiguar las dudas que tenia fobre fus opiniones erroneas, y cimaticas; pero él, fin ecuchar razon , folamente penaba en decir injurias contra la Iglefia Latina, y gutaba mucho mas de que le hablaffe de Atrologia, y de la tranfmutacion de los metales, que eran la unica matería de fus etudios. Conoci que por entonces debia latimarme de fu ceguedad, y encaprichamiento, y no emprender fu curacion.

Se motrò mucho mas docil, quando le pedimos que nos dexaffe vèr la torre cerrada por lo comun à todos los Etrangeros. Mediante algunos regalillos de buoneria, le peruadimos à que nos llevae à ella. Nuetro animo era vèr, y examinar los Manufcritos, y encontramos folos tres cofres llenos de ellos, no haviendofe podido librar màs del robo del Monaterio , hecho en diferentes tiempos. Empezamos à hojearlos, y por la mayor parte contenian folamente Oraciones, y Homilias en lengua Coptica, y Arabiga. El Abate Alemanni encontrô folos tres, ô quatro dignos del Vaticano, y los comprò del Superior fin que lo fupielen los Monjes, que fin duda fe huvieran opue

I 2. tO,

to, bien que los Libros eran para ellos del todo inutiles, y de ningun ufo. , Haviendo vifitado depacio el Monaterio de San Antonio, propufimos al Padre Synmódio, que nos acompañae al Convento de San Pablo. Y nos aconfejô que no emprendieemos tal viage, porque fin remedio caeríamos en manos de los Arabes, llamados Abaldes, que infetan las riberas del Mar Roxo. Explicònos quienes eran, y de donde, diciendonos, que eran oriundos de la comarca de A/aouan, y de la Nubia, y enemigos jurados de los otros Arabes, llamados Beniouafel, que viven en las orillas del Nilo azia el Cayro: que confrequencia venian à las manos., y que no havia mucho que los Abaldes havian muerto un gran numero de los otros. Le repondi que mi curioidad de conocer por mi mimo las producciones, dimeniones, y movimiento del Mar Roxo, era muy fuperior al miedo de los Arabes, y que por otra parte poniamos en Dios toda nuetra confianza. Cedió à nuetras intancias, y cargando fobre los Camellos las provifiones necefarias, nos pufimos en camino el dia 29. de Mayo, à las cinco de la tarde. Tirabamos al Norte por la llanura de Araba, teniendo à la derecha el Monte Colzim , y à la izquierda el de Askar, ditantes el uno del otro como diez y ocho millas , y del Mar Roxo como unas treinta. La llanada età cortada por infinitos torrentes fecos en el Verano, y rodeados de muchas Colinas, que por lo comun fon minerales de almagre de diferentes colores, amarillo , roxo o verde, y pardo. Caminando cerca del Monte Colzim, vimos en - la

la falda unas cavernas, y pedrucos grandes deprendidos, y diperfos por el fuelo ; y nos dixo el Padre Synnodio , que aquellos grandes trozos de piedra havian fido facados de tres canteras de marmol, que havia en Cilicia, y que la una era de marmol negro, la otra de amarillo, y la tercera de roxo. En el mimo monte fe hallan otras dos canteras, la una de marmol amarillo, y la otra de marmol granito, el mas etimado, y bufcado de todos los marmoles.Eta ultima cantera età cerca del Valle llamado Tyne, ô de la Higuera, porque abunda mucho en higos, y le baña una fuente de agua dulce, adonde fin celar acuden à beber las cabras montefes, gamos, tygres, y abetruces. Profiguiendo nuetro viage por la llanura Araba, ö del Carro, quife faber el origen de eta palabra, y me dixeron, que etando el Pais poblado de muchos Santos Hermitaños, pafaban fin cefar carros cargados de todo genero de provifiones, que embiaban los Chritianos Egypcios à fus hermanos, que vivian pobremente en el defierto, y que por effo fe llamaba la llanura de los Carros. Ay tambien que notar, que los Reyes Pharaones, Perfas, Griegos, fuccefores de Alexandro , y los Romanos depues de la conquita de Egypto, facaron de las Montañas de la Thebayda grandes cantidades de hermofos marmoles, de que habla Ptolomeo, y los hacian acarrear por la llanura Araba, para levantar los fobervios monumentos, que oy dia vemos, y no cefamos de admirar. Eta fola razon bata para dar à la llanura el nombre que t1Cne. Caminamos à la luz de la Luna hata las dos de

de la mañana, y cerca de un torrente feco hicimos alto, para tomar algun repofo. Etabamos enfrente del Monte Aquabe, que fignifica fubida apera, y penofa, como en efecto lo es. Los que caminan a pie atraviefan ete camino, para llegar en menos de diez horas defde el Monaterio de San Antonio al de San Pablo ; pero yendo à cavallo fon meneter quince, por los grandes rodeos, que es precifo tomar para bucar pao por la garganta del Monte Colzim. Es muy de admirar, que no haviendo mas de una legua corta de un Monaterio al otro, fea precifo andar quince; pero à quien conociefe fu fituacion, no parecerà etraño; porque el uno età al pie del Monte Colzim , y al Poniente, y el otro al otro lado à Levante, no mediando entre los dos fino una roca; pero inaccesible por efcarpada, y de una altura a , que fe vè de muy lexos, como aviando al caminante del rodeo grande, que ha de tomar para ir defde un Monaterio al otro. Si San Geronymo, que nos dexò la relacion del canfancio, que tomó San Antonio para vifitar à San Pablo, huviera fido como yo, tetigo ocular de etos parages, nos huviera dicho fin duda, por què caminò San Antonio dos dias enteros para llegar à la gruta de San Pablo , no haviendo entre la morada del uno, y del otro mas que lo gruelo de una roca. Profeguimos el viage coteando fiempre el Monte Colzim , hata que los conductores nos hicieron atravelar por un camino, cuya baxada, y fubida por uno , y otro lado es batante comoda. Llegando à lo mas alto del monte, nos paramos un poco

« AnteriorContinuar »