Imágenes de página
PDF
ePub

Catañas, Datiles, y algunas epecies de Criadillas de tierra , &c. Pueblan el Pais infinitas Naciones Barbaras, principalmente lo largo de fus orillas. Tienen los Portuguefes algunas Colonias azia fu em

bocadura, y fubiendo feicientas leguas Rio arriba,

han levantado un pequeño Fuerte en la embocadura del Rio Negro. En tan dilatado curo,tiene el Marañon de veinte à treinta brazas de agua. Las Misiones etablecidas por los Jefuitas cn los contornos del Rio Marañon fon muy penofas. Entraron en ellas el año de 1658. Su principal refidencia età en la Ciudad de Borja, la qual es como la Capital de la Provincia de los Maynas, ditante trecientas leguas de Quito, y fe etiende la provincia lo largo de los Rios de Pa/faza, Guallaga, y Ucayale. Han temido la dicha muchos de los Misioneros de fellar con fu fangre las verdades del Evangelio, que han predicado en etas tierras infieles. Entre otros, mataron los Barbaros al Padre Francico de Figueroa, cerca de Guallaga,en el año 1 666. al Padre Pedro Suarez, en el Pais de los Abijay ras, en 1 667. al Padre Agutin Hurtado, en el Pais de los Andoas,en 1677. al Padre Henrique siciler, en los Piros, en 1695. y en ete año de 17o7. fe ha confirmado la noticia de la muerte del Padre Nicolas Durango, muerto por los Infieles en el Pais de los Gayes. El parage donde derramaron fu fangre etós hombres Apotolicos, eta en el Mapa feñalado con una Cruz. El Padre Ricaler, uno de los ultimos Misioneros, que coronó Dios con tan gloriofa mucrre, hayia nacido el año de 1653. en Cosau, Poodad

de

de dicz y feís años entrò en la Compañia. Todo el tiempo que enfeño las bellas letras, y que hizo fus etudios de Theologia en la Provincia de Bohemia, donde havia fido recibido, anheló por la Miffon de Indias, à la qual queria dedicarfe, con la efpcranza de alcanzar del Señor la gracia de verter fu fangre por la Fe. Llegó à tan trabajo a Mision en el año de 1 684. Empleó a los principios fu zelo entre los Pueblos de los Maynas ; y depues fuè embiado à las Naciones Infieles , que habitan las orillas del gran Rio Ucayale. Alli trabajó doce años, con tanto fruto, que formó nueve Lugares poblados de muchos Chriftianos, que vivian con gran pureza de cotumbres.

Seria dificil explicar las fatigas, y penalidades que padeció, ô para aprender las lenguas Barbaras de etos Pueblos, o para hacerles entender , y abrazar las maximas del Evangelio. En los doce años de fu Mision, hizo mas de quarenta excurfiones lo largo del Rio, fiendo la mas corta de ellas

de mas de docientas leguas, y en ellas tenia que

penetrar, y hacerfe pafo por epeas felvas, y atravelar Rios fumamente rapidos. Apenas fe puede concebir còmo un folo Misionero , encargado de tantas almas, haya podido hallar tiempo para andar por Payes, tan apartados los unos de los otros, y por caminos tan impracticables, que muy a menudo es caminar mucho, el andar una media legua en todo un dia. En todos fus viages fe abandonaba enteramente à la Divina Providencia, en quanto à las necesidades de la vida, fin llevar jamas configo proviion

alguna. Marchaba con los pies defcalzos por fendas

das fembradas de zarzas, y epinas, expueto a las mordeduras de infinitos infectos vencnofos, cuyas picaduras caufan ulceras, que hacen peligrar la vida. Lo han experimentado muchos caminantes, por mas precauciones, que hayan tomado para defendere de la perfecucion de etos pequeños animales. Se hallo el Padre muchas veces tan falto de las coas neceilarias, que por no tener un pedazo de alguna tela para cubrire, tenia que andar medio denudo, ô reducido a hacerfe a si mimo una ropa de cortezas, y ramas de palma, que mas fervia de apero filicio, que de vetido. Sin embargo, no contento con los rigores infeparables de u vida Apotolica, afligia todos los dias fu cuerpo con nuevas mortificaciones. Su ayuno era continuo, y muy rigido. En fus mas largos viages vivia folamente de yervas, que hallaba por los campos , y de raices filvefres. Era un gran regalo quando podia tener algun pececillo. Vida tan penofa, y mortificada , pedia una muerte muy fanta: asi fue , y con ella premio Dios fus trabajos. Havia muchas veces procurado convertir à los Xibares, pero fiemp e in futo. Son Pueblos naturalmente feroces, e inhumanos, que viven en montañas inaccesibles. Los Epañoles, con animo de fujetarlos a la Fe, havian en otro tiempo edificado en fu Pais una Ciudad, llamada Sogrona; pero no haviendo podido vencer, ni refiftir a las crueldades , que exercian eftos Infieles, fe vieron precifados à detruiza. Don Matheo, Conde de Leon, Prefidente de la Audiencia Real de Quito, hombre nacido para grandes emprelas, y lleno de zelo d

la converion de los Idolatras, formó el Proyecto de embiarles otra vez Misioneros. Confirió de elo con el Obipo de Quito, y con el Virrey del Per , quienes le dieron palabra de apoyar con fu autoridad una obra tan fanta. Pidieron a los Superio es, hombres capaces de executar una emprella tan ardua, y peligroa : y para no exponer temerariamente a los Misioneros, quifieron que aliefen acompañados de algunos Indios convertidos à la Fe, que les firvieden de ecolta. Fueron ecogidos para la expedicion los Padres Richler, y Gapar Vidal. Partieron con gozo, y bien que la experiencia de lo palado les daba poca, o ninguna eperanza por lo venidero, fe tuvieron por bien pagados de fus trabajos con el merito de la obediencia.

Lo que havian previto, fucediò. Sus indecibles fudores, y trabajos de cinco años, apenas produxeron fruto alguno. Los Indios convertidos, que à los Misioneros fervían de ecolta, fe canaron de tantas marchas, y navegaciones penolas. Llegaron à las quexas, y a las murmuraciones. Diputaron en fecreto algunos de fu Tropa a Quito, pidiendo que fue en llamados, o por lo menos les fue le embiado otro Misionero de edad muy abanzada, à quien nombraban, en lugar del Padre Richler: alegando, que no podian refitir mas a tantos trabajos, ni aguantar el zelo infatigable de dicho Padre. En fin, viendo que no fe daban prifa de fatisfacer à fu fuplica, tomaron la refolución de librarfe del Mifionero, y para colorear fu particular fedicion, infpiraron fu odio, y averion à algunos Pueblos vecinos, de quienes pretendian valere para dar la muerte al hombre Apoftolico. Para

Para mayor corona de fu fiervo, permitiô loios, que el Gefe de los que conpiraron contra u vida, fuee el mífmo en quien debia tener mas confianza, Henrique, asi fe llamaba, era un mozo Indio, à quien el Misionero havia criado de de fu mas tiérna edad: le havia bautizado, y pteto fumimo nombre. Le miraba como un hijo querido , ā quien havia engendrado en Jeu-Chrito, y educado en las virtudes Chritianas. Le tenía fiempre configo, le fentaba à fu mea, y fe valia de el en los miniterios Apotolicos. Ete perfido, ovidandoe de tantos beneficios, fe puo a la frente de una tropa de Indios, à quienes havia ganado con enrgdos, para que quita en la vida a u Padre en Jeu-Chrito, y a fu Maetro. Tomó para cumplir fu traycion el víage, que hacia el Padre para convertir à los Piros, y alcanzandole en el camino, le diò el primer golpe, el qual firvió a los Indios de feñal, para que fe echaffen fobre el Misionero, y le quitalen la vida. En el mimo tiempo dieron etos Barbaros la muerte à dos Epañoles, que acompañaban al Padre: uno de ellos era de Quito, y el otro havía venido de Lima. Entraron luego en el Pais de los Chipes, à donde executaron el ultimo acto de fu crueldad en el Venerable Don Jofeph Vazquez, Sacerdote Licenciado, à quien fu zelo, y virtud havia llevado, muchos años havia , ā juntarfe con los Misioneros Jefuitas, para trabajar con ellos en la converfion de los Gentiles. Tal fue el gloriofo fin del Padre Richler, quien haviendo palado de los Climas helados del Septentrion à las tierras abrafadoras de la India OcciTom. VIII. G den

« AnteriorContinuar »