Imágenes de página
PDF
ePub

principales de la Ciudad à gran precio , para ponerse à cubierto de insultos agenos , y autorizarfe para insultar à otros , sin temor del castigo.

Visitó nuestra Iglesia en Viernes : Algunos Christianos passaron este dia en exercicios continuos de devocion. Yà hayrà visto V. R. en una de mis Cartas , quan abundantes bendiciones derrama Dios sobre los Exercicios de ocho dias , que doy à mis Neophytos, como se estila en nuestras Casas de Bretaña. Han formado entre sì una efpecie de Congregacion , para juntarse un Viernes de cada mes , y hacer en el un compendio , ò resumen de los Exercicios de los ocho dias. Yo no les havia sugerido una practica tan fanta , y edificatiya ; y quando lo súpe, no me causò poca admi. racion: y assi , en el mismo tiempo que un Grande del siglo me hacia en el Lugar Santo una visita de pura ceremonia , en la qual no se interessaba mucho el corazon , nuestros Christianos em. biaban al Cielo sus seryorosas oraciones, adorando à Dios verdadero en espiritu , y verdad.

No duda V. R. que tenemos mucho que sufrir en la mortificacion à que nos obliga el trato, que nos es preciso tener , à pesar nuestro , con los Grandes del Imperio , casi sin esperanza de con..vertirlos. El mismo dia que yisitè al Mandarin con mi vestido de Ceremonia , havia llevado por la mañana el Santo Viatico, y Extrema-Uncion à un buen viejo, que vivia en una mala cabaña. En estos ministerios halla un Missionero sus verdaderas delicias ; y quando por algun tiempo representa otro papel, que siempre es contra su volun. tad, gine, y llora allà dentro del corazon.

El fervor de los Christianos nos recompensa de la precision tan importuna , pero necessaria para el bien de la Religion. No podia contener las lagrimas , quando venian à purificarse en el San cramento de la Penitencia , por unas faltas tan ligeras, que casi eran imperceptibles. No hallaban consuelo, li havian dado entrada en sus corazon nes à algun pensamiento de vanidad , quando explicaban los Mysterios de la Fè à sus parientesa ò amigos. Me decia uno con una admirable sen. cillèz : Me deben dinero , y la dilacion de la paa. ga-me atrae muchos daños ; pero no deseo mak à mis injustos deudores : desde que hize los exercicios , me miro como un hombre yà muerto , y, no importuno mas a los que me deben.

El hermano del que assi me hablaba , vive à nueve leguas de King-te-tching y apenas supo mi llegada , quan-lo partiò de su Lugar para venir à mi Iglelia , sin temor de lo crudo del Inviera no, y lin hacer caso de una peligrosa apostem?, que

le havia falido en el pie. Fuè preciso ponerle luego en cama. Le iba à vèr à menudo, y, siempre le encontraba tan absorto en la oracion, y tan aplicado à la lectura de Libros devotos, que

su inal le daba à èl mucho menor inquietud que

à mì.
No hay Catecumeno ; que no tenga que

suz frir mucho en su familia , quando abraza la Religion Christiana. Uno de ellos acaba de padecer una prueba muy fuerte. Tenia à su cargo las cuentas de un tio suyo, Coinerciante rico , y lucgo que recibió el Bautismo, le echò su tio de la casa , y fe viò feducido por mas de un año à

una extrema miseria. Unos amigos falsos , femejantes à los del cèlebre Eleazar, le aconsejaban quc hiciesse algun adeinan de apostatar de la Fè, y que en secreto hiciesse una vida Christiana, siendo el unico medio que tenia de recobrar su empleo. Desechò con indignacion su consejo , y escogið antes llevar à su muger , è hijos à un Lugar, donde es poco el gasto , y entretanto se mantenia de un trabajo, à que no estaba acostumbrado. Compadecido en fin su tio de su miseria , le recibiò

poco hà en su gracia , y le admitiò otra vez en su servicio. Al punto me diò aviso , y le exortè à moderar su zelo ; porque el fervor con que predicaba las verdades de la Religion , le atrahia à todos los Artifices, que desaban el trabajo para oirle, y fue la principal causa de haver caido en la desgracia de su tio. En breve estarà en parage de assistir à los Christianos pobres , y quizà à aquellos mismos, que le havian socorrido.

Los Artifices , y peones componen la mayor parte de los Christianos de Kingte-tching. Tienen con que vivir, estando buenos , y con alguna obra · entre manos ; pero si llegan a caer malos , cella su trabajo , y son dignos de compassion en este Lugar , porque los viveres son muy caros ; y siendo casi todos forasteros, no hallan adonde poder bolver la cabeza. La caridad que anima à los Christianos, hace que se ayuden los unos à los otros. Pocos dias hà administré los ultimos Sacramentos à un Artifice mozo, y forastero , enfermo de una maligna disenteria. Una familia Christiana, aunque hospedada con estrechèz , le recogiò, y le assistia aun en los servicios mas repugnantes, Tom.VIII.

Kk

fin

sin temer la enfermedad, siendo por su calidad contagiosa. Muriò el enfermo el ultimo dia del año Chino. Circunstancia , que hace mas recomendable la obra de caridad , principalmente entre los Infieles: los quales , segun sus ideas supersticiosas, lo tienen por un malissimo aguero para el año siguiente. Una de las cosas , que observan el ultimo dia del año , es, el no permitir que ningun forastero , ni aun los parientes mas cercanos , entren en su casa, por el recelo que tienen de que en el momento que comienza el año nuevo , no se lleve consigo la dicha, y fortuna, que havia de caer sobre su casa , y la lleve à la suya, con perjuicio de su huesped. Cada uno, pues , aquel dia se encierra con su familia , y con ella sola sedia vierte.

No hay cosa mas comun en la China , qué vender los padres à sus propios hijos. Si el niño es Christiano, y entregado à un Gentil , su alına, por decirlo assi , fe vende con su cuerpo. Tuve el lentimiento de verlo 'en mi ultimo viage desde Kingte-tching. Un Christiano havia comprado un niño, porque no cayesse en manos de algun Infiel. Tee nia el padre del muchacho otro hijo , y viendo. se perseguido por unos acreedores crueles, le vendiò à un Idolatra. Los Christianos , queriendo prevenir su desdicha , se tassaron mutuamente para rescatar al muchacho ; pero yà era tarde , y se havia cerrado el contrato.

En tan tristes lances , Padre mio , quisiéra un Missionero dàr todo lo que tiene ; y si pudiera ser, sin perjuicio de la Predicacion del Evangelio , darse à si mismo, como el grande Obispo San Pau.

[ocr errors]

lino , en rescate de sus hermanos en Jesu-Christo. No he dexado de hallar , à pesar de mi pobreza , con que aliviar la extrema miseria de dos

pobres Christianos. El primero havia visto quemar su casa , muebles, y todos los Instrumentos de su Oficio. El segundo era Medico de profession , y unos ladrones le havian quitado de noche sus mejores vestidos , y con ellos su saber , y su reput 2cion ; porque aqui un Medico mal vestido, pasla siempre por ignorante , y de nadie es llamado.

. Al ver yo à algunos Christianos morir de pura miseria , ò llegar algunos muchachos à ser efclavos de los Infieles , pensaba muy a menudo, que si algunas personas zelosas de la conversion de los Chinos, juntassen un Capitàl , cuya renta sirviesse para impedir tanta desdicha , nada harìa mas honra à la Religion , ni seria mas eficaz para extenderla.

Me preguntarà quizà V. R. si cuento muchos Letrados entre los muchos pobres Neophytos, que en Kingte-tebing professan el Christianismo. "A esso respondo , que algunos de ellos, con gusto suyo , me vienen à vèr , y à tener conversacion. A uno principalınente conozco , con quien tengo

fre. quentes conversaciones ; y me parece que se viene acercando al Gremio de la Iglesia. Pocos son los Mysterios , sobre que no me ha propuesto sus dificultades. Como es entendido , y arreglado en fu conducta , espero que la Divina Misericordia le darà valor, y fuerzas para executar lo que le ha inspirado. Ahora ha hecho bautizar à una de sus hijas , que estaba moribunda , y en efecto muriò, poco despues. En el Cielo sin duda solicita la conversion de su padre.

Kk 2

Otro

« AnteriorContinuar »