Imágenes de página
PDF
ePub

altas, y tan fuertes los golpes del Mar, que nos fue imposible levar. Fuè, pues, precio cortar el cable, para aprovecharnos del Sud Sud-Ete, batante fuerte para vencer las corrientes, que nos eran contrarias. Ete partido, aunque tan neceffario, nos ponia en otro extremo. Teniamos folamente dos pequeñas ancoras, y un pedazo de cable de quarenta y cinco brazas de largo. Defde el principio de la tempetad havia caido la antena grande fobre el puente del Navio, con un trozo como de quince à diez y feis pies del arbol mayor. Se izó la vela grande, y fuimos à bufcar algun aylo lo largo de la Cota. Ninguno de los Pilotos conocia la playa , y hallandonos muy inquietos, avitamos azia Mediodia una Barca grande, que viento en popa fe acercaba à nofotros. Eran algunos vecinos de Nar/apour, que iban à Ganjam. Nos dixeron, que etabamos como de ocho à diez leguas de ete Puerto, y con mucho agrado amaynaron para eperarnos. Haviendo llegado à la vita de Ganjam a 2 6, de Septiembre, nos vimos precifados à echar ancla feis leguas mas abaxo, en

quince brazas de agua. Alli quedamos el dia figuiente en un futo continuo , por razon del mucho fondo, poco cable, y debilidad de nuctra ancora. Hicimos feñal para pedir focorro, tiramos el cañon, y tremolamos el pavellon; pero nadie parecia. Ademàs del peligro en que eftabamos de naufragar, fi el viento crecia, nos quedaban folamente de proviiones, un poco de arroz, y algunos pecados medio corrompidos, En eta extrema necesidad , sesino 13.

biar à tierra al primer Piloto, y a un mozo metizo. Como no teníamos equife, fe puieron fobre una balfa, y à fuerza de remo procuraron ganar la orilla para ir a Ganjam , y pedir un Piloto, que nos entraffe en el Puerto, con el primer tiempo favorable, y unas Chalupas llamadas Chelingues. Etas etàn hechas de tablas, unidas entre si con juncos, y fon muy dóciles, y no fe rompen quando tocan à una Barra. Fueron à parar los dos qua. tro leguas mas abaxo fobre unas rocas , en las quales paró la balfa y depues de muchos riegos, llegaron en fin a tierra con los pies enangrentados de tal manera, que necesitaron de tres dias para fubir à Ganjam, no ditando mas de quatro leguas de allí.

Los que haviamos quedado en el Navío, etabamos eperanzados, que el dia figuiente nos traerian focorro, y viveres; pero palandoe dos dias fin recibir noticia fuya, no dudamos que huvieen perecido en el Mar, ô que fe los huvieen tragado los Cocodrilos. El dia 28. avitamos un Catimaron, ô dos, ô tres piezas de madera ligera unidas entre si, conducidas por dos pecadores, que en derechura venían a no otros dede la playa. Luego que llegaron à bordo, nos complimentaron , en nombre del Governador Gentil, y de un Capitan Inglès, que nos ofrecian fus fervicios; pero nada nos podian decir de politivo fobre la fuerte de nuetro Piloto. Los depedimos con toda diligencia, con Cartas para los dos Cavalleros dichos, dandoles gracias por fu atencion , y pidiendoles un prompto focorro.

El dia figuiente vimos alir por la boca del Rio

R 2. Ull

un Chelingue, ô Barca grande, que en poco tiempo llegô à nuetro bordo. Nos traia à nuet ro Piloto

con feis buenos Marineros del Pais, que nos embia

ba el feñor Simond, Inglès, Comerciante grande en

Ganjam. El Piloto, depues de contarnos fus aven

turas , nos confolò mucho, dandonos cuenta de l
guto con que el feñor Simond nos queria favore-
cer , y las ordenes que havia dado, para que en
la olilla vecina tuvieemos carruages, que nos
llevaffen con conveniencia à Ganjam. Los epe-
ramos hafta pueto el Sol, y luego fupimos, que
un accidente no previto havia llamado fu aten-
cion à otra cofa.
Con animo de vèr de mas cerca nuetro Na-
vio , havia hecho un partido de caza, al qual con-
vidô à un Piloto Dinamarquès , Maetre de un
Navio Armenio. Con dificultad admitió el Dina-
marquès el combite: al parecer tenia algun pro-
notico de fu dedicha. Paflando cerca de un E-
tanque, tirò al buelo el feñor Simond à un paja-
ro grande, el qual herido, fuè à caer en un arro-
yo, que entra en el Rio un poco mas arriba de la Ciu-
dad de Ganjam. Acudió el Dinamarques , y cami-
nando fobre la orilla, que etaba mojada, fe le fuè
el pie, y cayó en el agua puntualmente en el pa-
rage unico donde tiene clarroyo de diez à doce
pies de profundidad, porque en todas las demàs
partes fe puede vadear. Corrieron aprifa el feñor
Simond , y fus gentes à focorrer al Dinamarquès;
pero no vieron mas que fu fombrero nadando fobre
el agua, y llevado de la corriente. Lo demàs del dia
lo gataron en bufcar el cuerpo del degraciado, y
eto le impidió embiarnos los carruages prometidos.
Si

[ocr errors]

Si huvieramos podido preveer ete contratismpo, huvieramos paado la noche en la Barca, que havia quedado en cco fobre la arena de la playa; ero tomamos la refolucion de marchar fiempre azia la Ciudad, en la confianza de encontrar el carruage que eperabamos. Tuvimos que caminar quatro leguas grandes por caminos, que una arena movediza hacia muy incomodos, y havía que pafiar un Rio ancho, y profundo : llegamos muy fatigados à fu orilla, y no havia Barca para palarlo , ni cafa donde podernos retirar. Haviendo eperado largo tiempo, vino en fin un Inglès, embiado por el feñor Simond, que nos conducia dos Darcas , y nos informó de la pefadumbre, y embarazo, que à fu amo havia caufado la degracia del Dinamarquès.

El primer día de Octubre llegamos à cafa del feñor Simond, y nos recibió con toda la urbanidad, que podiamos eperar de un hombre de circunfancias , y merito , y nada omitió de lo que podia conducir , para que olvidafiemos nuetras fatigas pafladas. Me obligó a tomar fu proprio quarto, en tanto que hacia de embarazar una cafa, que le fervía de Almacen , para hopc darcs à todos en ella. Etaba la Ciudad tan llena de gente, que no e

hallaba una cafa vacia. Ganjam es una de las Ciudades mas comerciantes, de de Madràs à Bengala : todo efià alli en abundancia, y el Puerto es muy comodo. Las mas baxas mareas tienen en fu entrada cinco, ô feis pies de agua, y nueve, ó diez en las mareas altas. Se contruyen allí muchos Navios, y a poca cota. SContamos noventa y ocho Navios de tres palos

cosas

-

echados fobre la ribera, y vimos unos diez y ocho, que fe contruian a un mimo tiempo. La facilidad,y abundancia del comercio huviera fin duda atraido aqui las Naciones de Europa, fila embidia medrofa de fus habitantes no e huviera opueto à fu etablecimiento. Etos Pueblos, bien que vaallos del gran Mogol, imaginan confervar fu libertad, porque etan en pofesion de no tener en fu Ciudad Governador Moro. No obtante , de quatro, ô cinco años à eta parte, permiten que los Moros vivan en ella; pero etan fiempre alerta contra ellos, y mucho mas contra los Europeos. Quifo el Señor Simond , dos , ö tres años hà , cercar fu cafa con una tapia de ladrillo ; y al intante mandaron el Governador, y los vecinos , que celafe la obra. ,, Conocemos muy bien, dicen , el genio de los ,, Europeos; y files permitieramos fervire de la,, drillos para fabricar fus cafas, preto levanta,, rian Fortalezas. Por eta razon, en toda la Ciudad no hay de ladrillo mas que un Templo eaciofo de Idolos, y la cafa del Governador Gentil. Todas las demas cafas on de una tierra pegajoa, dada de cal por adentro, y por afuera, y cubiertas de paja, y junco, que es precio renovar de dos en dos años, lo qual es muy in

comodo. La Ciudad es medianamente grande, fus calles etrechas, y mal dipuetas, el Pueblo es muy numerofo. Età fituada en la altura de diez y nueve grados, treinta minutos al Norte, fobre una pequeña elevacion , orilla del Rio, y à un quarto de legua de fu embocadura. Doce años ha era mas confiderable por fus riquezas, y por el nu

« AnteriorContinuar »