Imágenes de página
PDF
ePub

3 monias de estos Chriftianos: que no tuvieron di ;ficultad en alterar, y corregir sus Missales : que la 5 reformacion hecha por los Missioneros en la creen5 cia, y ceremonias de estos Pueblos , fueron he' chas sin razon,y con poco juicio. Son palabras del

mismo Autor critico. Se le podrìa preguntar , en , què funda lo que dice , y què pruebas tiene? pora , que ninguna produce; li ha visto los Libros de

los Thoineenses antes, y despues de su correc, cion , y si los carèo entre sì ? Si restablecer el uso 's de los Sacramentos casi abolido , prescrivir fu legitima materia , y forma , es introducir novedad ? Si substituìr verdadero pan en lugar de muñuelos car lientes , y vino de uvas en lugar del que se faca de la palma , por materia de la Eucharistia , es • obrar con poco juicio ? Si abolir la costumbre de

excomulgar al Papa San Leon , hacer commemoracion de muchos Heresiarcas , como de Santos,

prohibir a los que no tienen caracter , que impon• gan las manos en la consagracion de los Obispos, , y en la ordenacion de los Sacerdotes , y assi de

otras muchas cosas, es hacer mudanzas sin motivo, y sin razon ? En fin , si quitar de sus Missales

errores grosseros, y la Heregia Nestoriana en ter, minos formales , es echarlos à perder? No ha havido empreffa tan gloriosa, y tan dificil, executada con tanta constancia,y acierto, como la reformacion de la Iglesia de los Thomenses.Los Obispos de Indias en los Concilios de Goa, y el Arzobispo de Goa en el de Diamper,assistidos de los mas habi

les Theologos (porque los hay en las Ordenes Reli, giosas en Indias, tan sabios como en Europa ) examinaron con madurez la creencia Nestoriana ; y

[ocr errors]

, lo que tuvieron por conveniente reformar, Ico » guramente merecia ser condenado.

Acaba la Mission de Madurè de perder, en el j Padre Martin uno de sus mas antiguos Missionċros. Havràn leido Vs.Rs. con gusto muchas Cara tas suyas en esta Obra , y tengo que comunicarles , otra del mismo Padre. Vino à Francia à negocios de la Mission, y passò à Roma : se hallò allì quando se equipaban las Galeras del Papa en Civita , Vechia para socorrer à Corfu. Haviendo su Sana

cidad encargado à los Jesuitas , que hiciessen Milfion en las Galeras , el Padre Martin , aunque ena , ferino , se ofreciò à partir el trabajo con los otros , Missioneros. Eligiò para sì el Hospital de los For, zados , y se empleó en servicio de los desdichaa

dos con tan rara caridad , que informado el Santo , Padre , hizo el elogio de su zelo. Bolviò à Roma, , para assistir à la Bcatificacion de San Juan Fran

cisco Regis , y distinguiendole entre todos su San, tidad , le mostrò pablicamente quan contento esta, ba de lo que havia trabajado en Civita Vechia , y ,

le diò orden de bolver allà lin dilacion , para pero feccionar la obra , que havia comenzado. Bolviò , en efe&to , y sin medida alguna se entreg) à los , excessos de su zelo en un Lagar , que havian hecho , muy contagioso los tabardillos ,

calenturas ma, lignas. Siendo de una constitucion robusta, no pudo , resistir à tantas fatigas , ni à la malignidad de un , ayre apestado. Le obligò una fiebre pestilencila

à bolver à Roma para ponerse en cura , y muriò , poco despues de su llegada , lleno de consuelo, y

de meriros. Tuvo la fortuna de recibir antes de su muerte la bendicion Apotolica , que le embiò su

San:

у

[ocr errors]
[ocr errors]

; Santidad. Tres dias antes de su muerte le hallaa ron los Medicos sin calentura , y le creyeron fue

. , ra de peligro. Solo el Padre era de otro parecer,

y se cree, que Dios le revelò su cercana muerte. Tres dias , dixo el Padre à una persona de confianza , me faltan para purgar mis pecados: yà ef, toy dispuesto à comparecer delante de mi Sobe, rano Juez. Toda mi confianza consiste en su infinita misericordia. Declarò al mismo confidente,

,

havia veinte y cinco años, que pedia à Dios

, que

dos gracias , la de morir por la salvacion de las almas , y la de recibir los ultimos Sacramentos. , Le fueron concedidas : bien que no perdió la vida à mano de los Barbaros , porque muriờ vi&tima . de su caridad.

, Estaba el P. Martin dotado de todos los talentos ;proprios de un Apostol: una complexion robusta, y, activa:un exterior modesto , y recogido : un genio. excelente : mucha habilidad en la Theologia , y. Mathematicas : una memoria felìz para aprender muchas lenguas, cran en parte su caracter. Sin hablar de las Lenguas sabias , poffeìa la Turca , la , Persa , la Arabe , Portuguesa, y la que se habla , en Madurè. En fin , unia un valor intrèpido en los , mayores peligros à un ardiente želo de la salva

cion de las almas. Un solo caso lo darà bien à , conocer. El Navio que le llevò à Indias ,con otros

cinco Jesuiras, fuè acometido de la mas terribic, tempeftad. Todos estaban consternados , siendo

sus semblantes un vivo retrato del fusto de una , muerte cercana. Solo 'el Padre Martin estaba foffegado en tanta afliccion, y animaba à sus compañeros : Buen animo , Padres mios, les decia : està

,

[ocr errors]

Dios contento con nuestra buena volunrad, S1 ; quiere que aqui acabemos el sacrificio de ngela

tras vidas, por que no lo hemos de estar 10sotros?

Otra pérdida grande ha tenido la Mission de , las Indias, y fuè llorada aun de los Idolatras. Mu

riò el dia u. de Junio de 1715. el Ilustrissiino , Layncz , Obispo de Meliapor, antiguo Missionero de Madurè, en el octavo año de su Obispado. Juntaba este Prelado en su persona todas las virtue des Religiosas, y Epifcopales. Havia entrado de , cdad de quince años en la Compañia , y conservò , en ella hasta el ultimo suspiro la inocencia de

costumbres , que en tan tierna edad havia traida , à la Rcligion. Era sumamente delicado de con

ciencia , y inuy dado à la oracion. Emplcaba en ella cada dia el tiempo prescrito à los Eclesiasticos , y añadia otras muchas horas. Su amor à la pobreza le privaba de las cosas mas necesarias, > y distribuia entre los pobres casi todo lo que se

le daba para mantener su Dignidad. Siendo Obis , po, y andando continuamente visitando su Obiss pado, nunca dexò de guardar la abstinencia ris , gurosa de los Missioneros de Madurè. Cinquen

ta mil Infieles bautizados de su mano, muchos mas , confirmados , todas las Provincias, desde el Cabo de Comorin hasta los confines de la China , visitadas , son pruebas seguras de su zelo , y pastoral

vigilancia. Acababa de visitar las Iglesias del Rey, no de Bengala , y se havia retirado à nuestra Cala , para hacer los Exercicios , quando fuè acometido , de fu ultima enfermedad. Fuè enterrado en s nuestra Iglesia; y un increible concurso de Pueblo, Tom.VIII,

99

, con

[ocr errors]
[ocr errors]

; con sus lagrimas , y suspiros , hizo fu funebre , elogio.

Se leeràn con gusto las dos Cartas del Padre De ,Entrecolles sobre los materiales, y modo de fabricar la bella Porcelana de la China , tan estimada en todos los Paises del mundo : què sabemos fi algun curioso habil querrà, à fuerza de experiencias, imitarla, ò por lo menos perfeccionar el vidriado , y loza de España : lo que seria de grande , utilidad , è impedirìa la extraccion de quantiosas fums de dinero.

9

La Carta del Padre Bouchet nos presenta un paralelo completo entre la doctrina de los Indios,y la opinion de los Pythagoricos , y Platonicos sobre la Metempsycolis , ò transmigracion de las almas. Es de estrañar, que un systema tan absurdo , y extra, vagante, haya sido adoptado por tantas , y tan di, ferentes Naciones ; pero no tenemos que admirar, , que haviendola adoptado, defiendan una opinion , tan absurda con las Fabulas mas grosferas , y mas. , desconcertadas.

Qualquiera que oyere à los Bramenes, que son los sabios de las Indias, dår sèriamente tan ridiculas imaginaciones, por pruebas ciertas de este dogma de su Theologia , seria muy inclinado à , creer, que los Maestros, y los Discipulos estàn del todo faltos de juicio , y de inteligencia; pero si contderamos

, que los primeros Genios del Paga, nilino, como Pythagoras, Platon, y muchos otros, , cuyas obras son la admiracion de los siglos, han

dado en los misinos errores , y extravagancias, fe, hará mais justicia à los pobres Indios , y se concluira solamente, que el entendimiento humano,

opor

« AnteriorContinuar »