Imágenes de página
PDF

nian que poner los cavallos à feifcientos carro s: (59) epecifica la Efcritura ete numero. Era pre, cifo que cinquenta mil hombres de à cavallo fuefen à tomar fus cavallos, que etaban paciendo en la llanura. Dofcientos mil hombres de Infanteria, dormidos por la mayor parte, ó que elaban defcanando, fe ordenaffen al rededor de fus vanderas; (51) y no fe concibe, que todo eto fe pudiera hacer en un intante ; antes bien falta a los ojos, que era necefario algun tiempo confiderable. o Sea lo que fe fuere, parte Pharaòn con tan immeno equipage, y effo mimo havia de retardar fu marcha fe acerca à la orilla del Mar; pero el Angel del Señor, que hata entonces havia llevado la Coluna de Fuego, que alumbraba el campo de IfraèI, à la frente del Exercito, pafla à la retaguardia , y la pone entre los dos Exercitos; con un nuevo prodigio da luz la Coluna à los Iraelitas, que etaban yà dentro del Mar, y cubre de epeas tinieblas a Pharaón, y fu Exercito. - Pharaón, fin vèr yà Cielo, ni Tierra, no diftingue el camino que toma; pero oye el ruido de los Ifraelitas, y pienfa que va feguro figuiendo el fonido de las voces, y fin echarlo de vèr, fe mete entre las olas fupenas del Mar. ¿Algunos Interpretes hacen fobre eto largos dífcuros rique necesidad havia, que los Egypcios vieffen el camino que feguian ? No conocian en fu marcha, que el terréno no era yà firme, y que femetían en el lodo? No fentian el olor, y vapores del Mar? Concluyen, pues, que todos los palos temeraríos, e infenfatos que daba Pharaón, eran otros tantosómilagros, que obraba Dios, para cegarmas, y mas à los Egypcios. Con

ra Sedur, y Ramlie, y Etham, de que tanto habla la Sagrada Efcritura, fon dos Defiertos diftintos, el uno de eta parte del Mar Roxo, por el lado de Egypto, y el otro de la otra parte del Monte Sinai. Buelvo à decir, que como he viajado dede Sur hata las fuentes de Gorondel, epero , antes que pae mucho tiempo, dar à V.; R, una Relacion exacta, y fiel del viage. Y en ella verà, que fin embargo de la alteración de los nombres, fe echa de vèr, que el Gorondel es el Mara de la Ecritura: que las fuentes, y palmas de Tour, fon Elimi que el Valle de Sele, es Sin , y el de los quarenta Martyres, Raphidim. Sera por ventura de alguna utilidad al publico eta fegunda Differtacion.

No hay fytema, que no tenga fus dificultades, y contra el qual no fe puedan formar varios argumentos. No me caufara, pues, novedad que el mio del tranfito de los Hebreos tenga la mima fuerte, bien que tan fundado en las Sagradas Letras, y en la fituacion de los Lugares, que fon fin duda los unicos fundamentos , en que puede etrivar femejante y tema. Quiero prevenir tres objeciones, que fe me podràn hacer, las quales, como contienen alguna dificultad aparente, me daràn ocaion de explicar algunas cofas, que no han podido entrar en mi Differtacion.

Comienzo por las palabras del Palmo fetenta y fiete, que parecen fer contrarias à mi y tema. Etaba feguramente David bien intruido de lo que havia palado en Egypto, y del modo con que havia el Señor facado u Pueblo de las manos de Pharaôn. Con todo effo, dice dos veces en el mencionado Palmos que la llanura de Tanis, # 9)

liC

fuè el teatro de las maravillas, que obrò el Señor en Egypto por mano de Moyses. Habla folamente de Tanis, fin decir palabra de Memphis: luego partieron los Ifraelitas de Tanis, para ir al Mar VOXO,

R Repondo, que con mediana lectura de los Pfalmos. fe podrà obervar, que todas las veces que el Prohpeta Rey refiere los favores, con que el Señor havia colmado à los hijos de Irael, como en el Palmo ciento y quatro, y en el ciento y cinco, dice (6o) lo mimo, y en los mimos terminos, de la Tierra de Châm , que havia dicho de Tanis. En el lenguage de David , Tanis, Châm , y Egypto, eran terminos finonimos, que empleaba indiferentemente : y fi hace mencion particular de

Tanis, es, porque era mas conocida de los Hebreos

eta Ciudad, que las otras , aun mas confiderables
del baxo Egypto, no etando lexos de la Paletina
y es porque las grandes llanuras, que fe extendian
defde Tanis hata Heliopolis, en la tierra de Ge-
fen, llamada oy la Provincia de Charquie, fe llas
maban la Campiña de Tanis. Los Ifraelitas, pues,
aunque eparcidos por diferentes Provincias de
Egypto, havian principalmente vivido en la tier-
ra de Geffen. Què hay, pues, que admirar, fi
Dios , queriendo confervar fu Pueblo con epe-
cial proteccion, aun quando deolaba el Egypto
con tantas plagas, y azotes, prefervale la Cam-
piña de Geffen, y las grandes llanuras de Taniss
y que por efo David, queriendo refrecar la me-
moria de los Ifraelitas, poniendoles delante los
milagros obrados en fu favor, haga particular men-
cion de la Campiña de Tanis? - ? -
- «, V 2, No

[ocr errors]

No fe tendrà à mal , que me valga de eta ocaion, para notar adonde etaba fituada tan famofa Ciudad. Lo etaba à una jornada por el lado

del Sud-Uete de Pelufa: y fe vèn todavia fus ruinas

en la orilla del Lago Manzale. En tiempo del Rey Sedecias , bolvieron los Hebreos à Tanis, contra las ordenes de Dios, à bufcar un aylo contra los males con que los amenazaba el Rey de Babylonia. En Tanis fuè apedreado, y enterrado el Propheta Jeremias; añado, que en tiempo de David vivian los Reyes de Egypto en dicha Ciudad, y que por eo llegó Tanis à fer tan celebre en aquellos figlos, y tan conocida de las Naciones vecinas, y principalmente de los Hebreos. El fegundo argumento es, que haciendo à los Ifraelitas pafar de una à otra orilla del Mar Roxo, fe les hace fin necefidad caminar mucho: y nos enredamos en muchas dificultades, las quales podemos evitar, diciendo, que los Ifraelitas no hicieron toda la travesia, fino un rodeo batante largo en el feno del Mar, entre las olas feparadas, y fupenas de uno , y otro lado , para contener à las Tropas de Pharaón, y fumergirlas, entretanto que ganaban los Ifraelitas la ribera opueta. El Totado, Genebrardo, Grocio, el Cavallero Marsham, y algunos Rabinos fon de eta opinion. Se fundan en que es demafiado ancho el Mar en ete parage, para palarlo de uno à otro bordo en el poco tiempo, que tuvieron los Iraelitas, y en que, añade el Sagrado Texto, (61) que depues de haver palado el Mar, fe hallaron en el defierto de Etham.

Repondo à etas tres razones, una depues

sde otras y epero motrars que no tienen mas un - fun=

[ocr errors]

fundamento, que la falta de conocimiento del Pais. En efecto los Authores, que han efcrito de eta matería, no conocen la llanura de Bede, el Mar Roxo, los defiertos de Etham , y lo demàs, fino por los Mapas, relaciones, y tetimonio de algunos Arabes. Semejantes guias no fon dignos de er feguidos y el Totado, fiendo tan fabio, debiera haver deconfiado de aquellos, que le alegura= ban, que el carril de los carros de Pharaón parecia todavia en la arena, y mirarlo como una fa

bula, ô como un cuento inventado para hacer reir. Muchas veces no tiere el Viagero tiempo, ni los talentos necearios, para examinar las cofas por si mimo, ni hacer de ellas una exacta defcripcion. No bata que no quiera llenar de men, tiras , y quentos fu relacion, ni que fe limite à referir folamente lo que ha vito; porque el caminante, que no tiene mas fin que viajar , lo recorre todo fuperficialmente, y fe engaña cafi à cada pafo, quando pretende formar ciertas defcripciones , que piden talento, y exactitud. Los Geographos no tienen mas luces, que las que pueden facar de femejantes relaciones. No pretendo por efo, vituperar, y criticar en general à todos los viages, que fe han dado al publico: algunos de ellos fon utiles, muy bien efcritos , furtidos de buenos defcubrimientos, de notas eruditas, y dignas de credito; pero no he encontrado ete caracter en las relaciones del baxo Egypto, que dà afumpto à

eta Differtacion. -

Repondo, pues, en primer lugar, que el Mar en el parage en que paffaron los Ifraelitas, no tiene la anchura, que fuponen etos Authores, y

... 2 C

« AnteriorContinuar »