Imágenes de página
PDF
ePub

tching bauticè à la niña , cuya salvacion havia corrido cantos peligros.

Bien conoce V.R. los muchos cstorvos , que hay, que vencer para abrazar , ò conservar la Fé entre estas Naciones Infieles : quando en el Reyno de la Iglelia , para condenarse , es menester en algun modo obstinarse en su condenacion , y franqucar todas las barreras, que oponen al libertinage lasLeyes Eclesiasticas , y Civiles. A cada passo fe en. cuentran piadosos Monumentos , que predican la virtud , è inspiran horror al vicio. Pero aqui, què de professiones , y oficios hay , de que es preciso se aparte , quien quiera ser Christiano ? Y dònde hallaràn de

que

subastir ? Ua Missionero bau tizo

poco hà dos Bonzos, y dentro de tres, ò - quatro dias bautizarè à otro, que ha dexado su Monasterio , y Habito de Bonzo. Miramos la conversion de tilcs gentes como milagros de la gracia de Jesu-Christo : no porque sea dificil convencerlos de la verdad, y necessidad de nuestra Santa Religion , sino

porque
siendo

por

la

mayor parte abanzados en edad, è incapaces de otra cosa, sino de' mendigar su pan con alguna especie de honra, no pueden resolverle à una mendiguèz, que es vergonzosa para los que no son Bənzos. Sucede no obstante , y no se cono , que se obstina la gente por la ceguedad de los Bonzos, de los Magos, y de los

que

dicen la buena fortuna, los quales inundan el Imperio. Nos es de gran sentia miento ver los continuos escollos, que tienen los Christianos de toda clase que evitar , para mantenerse limpios de toda supersticion. Les es neceffario tener fiempre en la mano, como se expli,

Mm 2

ca

Cartas de las Missiones ca el Apostol , las armas de la justicia , para defendera se à dietro , y finieftro , y que estèn siempre en vela contra infinitas supersticiones , que reynan en

los contratos', en las tareas que los imponen, en los viages que hacen acompañados de otros , en : loś regocijos, y fiestas publicas, en las epidemias, en las grandes calamidades , que provienen de la falta , ò de là abundancia de lluvia , en las ceremonias de los casamientos, en el aparato de los funerales ; y para preservarse de ellas , tienen à menudo que renunciar à una ganancia confide-rable , romper con amigos, ò parientes, perder un Prorector , resistir à un Amo, è exponerse à la colera del Magistrado. Pero en fin , lucgo que los Chinos fe hacen Christianos , hallan en su Fè armas poderosas para vencer tantos, y tan diferentes riesgos.

Pero de què extravagancias tan ridiculas no se valen los Ministros de Satanàs, para enagenar los animos, y apartarlos del Christianismo ? Parece que el comercio , que hacen los que trafican en Porcelana en las Indias , y en las Philipinas , firve solamente para confirmar los disparates, que publican contra ta Rcligion. Los Chinos Idolatras, à su buelta de Manila , Malaca , y. Batavia , afectan ven nir instruidos en los exercicios de nuestra Religion , y divulgan infinitas calumnias : como, que arrancamos los ojos à los enfermos: ( assi hablan de la Extrema-Uncion , que les administranos ) que tramamos en secreto una rebelion , para apodea rarnos del Imperio : que à fuerza de dinero junta, mos discipulos : que no nos falta direro , porque tenemos el secreto de hacer moneda falsa : en fin,

que

que nuestra Religion es infame, y que ambos

sexos se juntan en concursos secretos. Todo esto 'fe publica en Kingte-tching , y daña notablemen

te à los progressos de la Religion. · Acabo de saber, que havian procurado pera

vertir algunos Neophytos, bautizados en este mismo año con tales extravagancias. Haviendo un Chino , à su buelta de Manila, visitado à un amigo suyo , viò la Imagen del Salvador puesta en el parage donde antes de su conversion guardaba sus Idolos , y le dixo: Bien sè quien es aquel Ye Sou: (assi pronuncian el Santo Nombre de Jesus ) acabo, de venir de un Pais Christiano , y estoy bien ins formado de fu Religion. Pobre ciego, no vès que lo que adoras es el Heou. tlim , esto es, el espiria tu mono , de quien habla uno de nuestros Libros, à quien arrojaron del Cielo, por haver querido usurpar su dominio ? Viftiò la fabula con tal adora no, y confianza , que pudiera engañar 'à un homa bre credulo ; pero diciendole algunos, que vinicf fe à la Iglesia para tratar conmigo , no quiso con descender: y el Christiano, indignado de sus blafa femias,conociò por effo mismo, que era un embuses ro, que fingia eftàr instruido en nuestros Myíte. rios para engañarlo. Otro Comerciante , venido de Batavia , asseguraba à un Neophyto , que havia hallado el verdadero intento de los Predicadores del Evangelio. Vienen, decia , à nueftro Paìs, para reclutar almas, porque en Europa hay falta de ellas. Como recibiendo el Bautismo, se entregan à los Europeos , quando muere aqui algun Chrift tiano , no se les puede escapar fu alma, porque mediante ciertas suertes, que echan sobre - Jas als

mas

mas , las jobligan à passar à Europa. Añadiò luego : Mira à lo que se expone quien le hace Chrifriano.Coino en la China se hallan gentes de tan poco fello, que publican tan ridiculas imaginaciones: tambien se encuentran algunos bastante credulos para creerlas , ò por lo menos para formar dudas

, que los enagenan del Christianismo. El Lien-tan , ò secreto de hacer plata , que imputan à los Christianos , es otra calu mnia , que ef torva la conversion de muchos Infieles. Tiene la China sus Alquimistas, y sin remedio se pierden los que se aplican à este oficio , el qual no es menos infame , que lo puede ser en Europa el de monedero falso. Algunos dicen , que arrancamos los ojos à los Christianos, para hacer de ellos Anteojos de larga vista. Otros afirman , que los ojos arrancar dos tienen la calidad de tranformar el cobre blanco en plata.

No obstante, ocasionò esta calumnia la conversion de una numerosa familia , y el padre de la inentira fuè vencido con sus proprias armas. El Gefe de la familia poffeia un cargo en el Tribunal de un Mandarin, y muchas veces se havia ensayado en hacer plara. Le visitò un Christiano songeando su passion , se insinuò en su amistad. Soy Christiano, le dixo , y tengo razon de creer, que en mi Religion se possee el secreto del Lientan. Si os haceis Christiano, como yo lo soy, sin duda

que serèis participante del secreto. Vino bien en ello el Oficial, y se puso à leer algunos Libros, que tratan de nuestra Religion. Le parecieron bien, y confessò que estaba persuadido, à que con tan buenos conocimientos del origen, y naturaleza de

las

sy li

las cosas ,' fe tenia tambien el admirable secreto del Lien-tan. Teneis razon , replicò el Christiano; pero no penseis', que se os confiarà el secreto, hasta que deis pruebas ciertas de estar bien puel to en los puntos de la Religion. Prosiguiò, pues,

; instruyendose ; y poco a poco, con el socorro de la gracia, se convenció de su verdad, y del valor inefa timable de los bienes , que promete à los que

la siguen. Descubriosele entonces la estratagema, y llevò con mucho agradecimiento la burla que le havian hecho. Ha sido bautizada toda su familia, convertida por sus instrucciones. No dexè de culpar al Neophyto de haverse valido de semejante artificio , porque ademas de la mentira , apoyaba unas sospechas, que son harto dañosas à la propagacion de la Fè.

Haviendo ya dado cuenta à V.R. de la Christiandad de Kingte-tching en particular, debo decirle algo de la Mission de la China en general. Avrà tres años, que estuvo à pique de perderse por la malicia de uno de los mas poderosos , y, crueles enemigos del Christianismo; pero la mano del Señor la Toftuvo palpablemente, en el ticmpo mismo, que era mayor nuestro fusto , y temor. No puedo escasear al zelo de V.R. para con esta su amada Mission , una ampla relacion de lo que passò : y no dudo , que fe compadecerà de la tiilte situacion en que nos hallamos entonces, y que darà gracias al Señor de haver confundido tan ventajosamente para la Religion , à un enemigo de tanto credito.

El dia 2 3. de Diciembre de 1711. Fan-tchao-tso, Mandaria, y uno de los Censores del Imperio, com,

« AnteriorContinuar »