Imágenes de página
PDF

ge al Monte Synai, entretanto que pueda émbiara le la recopilacion de todas mis memorias. Partimos del Cayro Don Andrès, y yo el dia 7. de Enero palado. Un Joven Florentino, un Maronita de Alepo, y algunos Francees fe juntaron à nofotros. Tomamos lugar en una Caravana, que llevaba el trigo detinado para Sues, Tour, y Synai. Mas de feicientos Camellos iban cargados de ello, y teniamos algunos hombres bien armados, para defendernos contra las correrias , y ataques de los Arabes; pero como yà tengo referidas las conveniencias , è incomodidades de las Caravanas , las paarè ahora en filencio. Tuvieron mis Compañeros la precaucion de llévar configo una tienda capaz de contenernos todos, y nos fuè muy provechoa; porque fin ete focorro huvieramos padecido mucho del frio de la noche, que es muy grande en etos immenos Defiertos, que fon palo precifo para llegar al Monte Synai. Pero mas importante es aun la precaucion de llevar configo viveres; y agua, porque los del fiertos fon la mima eterilidad ; pues apenas fe encuentra en ellos una pizca de yerva, ô algun arbolillo. Se camina fiempre fobre denos arenales, ò fobre peñacos, andando muchas leguas fin hallar una gota de agua. Gatamos treinta y nueve dias en tan penofo viage. y Tomamos de de luego el camino de los Hebreos, y los feguimos de de el pafo del Mar Roxo hata Synai : atraveamos como ellos los defiertos de Sur, Etham, Sim, y de Raphidin. Nos dice la Efcritura, que bebieron de las aguas de Mara, y de Elim; tambien nofotros las bebimos. Too pma

maron aquellas fu nombre de fu amargura, que fuè tan grande, que muriendoe los Ifraelitas de fed, no las quifieron beber, Compadecido Moysès de fu necesidad, acudiò à la Infinita Bondad de Dios, quien oyendo la Oracion de fu Siervo, le mandó echar en el agua un cierto madero, que al

punto les quitó fu amargura, convirtiendo el agua

en dulce, y buena de beber. Las doce Fuentes, de que habla el Exodo, corren todavia; pero las fetenta palmas, que las hacian fombra, fe han mula tiplicado mucho en tantos figlos. En el Mapa que he trazado , y que tendrè la 3honra de remitir à V. R. verà los Montes Orebs de Santa Cathalina, de Aràn, y Madian : las Cavernas donde ayunò Moyses quarenta dias: el parage donde vió la Zarza, que ardia fin quemare: el lugar donde recibió las Tablas de la Ley: donde hizo falir agua de la roca : donde en fu aufen: cia fundieron los Ifraelitas el Becerro de Oro: la llanura donde plantaron fu Campo los Amalecitas: el Sitio donde tragô la tierra à Corè , Dathan, y Abirón. Tantos, y tan memorables lugares, fon mencionados en la Sagrada Efcritura con tal individualidad , que haviendo yo, tenido la fortuna de vifitarlos, y obervarlos, crei deber motrar en el Mapa fu verdadera fituacion, y lo he procurado hacer con la mayor exactitud. El Monte Synai merece particular atencion, y tendre el guto de remitir à V, R... una puntual decripcion de ello. En ete Monte tan celebre eta eí Monaterio mas famofo de todo el Levante. Lo habitan Religiofos Griegos de la Orden de San Bafilio. Eran como quarenta, quando yo lo fui à ver Tom.VI. - A li y.

25 o tartas de las Miiones,
y me dixéron, que en otros: tiempos hávia havl-
do mucho mayor numero. En la hechura no fe
diferencia el Monaterio de los de San Antonio, y
San Pablo; pero es mucho mas grande. Sus ma-
teriales lo hacen mas magnifico, que quantos te-
nemos en Francia; porque todo ello es de Mar-

mol granito, fus muros, el fuelo del dormitorio,

[ocr errors]

los clautros, y aun las calles del jardin-, y
o Edificó fu Iglefia el Emperador Jutiniano. Su
empedrado Mofayco, y las colunas que fotienen fu
bobeda, fon de granito, y de architectura Gotica.
El Maetro que executó la obra, muetra que en
fu iglo havía buenos Architectos. Pretenden los
Religiofos poeer en fu Igleia las Reliquias de
Santa Cathalina. Tienen los Latinos en el recin-
to del Monaterio una Capilla muy linda, en la
qual celebramos Mia, y tuvimos el gozo de vèr
en ella el retrato de Luis XIV. en un bello qua-
dro dorado , y cerca de él otro del difunto Se-
ñor Colbert. El primero que nos hizo obervar el
retrato del Rey fuè el Arzobipo, Abad Mo-
naterio, y nos motrò otro que tenia en fuquar-
to. y - que so, que
No es posible explicar la veneracion que con-

fervan los Catholicos Órientales, por la memoria de

ete incomparable Monarca.,, Era (nos decían) nue-
, tro unico, y poderofo Protector en etos Reynos,
s, adonde dominan depoticamente la Infidelidad,

,, la Heregia, y el Cima, Le pedimos , que nos

, , cónferve en el Cielo, ( donde fin duda le avrà
,, recibido la Divina miericordia ) fu proteccion
, para con Dios, y ferà alli mas eficaz, que lo fue
en la tierra, Inpirarà à fu nieto Luis XV. el e-
d 3.- - - 33 pl-

[ocr errors][ocr errors]

;, piritu de Religion, que le animaba, para que , fea, al exemplo de fu Abuelo, nueltro firme apo, yo; y el Defenformas declarado de la Igleia de , Jeu-Chrito, a, o , y 6 , . . . . a , Bien echa de vèr V. R. que pienan los Orientales como los buenos Catholicos de Francia. Haviendo vifitado todo el Monaterio , defeabamos -mucho entrar en fu Bibliotheca, y regitrarla de epacio. Hacian los Religiofos dificultad de abrirla , porque fiempre les cueta la pérdida de algunos libros: en efecto me afeguran, que han perdido muchos, y no obtante es numerofa, y rica en manufcritos Griegos, Rusiotas, Arabigos, Syriacos, Abifinos, y otros; pero todos ellos, cos mo tambien los libros, fe han rebuelto tantas veces, que no hay mas que confuion, y deforden en fu colocacion, Nos era meneter mas tiempo del que teniamos para tomar un conocimiento perfecto de ellos; pero conocemos lo batante, para hacer juicio que los fabios en las lenguas Orientales, leyendo con atencion etos antiguos Monumentos, xharian preciofos defcubrimientos. , , , , , , - Nada mas dirè aqui del Monte Synai, porque en otras partes me extenderè mas latamente. Con el A¿ la latitud de eta Montaña, de la de Tour, y de Sues. Colocan los modernos à Tour un grado mas al Sud, que Synai, ponen en un mimo paralelo Sues , y el Cayro, hacen prinrcipiar el Golfo de Ellàn, en Tour. Remitirè à V. R. una Carta de todos etos parages, que yo mimo he medido , y haré, vèr, que no han venido aqui a los ultimos Geographos à levantar fus Planes, y que por configuiente copiando à otros, han fido Ii 2. en 3

[ocr errors]

engañados ; y engañan à los que vendràn de pues, no o , o -X, , , , e

Antes que ponga fino à eta corta Relacion del Monte Synai, dirè à V.R. lo que he obervado de los dos monumentos tan célebres en los Libros Sagrados; porque no ferà de mas, para etablecer la verdad, principalmente del primero, el qual es una prueba palpable de la bondad del Poder Infinito de Dios. El primer objeto de nuetras obfervaciones fuè la roca, de la qual falió tanta abundancia de agua, luego que, por erden de Dios, la tocò. Moyses con fu Vara. El que nos fervia de guia nos hizo tomar el camino al Nord-Ete, y caminamos por el Valle Raphidin, dexando à la izquiera da la Gruta Antigua de San Onofrio. Anduvimos como dos millas para llegar al lugar, que llamó Moyses rentacion , y es el parage donde fe hizo el famofo prodigio de que voy à hablar. Es tan evidente ete prodigio, que no hay Atheita, que fi confiderāra atentamente lo que hemos vito, no fe convenciera de la exitencia de un Sèr Soberano, y Todopoderofo, unica Caufa, capaz de hacer maravilla tan grande. o ot , Azia la mitad del Valle Raphidin, y à mas de cien pafos del Monte Oreb, fe defcubre, yendo por el camino real, una alta roca entre muchas pequeñas, la qual con el tiempo fe deprendió de la Montaña vecina: es una mafa enorme de marmol granito colorado, de figura cafi redonda- por un lado, y chata por el que mira à Oreb. Su altura es de doce pies, y fu epefor es igual es mas ancha que alta : fu circunferencia es cafio de cinquenta pies : facilmente fe cuentan en ella veinte y quatro * - --- agu

« AnteriorContinuar »