Imágenes de página
PDF

età feparado del Mar por una lengua, ô lita de

arena, que à lo mas tiene una legua de anchura. No etorva lo dicho, que tenga el Lago comunicacion con el Mar : y en efecto la tiene al Norte, por tres bocas, que fon la de Thine, que es la mas Oriental, llamada antiguamente, la Boca del Nilo Pelufaco: la de Eummcfurrege, que fuè llamada Tanitica : y la de Dibe, ô Pequiere antiguamente Mendefia. Ademàs de fu comunicacion con el Mar, cae el Nilo à fu Mediodia en el Lago por muchos conductos : y asi por dos, ô tres mefes del año, durante el Otoño, en que crecen las aguas del Nilo, las del Lago Manzale fon dulces ; y los otros nueve mefes del año fon falobres, y femejantes à las del Mar: lo que no es de admirar, por etàr los canales del Nilo ecos por entonces, ô con tan poca agua, que apenas cae una gota en el Lago. No tienen todos licencia de pecar en él: efte derecho età arrendado, y fe cuentan dos mil pecadores. Paga cada uno por año quinientos medins, ó quarenta francos. El Agà faca eta can—tidad, y dà fus cuentas al Bajà del Cayro. No es eto todo; la tercera parte de la peca freca, y falada pertenece al Fico, ó Teoro Real; y por las otras partes fe pagan ciertos derechos de aduana, de manera, que todo el tributo fube à ochenta bolfas por año, y por configuiente ete Lago folo dà

quarenta mil ecudos por año al Gran Señor. Etrañè vèr tantos Barcos fiempre empleados en la peca del Lago Manzale, pues fe cuentan hafta mil. Es cierto, que los Barcos fon poca cofa, no teniendo mas de quatro brazadas de largo, y una de ancho etan chatos por debaxo, y puntiagudos

por

por popa , y proa. Su modo de pecar es párticular, y divertido. Rodean los pecadores un parage con una red larga de juncos, que afianzan en el Lago, para detener el pecado: fe llaman etos recintos Gabes : cada pecador tiene uno, ô muchos Gabès, y fon otros tantos dominios, en que folo el proprietario puede pecar. Algunas veces pecan folamente con una red redonda ; pero antes de echarla, arrojan en el agua à diez pafos de si una cuerda de dos brazadas, atando à uno de fus cavos una piedra grande, para que vaya al hondo, y un pedazo de madera al otro cavo, para que fobrenade, y luego lo cubren con la red. El pecado que corre azia la piedra como à un cebo, que quiere tragar, fe halla cogido en la red. Notee, que el Lago Manzale etä lleno de Isletas, cubiertas de cañas, juncos, y malezas: y alli llevan fu peca quando la quieren diponer, falar, y ahumar. La que pretenden vender frefca, la llevan à Damieta, y Lugares vecinos del Lago. . . . . . . . . Las Islas, de que acabo de hablar, fon muy divertidas por el ¿ numero de pajaros diferentes de rara hermoura, que vuelan folamente de una Isla à otra. El Pelicano, la Gallina Ciega, el Ganfo del Nilo con fus plumas doradas, el Anade comun, el Anade de cabeza verde , la Cercela, el Ibis negro, y el negro, y blanco, el Cuervo Marino, pardo, y blanquizo, y el blanco con pico colorado, el Cavallero, la Cercereta, y las Grullas, fe hallan alli à millares. . . . . . o Hay una pregunta en la Carta de Vm d. que no me detendrà mucho , y feguramente no o - ODl

sas

obfcurā mi repueta hablando del vetido de los pecadores. Etàn precifamente en calzones, y lo demàs del cuerpo del todo denudo, por razon del calor excesivo del clyma. No fe halla en los tres Lagos, ni tanta cantidad, ni tan diferentes epe-cies de pecados , como quizà fe imaginarà V.md. Lo he examinado de cerca, y lo he averiguado lo mejor que me ha fido posible. Depues de varias diligencias, he hallado que toda la peca fe reduce à fiete, u ocho epecies, que fon el Queiage, el Sordo, el famal, el Geram, el Noqt , el Karous, el Bouri, por otro nombre el Mujol, y el Dela fin. El Quiage es fin diputa el mejor de fus pecad dos, y es tan grande como el Sabalo, y verde āzia el hocico. El Sordo,y el Jamal fon mucho mas gruefos, y fon muy buenos pecados. El Geran, Karous, y el Noqt, el qual es todo manchado de diveros colores, pueden palar por buenos pecados, y tienen el guto deliciofo, que las aguas del Lago dàn à toda fu peca. Los Delfines fon tan comunes, y conocidos, que no tendrè , que decir à V.md. fino que fon aqui en tanta abundancia, que fe puede decir, que hormiguean, principalmente āzia las bocas , que comunican con el Mar. No obtante los Mujoles fon aún en mayor numero, que los Delfines: fon los peces dominantes del Lago, y fu abundancia es cai increible. Se falan los Mujoles, machos, y hembras, y fe fecan al Sol, ô al humo; pero tal vez fe vende freco el macho; pero jamàs la hembra, porque al punto que la pecan, la facan los huevos, y por no hallar compradores , fe ven preciados à falarla. Tom.VI. - Ef Sa

Salan tambien el Queiage, y etas dos epecies de pecados hacen el comercio de los Egypcios, como tambien los huevos falados. Los llevan à Syria, Chipre, Contantinopla, y proveen con tanta abundancia à todo el Egypto, que los Comerciantes de Europa, que quifieren traer aqui Atun, Eturion, u otro pecado falado, ciertamente no hallarian fu cuenta. No conozco en Egypto mas pecado falado traido de fuera del Reyno, fino el Cauiar, que fe trae del Mar Negro, y fe vende à los Negociantes de Damieta, y Rofeto por dinero de contado, y no en trueque. De aqui facarà V.md. que entienden poco de comercio, y que facan de ello poca utilidad. En efecto, no se que traygan de Chipre mas. que algarrobas, laudano, y vino de Syria , algodón, y tabaco: del Archipielago, eponjas; pero por el Mar Roxo traen otros Negociantes incienfo, cafè , y telas de Indias. Bien pudieran por el mífmo Mar Roxo, tener gran comercio de perlas, y muchas veces fe les ha propueto; pero no es de fu guto , y filas traen, es fiempre en poca cantidad, y folamente la femilla de perlas. Quando los Europeos, les llevan ambar amarillo, y coral, los compran para tranportarlos al Cayro, y de alli al Yemen, y à Ethiopia. En una palabra, no es facil decir, què comercio confiderable podrian hacer nuetros Negociantes con los Egypcios, y menos aun con los de Damieta, y Roeto; porque fu vida frugal, y ninguna gala, los exime de las comunes necesidades. Lo referido es quanto fe puede decir de fu comercio reglado en pecados falados. .

[ocr errors]
[graphic]

El pecado freco es muy comun, y es el alimento ordinario de los que viven cerca de los Lagos. El calor del clyma no les da arbitrio para tranportarlo à Ciudades ditantes, como fe hace en Fran

cia, porque fe corromperia antes de llegar. El

Cayro, que es una Ciudad tan hermofa, tan comerciante, y tan poblada, no faca provecho alguno de la peca, que fe hace en los Etanques de Manzale, Brullos , Beheire, Marete, Corne, Meris, Cheib, ni en los dos Mares, Roxo, y Mediterraneo. Los vecinos de eta grande Ciudad nunca comen mas pecado freco, que el que fe coge en el Nilo, el qual, hablando en general, ni tiene buen guto , ni es de buena calidad. La madre de ete Rio es muy cenagofa: los peces fe alimentan del cieno, y confervan u olor : entre otros el Bolti, que es una epecie de Carpa, el Mujol, el Bayada el Chalbe, la Raya , el Chilon, el Lebis, el Sabalo, que fon los principales peces del Nilo, huelen tanto al cieno, que folo el Pueblo los puede comer. Bien pueden los ricos del Cayro reparar eta pèrdida, porque los provee el Nilo de quatro epecies de peces de un guto tan deliciofo, que les dedicaron Templos los antiguos Egypcios, y honraron algunas Ciudades con fu nombre. Se llaman Variola, Quechoue, Bunni, y Quarmaud. Llaman los Arabes à la Variola, Quecher, ô Late s: es de un tamaño pamofo, y pea ciento, y aun docientas libras. Mejor lo conocerà V.md. por el nombre AATOE, tan frequente en los Autores.

El Quechoue es tan grande como el Sabalo, y tiene el hozico puntiagudo. Es el Oxirinchus de los antiguos. El Bunni es batante grande , y he vito

Ff2. al

« AnteriorContinuar »