Imágenes de página
PDF
ePub

CARTA
DEL PADRE DE ENTRECOLLES,
Missionero de la Compañia de

Jesus.
AL PADRE BROISSIA , DE LA MISMA

Compañia.
Faotoleou 1o. de Mayo de 1715.

P AX CHRISTI.

[ocr errors]

Reverendo Padre mio.

S justo, que yo dè cuenta à V. R. de la
Mission de Kingte-tching , pues debe
el sèr à su ilustre Familia , la qual la

fundò , y ahora la mantiene la generosidad de su herinano el señor Marquès de Broissia. Es fundacion del difunto Padre Broissia , quien la governò muchos años con un zelo verdaderamente Apoftolico. Su memoria es fiempre respetable à los Neophytos, que con mucha razon lloran su pèrdida, y mucho mas no estando yo

dotado de las prendas necessarias , para llenar el lugar de tan fervoroso Missionero.

Partì de Faotcheou en el mes de Diciembre , para llegar à King-te-tching , algunos dias antes de las Fiestas de la Natividad. Haviendose casualmente

pan

parado nuestro Barco cerca de una Aldea , vino uno de los vecinos à hablar à mi Catequista , que havia ido à tierra , y le preguntò si el Europeo que veia era Si-lao-ye ( assi le llamaba en lengua China el Padre Broissia , hermano de V.R.) à quien havia conocido en Fautcheou. No es èl , respondió el Catequista; y yo, lleno de confusion por mi tibieza, al acordarme de la santa vida del hermano de V.R. repetì muchas veces las palabras de San Juan : No, no soy yo à quien buscas, non fum.

La vispera de Santo Thomnè llegue à Kingtea tching. Me vì con la novedad de haver havido mucha mudanza de Mandarines : de quatro que eran , no quedaba uno; y otros , à quienes no conocia , havian ocupado sus puestos. El primero de ellos havia ascendido à ser Governador de una Ciudad de primera magnitud : y como me honraba con su amistad , me diò pruebas de ella , declarandose publicamente Protector de la nueva Iglelia

, que poco antes havia alli fundado nuestra Mission Francesa. El Padre del segundo Mandarin havia muerto poco antes, y segun las Leyes del Imperio , tenia que dexar su empleo , y no bolver à exercerlo hasta passados tres años de duelo. Havia muerto durante mi ausencia el tercer Mandarin , y el quarto havia sido preso , y aherrojado poco havia , por fus injusticias, y vexaciones. Recorria varias Ciudades un Comiffario embiado de la Corte , y en secreto se informaba de la conducta de los Mandarines. Haviendo assistido à al. gunas sentencias iniquas del Mandarin , de quien hablamos , al punto le hizo prender , y le formò su procello, segun todo el rigor de las Leyes , sin ham

li 2

cer

cer caso de las mediaciones reiteradas del Virrey; que le protegia.

No tenia conocimiento alguno con los nues vos Mandarines, y su proteccion era necessaria, para exercer libreinente nuestros ministerios , y para que estuviessen los Neophytos sin temor, ni lusto. Luego que llegue , me dixeron, que aquel que nos havia vendido el terreno , que ocupaba nuestra Iglesia , pensaba en movernos pleyto, por poco que viesse à los Mandarines opuestos à nuestra Religion. Por este motivo determinè visi, tarlos quanto antes , y ganar su amistad, ý proteccion con algunos regalos de Europa , que no se pueden omitir en tales lances. • No obstante , dilatè la visita hasta passadas las Pasquas , para no tener otro cuidado, que el de preparar a los Christianos à celebrar dignamente tan Tagradas Fiestas. Havian los Fieles juntado un poco de dinero , para celebrarlas con un concierto musico del Pais : les dì à entender , que mejor honrarìan la pobreza de Jesus recien nacido , distribuyendo a los pobres el dinero, destinado para la musica de chirimias , flautas , tambores , y clarines. Obedecieron con mucha edificacion. Un nua mero considerable de confessiones, y comuniones fervorosas , y la Psalmodia de las oraciones, fucron toda la folemnidad de aquella noche, que nos traìa à la memoria las maravillas obradas tantos siglos hà. Finalmente , fi. no fuera por la libe• ralidad del señor Marquès de Broissia , no se oyera tan presto este lenguage de los Cielos en King-to

cbing. Ademàs de los muchos Fieles , que tuve que

con

confessar en los dos meses que alli vivì , administre el Bautismo à sesenta Infieles, casi todos adul. tos. Bautizàra mayor numero , si pudiera quedar alli por mas tiempo. Dexè muchos Catecuinenos, que se juntaban regularmente en mi pobre choza, y se repartian en varias vandas, para ser instruidus separadamente en nuestra Santa Fe, por los Catequistas, por los principales Christianos, y por mà misino, Me fervia. de diversion verlos disputar: porque no se ha de pensar, que tienen siempre los Chinos tanta flema, como se les suele atribuir,

Muchos pescadores , atareados entre dia con su trabajo , venian de noche à oìr la palabra de Dios, y cayendo está divina semilla en corazones dòci. les , daba ciento por uno. Me llenaba de gusto la sencillez con que me proponìan sus dudas ,y el fervor con que pedian ser regendrados en las aguas del Bautismo.

Luego que me hallè algo desembarazado , vifitè à los nuevos Mandarines , y me recibieron muy bien. El principal de ellos aceptò mis regalos , y me introduxo à lo interior de su Palacio, donde me hizo mucho favor. Dos dias despues, un cria. do de la Audiencia vino à avisarme, que su amo estaba cerca , y de repente apareció con todo su trèn , que cogia los dos lados de la calle. Salì à la puerta de la Iglesia à recibirle , entrò, y se eftuvo conmigo mas de una hora. Le presentamos thè passado algun rato en unas porcelanas muy finas, y tomè de alli ocasion de decirle , que eran una prenda de la amistad , con que me havia hon, rado su predecessor. Hablamos de las ciencias, y curiosidades de

Eus

Europa , y parò intensiblemente la conversacion en materias de Religion. Entre los presentes, que le havia hecho, havia un libro , que prueba su verdad, y muchas veces me repitiò cstas palabras: Lo que me dices , y lo que enseñan tus libros del primer principio de todas las cosas, es conforme à la fana doctrina : que el Emperador estima tu Religion , 9 efectivamente es buena.

Viendo en lo alto de la sala el Santo Nom. bre de Jesus , como se pinta en Europa, pero con el barniz, y dorado, que traco realzan aqui qualquiera cosa , me hizo varias preguntas , que me empeñaron à hablarle por algun raro de esta feñal de nuestra Santa Religion. Quiere decir , replia el Mandarin , que todas las casas que sobre sus puera tas tienen semejante señal , eft in babitadas por familias Christianas. Bien echa de ver V: R. que aqui se muestra la Cruz à las claras, y que no le zverguenzan nuestros Christianos de hacer profession pib'ica del Christianismo. En los primeros siglos de la Iglesia se huviera estimado mucho esta ventaja ; y nosotros debemos estar muy obligados al gran Principe, que nos ha hecho tal beneficio.

Se divulgò por toda la Ciudad la honra que recibiamos del Mandarin , porque para venir defde su casa à la Iglesia , tuvo que atravessar casi todas las calles. Tambien me hizo algunos regalos, como es costuinbre, y uso de la China con los Estrangeros. Me embiò algunas aves, harina , vino , bugias , &c. El agasajo , que es precifo dàr à los criados en tales ocasiones, suele , por lo comun, importar mas que los regalos ; pero es una distincion , y honra que comprarian los

prins

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »