Imágenes de página
PDF
ePub

tas veces lo pierde mas presto ; porque el Gran Señor, siempre en derecho de rebocarlo à su arbitrio, usa de su poder, quando mas descuidado està el Kan , ò para tener siempre à los Quirays en respeto, y sujecion , ò para prevenir, que se hagan de masiadamente ricos , y poderosos.

Pero lexos de moderar esta precaucion la codicia de los Kanes , le echa mas fuego ; porque el que logra el empleo , sabiendo lo poco que le ha de durar el mando , se dà priessa à emplear su induftria, para llenar en poco tiempo sus cofres. Necessita de hacerlo en fecreto, y sin

que mormuren de él, porque tendria contra sì, no solamente al Gran Señor, mas tambien à la mas noble, y mas poderosa familia de Crimea. Esta se llama la de los Chirinos , y estàn en possession de apellidarse, y de ser en efecto los depositarios de las Leyes del Paìs, y los protectores de los Pueblos., contra las vexaciones harto frequentes de los Kanes , y demás Oficiales del Gran Señor. Se eligen en Gefe, y le obedecen con fidelidad : le llaman Chirimbey, lo que quiere decir, Gefe de los Chirinos. Tiene su Tribunal, , que decide de todas las querellas , que fobrevienen entre ellos, y no es licito à un Chirino apelar à otro Consejo.

Si acaso cita el Kan à algun Chirino à parecer en su presencia , lo hace con el beneplacito del Chirinbey , y este assiste personalmente en la casa del Kan à todo el Processo. Si se trata de algun negocio importante , que interessa à la Crimea, fon llamados los. Principales Chirinos, los quales muchas veces han frustrado las empressas del Kan, Y aun del Gran Señor. En fin se ha puesto en tal

pie

[ocr errors]

el

pie cita familia , que quando no està contenta con elgovierno del Kan , pide à la Porta su deposicion, y està en possession de no recibir otro fucceffor, que

que es de su gusto, y aprobacion. Acaba de suceder este caso, y nos ha caua sado muchos sustos : dirè su motivo, y sus confequencias. Cansados los Chirinos de las vexaciones del Kan , y de sus Oficiales , se havian quexado muchas veces , pero en vano. No cessaba et Chirimbey de decirlo publicamente al mismo Kan , para obligarte à mudar de conducta ; pero viendo que sus quexas no hacian fuerza al Kan, ya sus oficiales , antes bien

que

les daban ocasion de multiplicar sus malos tratamientos , tomò el partido de ir à Constantinopla , y representar al Gran Visir las quexas de toda la Crimea contra el Kan, y fus Oficiales , y pedir su revocacion. Era el Kan Creatura del Gran Vilir

quien le protegia pùblicamente , y de manera , que quando se puso el Chirimbey en su presencia , recibiò sus quexas con mucha frialdad. En vano pretendia el Chirimbey llevar sus quexas al Trono del Gran Señor. Cada dia havia nuevo pretexto para remitirle al dia siguiente. Convencido por tantas dilaciones, que no le querian oir , ni satisfacer, cansado

у

enfadado del mal sucesso de su viage , partiò al instante à la Crimea , con aniino de emplear las armas.

Luego que llegò à su Provincia , diò orden à los mas nobles, y valientes Chirinos, que tomaffen las armas, tomandoles juramento por Mahoma , que no las dexarian , hasta haver hechado al Kan de toda la Tarçaria : montò luego à cavallo , y po

nien

1

manes tès la artilleria , que defendia su Palacio , y con

niendofe à la frente de los suyos, marchò àzia el Seraglio del Kan. Avisado este al punto de su marcha, que no esperaba, junto con diligencia la Guardia , que estaba à su mando, y à algunos Musuly

estruende diò en poco tiempo todas las ordenes convenientes para intimidar à los Chirinos , y à su Gefe. Pero estos, sin acobardarse, abanzaban liem pre en numéro de quatro mil hombres bien armados. El Kan, que se tenia por seguro de la victoria con solo espantar à su enemigo , cayó de animo à la vista de una Tropa superior à la suya. En el peligro evidente en que se hallaba de caer en manos de los Chirinos, que no le huvieran perdonado , creyò , que para poner su vida en falvo, era preciso huir en fecreto , y caminar con diligencia à Constantinopla , para informar à su Protector el Gran Visir de todo lo que acababa de suceder, en Crimea , y mejorar su causa , previniendo à sus enemigos.

Sabidor el Chirimbey de la huida del Kan, guiòle con su Exercito hasta la salida de la Tar taria. Haviendo librado à su Patria de este supremo Oficial, cuya revocacion no havia podido lo grar , se mantuvo algun tiempo con sus Tropas, y no las despidió hasta que le tuvo por seguro. El Kan , fugitivo de la Crimea , llegò à la Porta Otomana, y acudiò à su Protector, para sacar venganza de la afrenta , que le acababan de ha. cer. Recibiòte favorablemente el Gran Vilir, y haviendole oido , tomò sobre sì fu defensa, yle procurò una audiencia del Gran Señor.

En

En ella se quexò tan agriamente del espiritu de rebelion, que animaba los Chirinos, y su Gefe, , y exagerò de tal manera lo que le acababa de suceder, con menosprecio de la Suprema autoridad de su Alteza, que este Principe, receloso, y enem migo mucho tiempo havia de la independencia, que iba usurpando la Nobleza Chirina , à la som bra de sus pretendidos privilegios , tomò al punto la resolucion de destruir esta Familia , y de sujetarse absolutamente toda la pequeña Tartaria. Para lograrlo sin estrèpito , hizo saber à los Chirinos, y à su Gefe , que venìa bien en concederles su pes ticion , dándoles un nuevo Kan.

Para llenar este puesto, eligiò su Alteză al cuñado del Gefe de los Chirinos, llamado Blenglie guirai , hombre muy aproposito, para executar sus ordenes , y que era bien visto de los Chirinos, por estàr casado con la hermana del Chirimbey. Haviendole el Gran Señor instruido secretamente de fus intenciones , le mandò partir Gn dilacion à tomar possession de su Govierno. A su arribo se dieron los dos hermanos muchas muestras de cariño, y amistad : cada uno parecia eftàr contento , y comenzar la Crimea à gozar de la quietud , de que havia estado privada por largo tiempo. Passaronse seis meses viviendo los dos hermanos en lo exterior con buena inteligencia. El Chirimbey proces dia con sinceridad, pero no assi el Kan ; porque para disponer la execucion de las ordenes secretas , que havia recibido del Gran Señor , y de fu Visir, comenzò à ganarse algunos. Emissarios Chirinos , entre los quales le constaba que havia malcontentos ; fe los aficionò por interès 27 se firyiò de ellos,

para

con

pară foplar en un pueblo, siempre dispuesto , la revelion , y la desconfianza de su Chirimbey. Murinuraban estos en las casas contra su govierno : sé quexaban del abuso , que hacia de su autoridad, y

de su alianza con el Kan , con perjuicio de los interesses particulares de los Chirinos : decian , que se valìa del parentesco para usurpar demasiado dominio sobre ellos, y que defendia à los desvalidos con tibieza, contra las vexaciones de los Oficiales publicos: en fin,publicaban que se hacia rico sus despojos. Animaban a los

que

de buena gana los olan à que acudiessen al Kan , para que por

su medio fe eligiesse otro Gefe. Crecia con estas platicas sediciosas, y otras semejantes , el numero de los malcontentos.

Oìa el Kan con gusto estas murmuraciones ; pea ro para dissimular mejor , avisò, como por amistad, al Chirimbey , de lo que se decia contra el, ofreciendo su autoridad para ahogar tan malos rumores. Hizolo en efecto por algunos meses, detes niendo à sus Emislarios; pero poco despues corries ron otra vez con mas viveza las malas voces, y con el consejo de sus Emissarios, llevaron algunos al Tribunal del Kan sus quexas contra el Chirima bey

Pară satisfacer à las quexas, rogò el Kán à su hermano, que se dexasse vèr; pero este , que yà comenzaba à conocer, que no obraba con tan buena fè como èl, no tuvo por conveniente hacerle una visita , cuyas consequencias debia temer. Tomò de aquà el Kan ocasion de enojarse contra el Chirimbey, y resolviò emplear la fuerza para que vinief{e à su casa , ya que no havia querido ir de su Tom.VI.

proa

« AnteriorContinuar »