Imágenes de página
PDF
ePub

echa

у

sus compañeros encendido muchia lumbre para enjugar sus vestidos, faliò una yiyora de en medio de la leña, y se arrojò à la mano de San Pablo, asiendola de manera , que lo vieron los assistentes , y no dudaron , que su picadura le havia de causar la muerte ; pero se pasmaron al vèr , que el Apostol no hizo mas que facudir la mano para hacerla caer, quedando el Santo tan sano como antes. Por este sucesso le respetaron en Málta como à un hombre extraordinario. Desde aquel siempo goza la Isla de en privilegio notable , y fingular, Las viyoras , y otros animales venenosos

que en otras partes llevan siempre consigo su ponzoña , ng la tienen aqui ;, y los que se traça à la Isla , la pierden al punto.

Sepuede creer , que ce favor particular, concėdido à la Isla de Malta , ba sido en preinio del buen recibimiento, que hicieron sus vecinos al Apoftol de las Gentes, quien hasta ahora es el objeto de la veneracion , y devocion publica. No solo en da Gruta de San Pablo , mas tambien en toda la Isla, fe hallan ojos y lenguas de serpiente, Los Viageros no dexan de recoger algunas , y llevarlas consigo, persuadidos, que con un preservativo contra los efectos del veneno i lo mas admirable es, que por mas ojos a y lenguas, que se llevan los enriosos

slever numero, y cantidad; Lo mismo cuentan de la tierra de la Gruta del Santo Apostot la qual parece que reproduce , conforme fe faca.

Bolviendo à la Isla de Malga , se computa longitud en fięte 'l-guas , fu anchura en tres y, media , y su circuito en veiace ylynia, Por ocupar la

ros

[ocr errors]

و

roca casi toda la Isla ; es fertil folamente en legumbres, pero són excelentes. No hay que buscar alli bosques , ni viñas ; pero en recompensa los Olivos, Naranjos , y Limoneros son comunes , y sus frutas deliciosas. En el mes de Enero vimos Almendros; que estaban yà Aloridos. Un Paìs , cuya habitacion es tan agradable , merece estar tan poblado como lo està.

Hablan los Malteses el Arabigo algo corrompidos ändan los hombres vestidos de golilla , con una cas pa larga , y negra. Son muchos los Sacerdotes , y Religiosos. Las mugeres , y doncellas nunca falen solas, y vàn siempre acompañadas de alguna Ele clava , ò Criada: su porte, y vestido son tan modestos , que se diria que son otras tantas Religiofas: llevan un manto negro de seda , ò gerga, que las cubre desde la cabeza , hasta los pies. En fin, para concluir lo que hay que decir de Malta , aña dirè , que su principal adorno , y gloria es el cos pioso numero de Ilustres Cavalleros , cuyo valor iguala a su nacimiento. Tienen la honra de ser los zelosos Defensores de nuestra Santa Religion , y estàr siempre promptos à correr los Mares , y last crificar sus vidas en su defensa:

Leemos , con admiracion en su Historia sus glow riosas hazañas , y los prodigiosos sucessos de sus armas ; pero fu mas justo elogio es , que en tom dos tiempos en Malta , y en toda la Christiaridad se han visto sus Cavalleros practicar las virtudes mas heroycas del Christianismo, haciendo infinito honor à la Religion Catholica.

El presente Gran Maestre, de Malta merece bien du dignidad : fu prudencia , capacidad, y fat

big

[ocr errors]

bio govierno le han grangeado el amor, y veneracion de todas las Naciones Christianas, las quales sin cessar llenan su Corte de nuevos Cavalleros. Durante nuestra detencion en Malta , fuè nuestro Baxèl bien calafeteado ; y avisados del dia de la partida , nos despedimos de los Padres , dandoles mil gracias por su caridad. Estabamos en: Invierno; pero con el ayre tan templado como en la Primavera. El viento nos era favorable , y los rayos del Sol iluminaban toda la superficie del Mar. Una tropa de Delphines , atrahidos de la suavidad del ayre , jugueteaban en la proa del Navio, dando mil saltos fuera del agua , y divirtiendonos un gran rato con sus alegres juguetes ; pero la mudanza de tiempo nos privò de la diversion. Se levantò un viento fuerte, pero favorable , que nos hizo abanzar con tanta ligereza , que si huviera continuado, en quatro dias nos huviera puesto en Smirna.

La noche siguiente nos hizo perder el rumbo: lexos de acercarnos à Smirna , nos vimos precisados à comar puerto en la Isla de Sapienza , qué està en la punta de la Marea , de la parte de Mediodia , y distante como una legua marina de la Ciudad de Modon , Capitàl de la Provincia de Betuedere. Por estàr estos Mares infestados de Corsarios , no se atreviò nuestra gente à salir del Navio, y visitar la Ciudad. Nos contentainos con echar pie en tierra , para tomar nuevos ayres en la Isla: à la verdad no hay aqui cosa digna de la curios sidad de un Viagero. No se vèn Ciudades , Lus gares, ni casas, Los unicos hombres, que encontramos, fueron unos Cabreros Arabes, que se han abierto nichos en las rocas , para abrigarse Tom.VI.

Р

ellos,

[ocr errors]

ellos, y sus ganados , y viven como Salvågés.

Passeandome un dia en la Isla , con otro Viagero, vimos à dos de ellos, que à gran passo, atropellando' matorrales muy espesos, y trepando por peñascos como cabras , se vinieron à nosotros. Su semblante era tan barbaro como su ropage. Eran dos grandes Albaneses , armados con un garrote ganchoso, y herrado. Acercaronse , y con un tono feròz nos preguntaron en gerigonza Italiana, quienes eramos , y donde ibamos. Les respondimos con mucha mansedumbre , que eramos Franceses', que ibamos al Archipielago -, -y que allà cerca estaba anclado nuestro Navio. Sin mas cumplimiento se fueron , y los vimos subir a una colina para descubrir el Baxèl.

A la buelta contamos nuestrà aventura à los Viageros , y el dia siguiente uno de ellos,

, picaba de guapo , y decia, que no temìa à tales Cavalleros, tuvo la curiosidad de ir à tierra para verlos: apenas saltò en tierra , quando los Aras bes, acompañados de otros dos de tan lindo sema blante como ellos, se echaron sobre el , le cogies ron por 'el cuello, y atandole à un arbol con las manos atràs , le dixeron: Tù, ò alguno de los tuyos,

has disparado contra nuestras cabras, y te coftarà la vida ; y diciendo , y haciendo, le puso uno de ellos un cuchillo à la garganta , mientras que los otros le registraban las faltriqueras : tomaron lo que hallaron , le desnudaron , y dexaron en camisa : acabada su hazaña, tres de ellos, se huyeron con los despojos , y el quarto desatò al pobre Va. lentòn , y tomó las de Villa-Diego. 1 Nuestro Viagero , que se gloriaba de valiente

à

que se

à todo trāpo, se bolviò al Navio con el équipage, que le havian dexado los Arabes; y por mucha fortuna suya hallò personas caritativas , que le dieron los vestidos de

que necessitaba. Desde aquel dia, ningun otro se atreviò à dàr un passeo en la Isla: Esperamos aùn quatro dias viento favorable , y el dia 20. de Enero nos hicimos à la vela à las seis de la mañana : costèamos la Morèa , y siempre à la distancia de tres , ò quatro leguas : passamos cerca de Coron: doblamos el Cabo de Matapan ; y, el dia veinte y uno nos hallamos al amanecer entre Cingo , y el Cabo de Sant-Angel , y poco después descubrimos à Malvasia , que passa por la mejor Plaza de la Morèa.

Llamabase antiguamente Epidauro , y està situada sobre una Roca grande al pie de la qual comienza el Golfo de Napoli , y Romania. Su Costa Oriental , por donde se baxa de la Roca al Mar, produce el excelente vino de Malvasia , cuyo nombre hace su elogio. Salimos en fin de la Morèa , para entrar en el Archipielago, dexando à nuestra derecha el Reyno de Candia. Hasta este parage el tiempo havia sido tan caluroso , como si fuera Verano ; pero de repente soplò un Norte impetuoso , que nos hizo echar mano de los capotes. Las Costas de la Morèa cargadas de nieve , nos embiaban el frio que sentiamos; pero en lo demás nos convenia este viento, para ponernos el dia siguiente en Paros , à una legua de Naxia,

Por desgracia no continuò el viento, y fe við precisado el Capitan à tomar. Puerto en Argens

P2

« AnteriorContinuar »