Imágenes de página
PDF
ePub

Tienen cuidado de colocar enmedio del horno las filas de la Porcelana mas fina : en el fondo las que fon menos finas : en la entrada las que fon algo fuertes de color, y compuetas de una materia , en la qual entra tanto Pe-tun-t/e, como Kao-lin, y à las quales fe dà un aceyte hecho de la piedra, que tiene manchas un poco negras, ô coloradas, porque tiene mas cuerpo ete aceyte que el otro. Todas etas filas etan puetas muy cerca las unas de las otras, y atadas por lo alto, por lo baxo, y por enmedio con algunos pedazos de barro, de manera, que la llama tenga palo libre para infinuarfe por todas partes igualmente : y acafo la vita, y deftreza del Artifice firven en eto mas que en otra cofa , para falir con fu emprea, y evitar ciertos accidentes muy parecidos a los que caufan obtruc

ciones en el cuerpo viviente. No toda tierra es à propofito para las caxas, en que ponen la Porcelana : firvenfe de tres epecies de tierra : la una es amarilla , y comun: de eta es la mayor parte, y la vafa de la caxa : la otra fe llama Laotou, y es una tierra fuerte: la tercera es una tierra olcoa, llamada 2 eoutou. Etas epecies de tierra fe facan en cl Invierno de ciertas minas muy profundas , en las quales no fe puede trabajar en tiempo de Verano. Si puieran partes iguales, las caxas durarian largo tiempo; pero ferian algo mas cotofas. Las traen ya hechas de un lugar grande, que età baxando el Rio, a una legua de Kingte-tching. Antes de etàr cocidas fon amarillas; pero etando cocidas fon de color encarnado muy obcu

IO,

ro. Como vàn à ahorrar, la tierra amarilla es el ingrediente principal, y asi no duran las caxas mas de dos, ô tres hornadas, y rebientan enteramente. Si folamente fon hendidas, ô poco abiertas , las rodean con un mimbre: ete fe quema, y la caxa puede fervir aquella vez, fin que padezca la Porcelana. Se debe tener cuidado de no llenar toda una hornada de caxas nuevas, que no hayan fervido ; la mitad de ellas ha de fer viejas. Etas fe ponen en lo alto, y en lo baxo , y - enmedio de las filas fe colocan las nuevas. Antiguamente, fegun la Hitoria de Feouleam, todas las caxas fe cocian à parte en un horno, antes de fervire de ellas para la Porcelana: fin duda que entonces atendian menos al ahorro , que à la perfeccion de la obra. No fucede lo mimo en ete tiempo, y creo que proviene de haverfe multiplicado cai infinitamente

el numero de Fabricantes de Porcelana. Siguefe ahora hablar de la contruccion de los hornos. Los ponen en el fondo de un vetibulo, que firve como de fuelles, y de parage por donde fe decargan. Tiene el mimo uo que la bobeda de un Fabricante de vidrio. Son ahora dos hornos mas grandes que antiguamente, fegun el Libro Chino; porque entonces tenian folos feís pies de altura, y anchura ; y ahora tienen dos brazas de altura, y cafi quatro de profundidad. La bobeda, como tambien el cuerpo del horno, es de fuficiente gruelo para poder andar encima, fin fentir el fuego. Eta bobeda, por la parte interior, ni es chata, ni formada en punta: và alargandofe, y fe etrecha à proporcion de fu cer

Ca

cania al repiradero grande, que età en una de las extremidades, y por donde falen torbellinos de llamas, y humo. Ademas de eta boca, tiene cl horno en fu parte fuperior cinco pequeñas aberturas, que podemos llamar fus ojos: los tapan con pedazos quebrados de cantaro, de manera que cooperen , y ayuden al ayre, y lumbre del horno. Por etos ojos fe conoce fi la Porcelana eta cocida: fe detapa el que eta un poco antes del repiradero principal, y con unas tenazas de hierro fe abre uno de los caxones. Quando en el horno el fuego età claro, y todas las caxas etan hechas un acua , y principalmente quando los colores tienen toda fu brillantez, età la Porcelana en fu punto: entonces fe difminuye el fuego, y por un poco de tiempo tabican del todo la puerta del horno. Tiene ete en toda fu anchura un hogar profundo, y ancho de uno, u dos pies; fe pala fobre una tabla para entrar en la capacidad del horno, y coordinar la Porcelana. Encendida la lumbre del hogar, fe tabica al intante la puerta, y fe dexa folamente un requicio necefario para echar adentro pedazos de leña de un pie de largo, pero no gruefos. Calientan al principio el horno por un dia, y una noche: luego alterñandofe dos hombres, fin celar, echan leña en el : para una hornada queman por lo comun hata ciento y ochenta cargas de leña. Si juzgaemos de eta cantidad,egun el Libro Chino, no deberia fer fuficiente; porque dice, que antiguamente fe quemaban docientas y quarenta cargas de leña, y fe añadian otras veine, i el tiempo era lloviofo: fiendo asi que los Tom.VIII. N hor

hornos eran la mitad mas pequeños que ahora. Mantenian en el horno un fuego lento por fiete dias, y fiete noches: al octavo dia hacian un fuego muy vivo; y es de notar, que ya etaban cocidas à parte las caxas de la menuda Porcelana antes de entrarlas en el horno; y asi es precifo decir, que la antigua Porcelana tenia mas cuerpo que la moderna. Tambien practicaban otra coa, que oy dia no ufan: quando no quedaba fuego en el horno para las piezas grandes de Porcelana, no quitaban el tabique de la puerta hata palados diez dias, y cinco para las pequeñas piezas: verdad es, que tardan algunos dias en abrir el horno, y facar las piezas grandes, porque fin eta precaucion fe romperian; pero , en quanto à las pequeñas , fi fe apagó la lumbre al anochecer, las facan la mañana figuiente ; queriendo fin duda ahorrar leña para otra hornada. Como la Porcelana fe faca ardiendo, el Artifice fe vale para manejarla de unas largas vendas, que lleva pendientes de los ombros. Me maravillè mucho quando fupe, que haviendofe quemado en un dia en la entrada del horno hata ciento y ochenta cargas de leña, al dia figuiente no fe encontraron cenizas en el hogar. Es precio que los trabajadores etén bien acotumbrados al fuego dixeronme, que mezclan fal con fu thè, para poder tomar quanto quieran, fin que les haga mal. No comprehendo cómo una bebida falada pueda quitarles la fed. Depues de lo que acabo de referir , nadie debe admirar, que en Europa fea tan cara la China; y mucho menos fabiendo a que demos d

la ganancia grande de los Comerciantes Europeos, y la de fus Comisionados. Chinos , rara vez fucede, que una hornada fe logre enteramente: que muchas veces e pierde toda ella y mirando à que tambien muchas veces abriendo el horno , fe hallan las Porcelanas , y las caxas convertidas en mala dura como un peñaco, y a que un fuego demafiadamente vivo, o las caxas, fi fon de mala calidad, pueden arruinarlo todo. De mas de clo, no es facil arreglar el fuego que fe hl de aplicar tambien la calidad del tiempo, de la materia en que obra, y la de la leña, mudan en un intante la accion del fuego. Y asi, por un Artifice, que fe enriquece, ciento fe pierden ; y no por efo dexan de probar fortuna, lifongeando e con la eperanza de poder juntar caudal, con que mantener una Tienda de Mercader.

Por otra parte, la Porcelana que fe tranporta à Europa, fe hace cafifiempre fobre modelos nuevos, frequentemente raros, y dificultofos de executar. Por poco defectuofa que fea, los Europeos, que todo lo quieren perfecto, la dexan en manos de los Artifices, los quales, por no fer del guto de los Chinos, no le pueden dar falida: por configuiente, las piezas que compran los Europeos, llevan en si el gato de las otras, que no quieren tomar.

Segun la Hitoria de Kingte-tching, la ganancia que antiguamente fe hacia, era mas confiderable que la que ahora fe logra. No dexa de tener fu dificultad, porque no fe vendia, ni con mucho, tanta Porcelana, en Europa. Hago juicio, que efto proviene de etar ahora mas caros los viveres: de etar las montañas vecinas de eso

N2. (¿

« AnteriorContinuar »