Imágenes de página
PDF

te del etandarte de Mahoma. El etandarte es de tafetan verde, bordado de oro; y tiene por fu guardia doce de à cavallo, vetidos de cotas de malla, y llevan en la mano unas mazas de plata. Vän acompañados de Trompeteros, y otros, que fin cear con cadencia van dando golpes en unas laminas de plata. Luego fe vè el pavellón, ô tienda, que debe fer ofrecido en el fepulcro de Mahoma. Lo llevan trés Camellos enjaezados con laminas de plata, y plumas verdes. La tienda es de terciopelo carmesi, con bordadura de oro, y fembrado de pedrerias de todos colores. Unos danzarines afalariados vàn remedando, y haciendo de los hombres iluminados, y extraordinarios. En fin, el Baxà de Jerufalèm, precedido de tambores, clarines , y otros intrumentos Turcos, cierra la marcha de la procesion; y acabada, no piena cada Peregrino fino en fu partida. La Ciudad de Meca es el termino de la peregrinacion. Età fituada en la Arabia feliz, à dos, ó tres jornadas del Mar Roxo, fobre el Rio Betius, oy llamado Eda. Creen los Turcos, que naciò fu Propheta en dicha Ciudad, y por efo la tienen tanta veneracion, que quando hablan de ella, la llaman con folo el nombre de Magnifica. Las muchas veces, que cada dia tienen que hacer oracion, en qualquiera parte que fe hallen, fe buelven āzia eta Ciudad. La Mezquita età en el centro de ella, y pretenden que età edificada en el terreno mimo, donde antiguamente havia Abraham fabricado fu primera cafa. La llaman la Ca/a Quadrada, creyendo, por no sè que tradicion, que la cafa de Abraham havia tenido eta figura. Cc 2. La

La Mezquita es grande, y hermofa , énriquecida con diveridad de pinturas, doradós, y de los prefentes, que embian à ella los Mahometanos. Suben dos torres mas alto que la media naranja, y anuncian de muy lexos la Ciudad , y la Mezquita. Vecina à eta hay una epecie de Capilla, que contiene un pozo célebre entre los Turcos. Lo llaman Temiena, y cuentan fus Hitoriadores, que el agua de ete pozo fale de la fuente , que antiguamente decubrió Dios à Agàr, y à Imael, quando echados por Abraham de fu cafa, tuvieron que retirare à Arabia. Aprovechófe Mahoma del pozo, para hacer venerable à toda fu fecta el lugar de nacimiento. Enfeñò , que el agua de el tenia virtud de fanar, no folamente todas las enfermedades del cuerpo, mas tambien de purificar las almas, manchadas con los mas atroces delitos. Creen los Mahometanos eta extravagancia con tanta firmeza, que cafi à todas horas fe vèn llegar Peregrinos para beber del agua, y lavarfe con ella. Cerca del pozo explayan los Joyeros, y Comerciantes fus mas brillantes generos, y grandes cantidades de polvos aromaticos, que venden à muy buen precio. Mucha obligacion tienen à la quimerica virtud del agua del pozo, la qual atrahe fin cear tanto numero de hombres reos de toda epecie de delitos, como enfermos de todo genero de enfermedades. El terreno que ocupa la Meca, aunque de mala calidad, no dexa de producir excelentes frutos, y en abundancia. Atribuyen los Turcos eta fertilidad à la promea, que hizo Dios à Agar, y à fu hijo de darles en efa Campiña , adonde los

conduxo el Angel quanto le feria meneter para

la vida. - No es menos recomendable la Ciudad de Medina à los Mufulmanes, que la de la Meca. Dän la razon los Hitoriadores Arabes. Dicen, que embidiofos los vecinos de la Meca, de que Mahoma fe erigiefe por Legislador, y fe hiciefe feguir de

una Tropa de Gentes, que le oia como un oracu

lo, fe conjuraron contra el para echarle de la Ciudad; pero que informado por fus difcipulos de fu deignio, tuvo la precaucion de huire fecretamente con dos de ellos , y de ocultarfe en una ca

verna de la Montaña, llamada Tour, ditante co

mo una legua de la Meca. Añaden los mimos, que no teniendofe alli por feguro ; fe refugió a Medina con fus dos compañeros de fortuna, tan medro

fos como fu Maetro. , , , , y

Temia entonces Mahoma, dicen los Hitoriadores, quarenta y cinco años de edad, y havia gaf

tado catorce de ellos predicando fu nueva doctri

na. Su huida à la Meca, y fu retirada à Medina, die

ron principio à la primera Egira de los Mufulma

nes. El nuevo Legislador, viendofe en paz, y quietud en Medina , bolvió à dogmatizar. La reputacion, que fe havia ganado de hombre inpirado de Dios, y dotado del Dön de profecia: el moral de

fu nueva Ley , tan conforme à las pasiones huma

nas, le adquirieron en poco tiempo un gran numero de Dicipulos, no folamente de los Lugares vecinos, fino tambien de los Paifes lexanos. De tantos Dicipulos, hizo otros tantos valallos, que rendidamente le obedecian como à fu Soberano. Se viò rodeado de un tan gruelo par. $1=

tido, que poniendoe à fu cabeza, fe creyô capàz de emprender qualquiera atentado. Su fentimiento contra fus payfanos de la Meca, que havian querido echarle de fu Patria, le inclinó a vengarfe defde luego de ellos: pretendió hacerlo de un modo, que les fuee muy fenible, declarando que en adelante fuee Medina la Ciudad, y Silla de fu Imperio, y mandô, que alli fe fabricale fu fepulcro: en efecto aun oy día fe vè alli fu ataud, colo

cado en la Mezquita grande llamada Kiabi. Como los Chritianos no entran en la Mezquita, no fabemos mas que por relacion agena, que fu ataud fe guarda en una de las Torres de la Mezquita: que età colocado fobre colunas de marmol, cubierto de un pavellón de tela de oro, rodeado de gran numero de lamparas , que arden dia, y noche, y que las paredes de la Torre etan revetidas de Laminas de plata dorada. A ete tumulo vienen las Caravanas à rendir fus omenages. Al punto que llega la que embia con fus ofrendas el gran Señor, falen los Dervis, que cuidan de la Mezquita, à recibirla; y los Peregrinos hacen retumbar la Mezquita con fus vivas, y cânticos en honra de fu Propheta. Todo fe paa en fietas, y regocijos, hata que buelva à partir la Caravana. Se juntan los Peregrinos el dia de fu partida, y falen de la Ciudad cantando Verficulos del Alcoràn. Noticiofos fus parientes, y amigos del pafo de la Caravana, falen à fu encuentro para ofrecerles refrecos. Todos por donde paan tienen à mucha honra proveerlos de viveres; pero fobre todo à la buelta de la Caravana reciben los Peregrinos las enhorabuenas de toda la ciud de - - OIl

donde havian partido. Comienzan de dé luego à gozar de los privilegios, que concede la Religion Turca à los que han viitado el fepulcro de Mahoma. La gracia de que mas fuelen necesitar muchos Peregrinos, es la impunidad de aquellos delitos, que condena à pena de muerte la Juticia Otomana. La peregrinacion à la Meca los exime de la juticia; y de reos, y malvados que eran, los transforma en hombres de bien. Con tales ardides, dió Mahoma tanta veneracion à fu fepulcro, y tanta etimacion à los Privilegios de fu fecta. Mas: no folamente à los Peregrinos de la Meca fe conceden privilegios: el Camello, que tuvo, la honra de llevar los prefentes del gran Señor, tiene el fuyo, y es de no fer tratado como los demàs animales de fuepecie, y de fer acendido, como quien ha tenido la dicha de fer confagrado a Mahoma. Ete titulo lo exime por los dias de fuvida de las obras públicas , y del fervicio de los hombres: le contruyen una pequeña choza, pa-: ra fu vivienda, y alli pala con decanfo fus días, bien cuidado, y comido. - Con ocafon de la Caravana de la Meca , dirè, que pocos años hà vimos paffar por Alepo al Rey. de los Yousbergs: iba al fepulcro del Propheta, para paflar alli una vida privada. Havia ete Principe tenido la degracia de vèr à fusvaallos rebelare contra el , y à fu hijo à la frente de ellos, empeñado en detroman à fu Padre, y hacerfe dueño del Reyno. El hijo inhumano hawia hecho facar los ojos à fu Padre, para quitarle toda efperanza de fubir otra vez al trono: iba el dedi. chado Principe a cavallo con los ojos vendados, COIl

« AnteriorContinuar »