Imágenes de página
PDF
ePub

compone tomando fiete dragmas de blanco preparado, como yà tengo dicho, à las quales fe añaden tres dragmas de encarnado, hecho de caparroa. Todos los colores aplicados à la Porcclana yà cocida, y dada del oleo, no parecen verdes violados, amarillos, ni encarnados, hata depues del fegundo cocimiento. Dice el Libro Chino, que los diferentes colores fe aplican con el albayalde, falitre, y caparrofa. Los Chritianos , que trabajan en la Fabrica, no me hicieron mencion fino del albayalde, que fe mezcla con el

color, quando ète fe diluelve en agua engomada. Lo encarnado hecho al oleo fe prepara mezclando el color roxo, llamado Tomloubum , ö el encarnado, de que acabo de hablar, con el azeyte ordinario de Porcelana, y con otro hecho de piedras blancas, y preparado como la primera epecie de azeyte. No han podido decirme la cantidad del uno, y otro azeyte, ni quinto encarnado entraba en fu mezcla ; pero unas quantas experiencias podran de cubrir el fecreto. Dexan depues fecar la Porcelana, y la cuezen en cl horno comun. Si depues del cocimiento fale puro, y brillante el encarnado , fin que parezca en ello la menor mancha, fe ha llegado a la perfeccion del arte. No refuenan etas Porcelanas quando e

les dà golpes.

La otra epecie de encarnado à foplos fe hace asi : Haviendofe preparado el encarnado, toman un cañuto, cuya boca cubren con una gafa muy apretada : aplican fuavemente la boca del cañuto obre el color, con que fe empapa la gafa, y depues foplan con el cañuto contro lo oor

- CC

celana, que fe llena toda de punticos colorados. Efla epecie de Porcelana es mas cara, y mas rara que la precedente , porque es mas dificil de hacer, i fe han de guardar todas las proporciones necefarias. La Porcelana negra tiene tambien fu valor, y belleza: la llaman Oumien. El color negro es aplomado, y femejante al de nuetros Epejos Utorios: el oro que fe añade, le da nueva hermofura. El color negro fe da à la Porcelana etando feca, y para elo mezclan tres onzas de azul con fiete de azeyte ordinario de piedra. Enfeñara la experiencia quanta ha de ¿ precifamente la mezcla, para que fea el negro con mas, ò menos fondo. Secando e el color, cuezen la Porcelana: entonces aplican el oro , y buelven à cocerla en un horno particular. Aqui tambien fe hace una Porcelana, que antes no havia vito. Toda ella età agujereada, y como una feligrana, quedando enmedio una copa fuficiente para contener el licor, y la copa hace una mima pieza, con la que es de feligrana. He vito otras Porcelanas, en que las Señoras Chinas, y Tartaras etaban pintadas al natural : el ropage, color, y facciones de la cara, todo era exquiito. De lexos parecia un emaltado. Es de notar, que quando fe dà folamente de azeyte de piedras blancas à la Porcelana, es tenida aqui por una epecie particular, que llaman T/ouiki età toda japeada, y cortada de todas maneras con infinitas betas. De le

xos parece que età quebrada , quedando todas

las

las piezas en fu lugar, y fe parece à una obra
¿? El color que preta ete azeyte es de
blanco ceniciento. Si la Porcelana tira a azul, y
la dan efte azeyte , parece, quando el color età
feco, igualmente cortada, y japeada. -
Quando fe quiere aplicar el oro, lo muelen,
y difuelven en el fondo de una Porcelana, ha-
ta que fe vea debaxo del agua una pequeña ca-
a de oro. Lo dexan fecar, y quando van à fer-
vire de él, lo diluelven por partes en una can-
tidad fuficiente de agua engomada. Con treinta
partes de oro fe mezclan tres de albayalde, y fe
pega a la Porcelana de la mima manera que los
colores.
En fin, hay otra epecie de Porcelana, que
fe compone de la manera figuiente: La dan un
barniz ordinario, la poncn à cocer, luego la pin-
tan de varios colores , y la dan otro cocimiento.
Algunas veces refervan de propofito la pintura
para depues del primer cocimiento: otras veces
fe valen del fegundo cocimiento para tapar las
faltas de la Porcelana, aplicando los colores en
los parages defectuofos. No dexa de gutar à
muchos eta Porcelana, asi cargada de colores.
Por lo comun fucede, que con el tacto fe per-
ciben defigualdades fobre eta epecie de Porce-
lana, ô por la poca habilidad del Artifice, o por-
que ha fido necefario para fuplir a las fombras
de la pintura, ó porque intentaron tapar los de-
fectos del cuerpo de la Porcelana. Secandoe la
pintura, y tambien la doradura, fe amontonan
las Porcelanas, y poniendo las piezas pequeñas
en las grandes, fe colocan con orden en el horno:

E

Etas epecies de hornos, quando fon pequeños, pueden fer de hierro; pero por lo comun fon de barro. El que yo he vito era tan alto como un hombre, y cafitan ancho como nueftros mayores toneles de vino. Se componia de muchas piezas del mifmo material, con que hacen los caxones para la Porcelana. Tenia grandes pedazos del gruelo de un dedo, altos de un pie, y largos de pie y medio : antes de ponerlos à cocer, les havian dado la figura conveniente, para que fe puieen redondos. Los havian pueto unos fobre otros, y con buena argamaa. El fuelo del horno etaba levantado de tierra como un medio pie, y apoyado fobre dos, ó tres filas de ladrillos gruelos; pero de poca anchura. Al rededor del horno havia una tapia de ladrillos bien arga mafados, el qual tenia en la parte inferior tres , o quatro repiraderos, que fervian como de fuelles para el fogón. Dexaba ete cercado como medio pie vacio hata el horno, fino es en tres, ö quatro parages, que etaban llemos , y le fervian como de etrivos. Pienfo que en un mimo tiempo fe levanta el horno, y el cercado: de otra manera no pudiera fotenerfe el horno. A ete llenan con la Porcelana, que quieren cocer fegunda vez, amontonandola , y poniendo las piezas pequeñas en las grandes, como queda referido. Etando yà todo eto hecho, cubren lo alto del horno con piezas de barro , femejantes à las que tienen cotados. Encaxandofe etas piezas las unas en las otras, las unen etrechamente con cal, ö barro muy blando. En el medio dexan preciamente s- ll 13,

una abertura, no para conocer quando età cocida la Porcelana. Encienden luego gran cantidad de carbon debaxo del horno, y fobre la capa con que fe cubre, cuyos pedazos arrojan en el trecho, que hay entre el recinto de ladrillo, y horno. La abertura que età en la parte fuperior del horno, fe cubre con un pedazo de cantaro quebrado. Eftando muy encendido el fuego, regitran de quando en quando por el agujero; y viendo la Porcelana brillante , y pintada de colores vivos, y

encendidos, quitan la lumbre, y facan la China. En quanto à los colores, que fe incorporan en la China yà cocida, y barnizada con el albayalde, al qual, fegun los Anales de Feouleam, fe añadia antiguamente falitre, y caparroa, me ha venido al penamiento, que fi empleaffen tambien el albayalde en los colores con que pintan las tablas de vidrio, y fi depues les dielen fegundo cocimiento, el albayalde asi ufado, quiza podria retituirnos el fecreto, que antiguamente havia de pintar el vidrio, fin quitarle fu tranparencia. Sola la experiencia podra certificarnos de la ver- ,

dad de mi penamiento.

Ete fecreto que hemos perdido, me trae à la memoria otro, de cuya perdida fe lamentan los Chinos. Tenian el arte de pintar en los lados de una Porcelana peces, y otros animales, que no fe percibian, fino fe llenaba la taza de algun licor. Llaman à eta epecie de Porcelana Kiat/m, que quiere decir, azul pueto en prenfa, por el modo con que incorporaban ete color. Vea V. R. aqui lo que les queda de ete fecreto. Puede fer que en Europa dea en lo que ignoran los ChiTom, VIII. M 11OS.

« AnteriorContinuar »