La ruta luminosa: poemas

Portada
Editora Médica Peruana, 1801 - 220 páginas
1 Reseña
 

Comentarios de usuarios - Escribir una reseña

Reseña de usuario - Marcar como inadecuado

Tuve la suerte de conocer a Amparito Baluarte cuando yi tenía 7 u 8 años, recité para ella uno de sus poemas y recuerdo que de los nervios se me olvidó...ella con una sonrisa en los labios que jamás olvidaré me abrazó y me dijo..."lo haz hecho mejor que yo" así era ella...por muchos años mi padre nos hizo leer sus poemarios y hoy después de tantos años me alegra haber encontrado un sitio para ella en la web. 

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todo

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 89 - Soy como un árbol sin nidos, como flor que no perfuma, como río sin corriente, como estrella que no alumbra. Cuando me vaya del mundo bajo el peso que me abruma, • no habrá un ángel de alas blancas que hasta el cielo me conduzca. Y este bagaje de sueños, que fué mi riqueza suma, no tendrá sobre la tierra • quien lo guarde con ternura.
Página 87 - Amor! . . ROMANCE DEL HIJO QUE NO LLEGO NUNCA. ¡Nadie como yo podría cantar canciones de cuna, • con una voz empapada de pasión y de ternura! ¡Nadie como yo sabría acariciar, tierna y muda...
Página 172 - Armonía, generoso, fecundo, infatigable; todos les soñadores de la tierra hoy bendicen tu nombre venerable. • Tu dulzura de niño, transparente como el agua de un límpido arroyuelo, es un nuevo Jordán para las almas sedientas del intenso azul del Cielo. Hoy, I?
Página 101 - Tu clima es de los mejores y tus mujeres bonitas; patria de los ruiseñores donde duermen mis mayores y crecen las margaritas. Tierra que meció mi cuna, yo nunca te he de olvidar!
Página 100 - ... Valle; añoro, tierra querida, las dulces horas de vida en la quietud de mi calle. Añoro también tus huertas, tu cielo, tu sol, tu río y las amenas florestas donde al rumor de tus fiestas se derrama el gentío.
Página 88 - ¡mis manos están vacías, no fué mi entraña fecunda! Las canciones en mis labios se desmayan una a una y un frío como de muerte por las venas mo circula.
Página 89 - Y bajo el cielo infinito, bajo la luz de la luna, ya no soñarán mis ojos en otra carita pura . . . Ni irá mi voz duplicada a recitar en mi tumba, rrjis canciones y plegarias con une; emoción profunda . . . Conmigo termina todo ...
Página 172 - ZENITH". los latidos de tu gran corazón, cálido y tierno, que ilumina cual sol esplendoroso a través de las brumas del invierno.
Página 40 - La campana de oro y plata en las noches encantadas, da su fresca serenata a las brisas perfumadas. La campana, la campana de platino y de cristal...
Página 101 - Tierra noble y generosa para todo el que a tí llega; gente franca y bondadosa que en su mano cariñosa todo el corazón entrega! No cantaré tu pobreza ¡oh Moquegua idolatrada! Cuna fuiste de grandeza y hoy dormida en tu tristeza...

Información bibliográfica