Imágenes de página
PDF
ePub

333 caer alguuas palabras poco decentes. Un Islcío, como de treinta años de cdad , que entendia algo la lengua Mandarina , le reprehendiò fuertemente en presencia de todos, diciendole:Eso no està bien dicho : nosotros tenemos el corazon recto ; ninguno de nosotras se atreveria à bablar , ni pensar de efta. manera : effo no bien, eso no va bien.

Antes de partir de Emoi , nos havian dicho, que havia algunos Christianos en Formosa : tomamos lengua , y ciertamente no los hay entre los Chinos ; pero hay apariencia , que los havia entre los Isleños, quando los Olandeses eran dueños del Puerto. Hemos dado con muchos, que faben la lengua de los Olandafes , leen sus Libros , y escri. ven con sus caracteres: encontramos tambien entre ellos algunos fragmentos de los Libros Sagrados en Olandès. No adoran Idolo alguno, y tienen horror à todo lo que tiene visos de Idolatria : no hacen acto alguno de Religion , ni dicen oracion alguna. No obftante conocimos algunos , que cone fieslan un Dios Criador de Cielo , y Tierra, un Dios en tres Personas , Padre , Hijo, y Espiritu Santo: y que conocen, que el primer hombre se llad maba Adan , y la primera muger Eva : que por ham ver desobedecido à Dios , havian atraido su ira fobre sì,y sobre sus descendientes , y que es necessario valerse del Bautismo para borrar esta mancha. Saben tambien la formula del Bautismo ; pero no hemos podido averiguar si eftàn bautizados.

Los Chinos , que nos servian de Interpretes, nos dixeron , que quando les nace un hijo, tom man agua fria , y la echan sobre su cuerpo ; pero como los Interpretes eran Infieles , y entendian

im

[ocr errors]

imperfectamente la Lengua del Pais, no podemos ser fiadores de lo que cuentan. Parece,por lo que hemos podido sacar de ellos, que no tienen concepto alguno de las recompensas, y castigos de la otra vida ; y assi, es verisimil que no ponen gran cuidado en bautizar à sus hijos. Procuramos , quanto nos fuè possible, enseñarles las verdades mas necessarias de nuestra Santa Religion. Encomendamos en particular a los que nos parecian mejor inftruidos, que repitiessen à sus Paysanos estas verdades importantes, y principalmente que bautizassen à los niños luego que naciessen , caso que huviesse alguna esperanza de enseñarles , quando mayores, los Mysterios de nuestra Santa Fè. Les dexamos la formula del Bautismo, y fuè todo lo que pudimos hacer,

Què dolor , y sentimiento para nosotros , vernos en medio de una tan bella mies , que llegarìa. à ser muy abundante, si tuviera Operarios Aposto-licos , que cultivassen sus campos , y vernos en la necessidad de abandonarlos , sin esperanza de socorro. En las presentes circunstancias, no podemos recibir Operarios de la China. En vano han tentado passar aqui dos , ò tres veces ; pero la puerta està cerrada a los de Europa : solamente la Divina Providencia , ò una comission semejante à la nuestra , puede facilitar la entrada. Si tuviera la Isla algun Puerto àzia su Oriente, nọ avria tanta dificultad. No està el Paìs, que sepamos , sujeto à Potencia alguna , y el caracter que nos hacen de sus habitantes, nada tiene de barbaro. No està el Japón lexos de la Isla ; y si se empeñaran los Miffioneros por estas razones à traer aqui las luces de

la

la Fè , les serìa facil extender su zelo al Poniene te , y à la parte Meridional de la Isla , cuyos Pues! blos sujetos à los Chinos , no distan por partes mas de una legua de las Poblaciones del Oriente. Como la conversion de estos pobres no es obra humana , sino efecto de la misericordia de nuestro Dia vino Maestro , procurèmos alcanzarla con nuestras Oraciones, y

, y buenas obras. No paffa dia alguno, que no me acuerde en el Altar de esta pobre gene te: quiera la Misericordia Divina oir las sùplicas, que le hago por su conversion.

Bien que la Isla Formosa està poco distan té de la China ; sin embargo no tuvieron los Chia nos, segun refiere su Historia, conocimiento de ella hasta el Reynado del Emperador Siuente, de la Di. nastia de los Ming, que bolviendo de Poniente àzia el año de 1430. el Eunuco Ouanfanpao fuè arro. jado à ella por una tempestad. Viendose el Eunuco en una tierra estraña , cuya gente le parecia tan bara bara, como hermoso el Pais , hizo alli alguna mana fion para tomar fengua , è informar à su Señor; pes ro todo el fruto de sus diligencias se reduxo à sacar de alli algunas plantas, y yervas medicinales, de las quales oy dia se firven en la China con feliz exito.

El año quarenta y dos del Emperador Kiatsing, en el año de 1964. el Tou-tou ; ò Gefe de Esquadra , liamado Tut ageou, cruzando en el Mar Orien, tal de la China , diò con un Corsario llamado Lind

o que se havia apoderado de las Islas de Pong-hou , adonde havia dexado parte de su gen . te: era un hombre fiero , y fobervio, ambiciosa de gloria , y. deseoso de gran reputacion. Apenas aviste

al

taokien , que

[ocr errors][ocr errors]

le que

al Chino , quando à velas llunas se dexa caer so-
bre él. El ataque fuè prompto , y huviera infa-
liblemente derrotado la Esquadra China , fi su Co-
mandante huviera sido menos prudente , y menos
intrèpido. Sostuvo este el primer impetu fin al-
terarse , y luego atacó al Pyrata. Durò el comba-
te mas de cinco horas , y al anochecer tomò el
Pyrata la huida , y se retirò à las Islas de Pong-hou,
para dàr refresco à su gente , tomar à bordo mas
Soldados , y bolver al enemigo. Pero el Chino,
como diestro Capitan , le siguió de tan cerca , que
al amanecer viò el Pyrata la entrada del Puerto
de Pong-hou cerrada con una parte de la Esquadra
enemiga. Havia perdido tanta gente en el coma
bate , y se havia acobardado tanto la que
daba , que le pareció temeridad tentar la entrada
del Puerto. Tomò, pues , el partido de continuar
su derrota , y de ir à anclar en Formosa. Siguiòle el
Gefe de la Esquadra China; pero viendo que el Mar
estaba baxo , y no teniendo conocimiento de la
entrada del Puerto , no quiso exponer sus Navios,
y se retirò à las Islas de Pong-hou, de las quales
se apoderò. Dexo en ellas buena Guarnicion: hi-
zo prisioneros à los Soldados que alli havia , y le
bolviò victorioso à la China , donde diò cuenta
de su descubrimiento, y de su expedicion. Reci-
biò la Corte con gozo estas noticias, y nombrò luem
go à un Mandarin de Letras por Governador de
las mencionadas Islas.

Formosa , dice el Historiador Chino , era ena tonces una tierra inculta habitada por Barbaros. Lintaokien , que tenia grandes pensamientos, creyo que la Işla, en el esta do en que la hallaba, na

le

[ocr errors][ocr errors]

le convenìa : y assi mandò degollar à todos los Illeños , que pudo haver à las manos ; y con una crueldad, hasta entonces no oida , con la sangre de los miserables, hizo calafetear sus Navios, y haciendose luego à la vela , se retirò à la Provincia de Canton , donde muriò desdichadamente.

· Al fin del año de 1620. el primero del reynas do del Emperador Tienki , vino una Esquadra del Japon à anclar en Formosa. El Oficial Comandante hallò el Paìs, aunque inculto , bastante à pro, posito para establecer en el una Colonia. Formò, pues, el animo de apoderarse del Paìs, y à este fin dexò alli parte de su gente, con orden de tomar todos los conocimientos necessarios. Azia el misą mo tiempo , un Navio Olandès , que iba , ò bolvia del Japon , fuè arrojado à la Isla por una tempeltad : viò que los Japones no estaban en estado de hacerle resistencia. El Pais le pareció bueno, y commodo para su Comercio : pretextò la necessidad, que tenia de tomar refrescos , y de calafetear su Navio, maltratado por la borrasca. Entram ronse algunos Olandeses tierra adentro : examinaron el Paìs, y se bolvieron à bordo. Entretanto que sus compañeros estaban ausentes , no trabajaron en calafetear su Navio; pero à su buelta pia, dieron à los Japones , con quienes por no dañar à su proprio Comercio no querian tener pleytos, licencia de fabricar una casa en la punta de la Ifa la , que està en una de las entradas del Puerto, para que con el tiempo pudiesse ser util al Comercio, que hacian con el Japon.

Desecharon al punto los Japones la propuels ta ; pero insistieron los Olandeses de tal modo , qug Tom.VIII.

Vy

alles

"

« AnteriorContinuar »