Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors]

mucho esta prudencia. Los devotos de esta secta traen siempre colgada al cuello , ò rodeada al bras zo , una elpecie de Rosario de valor , compuesto de cien cuentas medianas, y ocho mas grandes. Donde nosotros ponemos una Cruz , ponen ellos una cuenta grande , femejante en figura à las pea queñas tabaqueras, hechas en forma de calabazai Rebuelven con los dedos estas cuentas , y pronuncian las palabras mysteriosas yà referidas. En la fecta de Fo , el uso de tales Rosarios lleva muchos siglos al del Santo Rosario entre los Christianos.

Quando explicamos à la buena vieja la augusta señal de la Cruz , y quan formidable es à los Demonios, hizo una observacion, que no debo omitir. Bueno es esso , exclamò : no haveis hecho reflexion , que en los regocijos del quinto dia de fa quinta Luna , hacemos a los niños , que se llevan fuera de casa , una cruz con vermellon en medio de la frente , para preservarlos del maligno Espiritu ? En efecto, uno de mis Christianos, que es del mismo lugar, conviene en esta costumbre: puede esto confirmar lo que afirman algunos , que fuè antiguamente conocida la Religion Christiana en la China , baxo del nombre de Cbetse-kiao , qué quiere decir , Religion de la Cruz.

Haviendo uno de mis Christianos ido à su Paìs, distanté treinta leguas de Kingte-tching predicò la Fè à sus paysanos', y con sus 'exortaciones y exeinplo , convirtió cinquenta de ellos. El Missionero , que los bautizò, ine ha dado testimonio del hecho. Siendo Kingte-tching lugar de gran concurfo de forasteros atraidos por el comercio, la Iglefia

que alli: tenemos firve grandemente para dila

[merged small][ocr errors][ocr errors]

tar

tår la Fè: Bien puede haver sucedido, sin que yo lo sepa , que otros Christianos, de buelta à sus Provincias , hayan fembrado en ellas la semilla Evangelica .con igual exito. De este modo recibirà el señor Marquès de Broissia , sin haver passado los Mares , el galardon debido a los hombres Apoftolicos , y pondrà en su balanza Jesu-Chrislo .todo el bien que se hace en esta Ciudad, en la qual hay tantos Christianos , que deben à sus lic mosnas su conversion , y salud eterna. Mercedem Prophetæ accipiet. (Matt. cap. 10. verf. 41.)

Darè fin à lo que mira à nuestros Christianos con una prueba de su fidelidad, y constancia en fu Religion , y el caso me darà ocasion de informar à V. R. de las usanzas, y costumbres Chinas. Este año pasado cayó un fervoroso Christiano en una ptysica : veia que se le acercaba la muerte, con una firmeza, y constancia , que todos admiraban. La unica inquietud que tenia era por su muger , que se hallaba cercana à su primer parto. Temia con razon, que la entregarian à algun Infiel., que la fervertiria , ò por lo menos no la dexaria la libertad de hacer profession pùblica de su Religion. Para preservarla de tanta desgracia, no parò hasta que un Chriftiano ; amigo suyo, le dio palabra de casarse defpues de su muerte con ella ; y con iguales instancias logrò que confiotice se su 'muger en las segundas nupcias. :

: Es costumbre en la China , que las viudas de calidad , passen lo que les queda de vida en viudedad. Lo hacen en prueba del respeto , que confervan à la memoria de su difunto marido ; pero las de mediana esphera no han entrado en ella.

moda.

inoda. Los parientes, para reembolsar una parte del dinero, que costò la muger al primer marido , la fuerzan contra su voluntad à contraher otro matrimonio ; y aun muchas veces eligen el marido, y perciben el dinero, sin que ella tenga el menor conocimiento de lo que passa. Si ticne alguna hija , que estè aùn tomando el pecho , està comprehendida en la compra de su madre. Un solo medio queda à la viuda para librarse de tal opresion , y cs, que tenga con que mantenerse , y. que se haga Bonza ; pero es tan infamada esta profession, que nadie pucdc , sin deshonrarse, abrazarla.

Pariò una hija tres dias despues de la muerte de su marido , la muger de quien hablo: la sucecision pertenecia de derecho al lobrino , el qual era Infiel. Es costumbre en la China , que no hereden las hijas los bienes raices , y el difunto no havia dexado mas bienes , que un laboratorio de Porcelana. El fobrino, como mas cercano heredero, vendiò al punto la viuda à un Gentil , y este la mañana siguiente embiò una filla de manos con mucha gente de su fatisfacion, que cogieron por fuerza à la pobre viuda , y la llevaron en casa del novio. La desesperò à la pobre tal violencia: hizo pedazos la filla en que la havian cncerrado; y llegando à casa de aquel à quien estaba entregada , todo cra llorar , y suspirar sin consuelo. No querìa comer , y losamenazo, que se dexaria morir de hambre, antes que ser muger de un Idolatra, quc no la dexarìa el libre exercicio de su Religion, y venderia su hija à algun otro Gentil.

Entzctunto consultaron entre si los Christia

[merged small][merged small][merged small][ocr errors][ocr errors]

nos

nos sobre las medidas, que te havian de tomar, para ponerla en libertad. Su partido era rico, y en la China con el dinero todo se puede lograr. Aun los Memoriales con esta llave de oro no llegan al Mandarin. Concluyeron no obstante, que fe diesse una qucxa en su Tribunal. Un Chrisa tiano , aunque solamente de lexos , cra pariente del primer marido de la desgraciada muger , tuvo el valor de hacerse cabeza de la acusacion. Và al Palacio del Mandarin , y dà tres golpes sobre una especie de timbal, que està à un lado de la Sala de Justicia. No se di esta señal sino en casos extremos : y oyendo los golpes , por mas ocupado que estè el Mandarin , debe al punto dexarlo todo, y dàr la audiencia que se le pide. A la verdad, al que assi assuíta , suelen dàr algunos palos con un baculo , fi el negocio que trae no es alguna terrible injusticia , que pida prompto remedio.

Nuestro caritativo Christiano estaba dispuesto para el castigo ; lc sufriò, y luego presentò fu Memorial. Se guardò muy bien de alegar por razon, que no era licito à una Christiana casarse con un Infiel. Lo hizo causa criminal lo mirò como un rapto violento, y se qucxò de la inobservancia de la ley, que prohibe vender una viuda à otro marido, hasta que cumpla un mes de duclo. Frequentemente se contraviene à esta ley: fin embargo, si alguno se quexa de su quebrantamiento , se halla muy turbado el Mandarin , por poco que quiera contemporizar. No pudo , pues, el Mandarin dexar de responder al Mcmorial, y se citaron las Partes.

Como sabe leer la generosa Neophyta , cofa Tom.VIII.

Min

que

que aqui es tan rara en las personas de su sexo, como comun en los hombres , hallaron modo de remitirla muchos villetes , dandola aviso de las medidas, que fe havian tomado. Fue conducida à la Audiencia , donde probò, que luego que sueediò la muerte de su marido, la havian facado de fu casa con violencia. En confirmacion de ello, decia , hallandome sin defensa , mordì en el hombro al que me saco, y me echò en la filla , como facilmente se puede averiguar. Vacilando el Mandarin , y buscando algun medio para componer el negocio, facò unas tixeras, con ademán de quererse cortar el pelo, para que entendieffe, que efcogeria antes renunciar al matrimonio, que consentir en ser esposa de aquel que assi la havia arrebatado. Viòle el Mandarin obligado à dàr la sentencia , y mandò que la pusiessen en libertad.

Parecia que dada la sentencia , estaba concluido el negocio , y los Christianos se retiraron muy fa

darò
poco

fu

gozo, porque apenas faliò à la calle la pobre viuda , quando la bolvieron à coger. Bien entendieron los Christianos , que cl que havia hecho el rapto , tenia quien le guardasse las espaldas. Se abandonò la Neophyta à su dolor, y sentimiento, y juntandose los pervigilios , y abstinencia , la sobrevino una calentura muy fuerte. En este lance, convino su pretendido marido en darla à quien le reembollalle su dinero. El Christiano, que havia dado palabra de casarse con ella , aceptò la condicion, y assi se acabò tan enfadofo negocio. Ha fido la Neophyta por largo tiempo la admiracion de los Chinos, que la trataban de Heroina. A mi llegada à Kingtea

tisfechos ; pero

« AnteriorContinuar »