Imágenes de página
PDF
ePub

cia de las especies de aquellas herməsuras eternas que han visto , quando hallan en la tierra objem tos , que les parecen cumplidamente , se rebuelven las especies de aquellas hermosuras , y les causan los transportes, que algunas veces llegan a ser extasis. Los Platonicos estin de tal modo encaprichados de esta idèa , que piensan que no se pueden explicar aquellas violentas , y repentinas pasGiones , que arrebatan el alma à la primera vista del objeto.

Bien sè, que algunos discipulos de Platon, para justificar à lu Maestro , dicen, que solamente enseñò , qué criò Dios las almas , y las uniò à los cuerpos para la perfeccion del Universo , y no por culpas , que huviessen cometido estando unis das à los Aftros. Pero en las Obras de este Philo. sopho se hallan textos tan formales de lo contrario , que debemos , à mi parecer, estàr à la doce trina

, que acabo de referir.

Se halla la misma doctrina sembrada en las obras de los Indios , principalmente por

lo
que

mi. ra à los Rajas , que despues de los Bramenes fora man la primera Casta. Son muchas las Cartas de los Rajas , subordinadas las unas à las otras , y

se reunen en dos Ramas principales. La primera es de aquellos , que han salido del Sol : quiero decir, cuyas almas vivian antes en el milmo cuerpo del Sol; ò segun algunos, hacian una de sus partes luminosas. Esta se llama Chouria-lankcbam , esto es, Caf ta del Sol. Dicen lo mismo de la segunda Casta la qual llaman Somma-Vankebam , ò Casa de la Lua na: y preguntados de donde vienen las almas de las otras Cartas , responden , que de los Ala

tros,

tros. Su prueba decisiva son aquellas rafagas de luz , que parecen de noche, quando està encendido el ayre ; porque imaginan que son almas , que caen de los Altros ,ò del Cborkam, uno de sus Parai. fos. Persuaden los Bramenes al Pueblo, que esta luz, ò estas almas , que caen del Cielo , llegando à parar sobre las yervas , entran en el cuerpo de las bacas, y ovejas que las pacen , y animan à las torncras, y corderos. Si caen (bre alguna fruta mordida por una muger preñada , dicen que anima al niño, que

lleva en su seno.

En fin, los Indios, y los Platonicos afirman , que disgustandose estas almas de sus primeras delicias, y llevadas de un vehemente deseo de animar, cuerpos materiales , vienen efectivamente à posar en ellos , y alli quedan hasta que se purifiquen , y merezcan bolver al lugar de donde havian sali. do ; pero si contracn nuevas manchas, son condenadas al Infierno , de donde no saldràn hasta pala sado un tiempo casi infinito.

El passo de las almas à cuerpos mas , ò mex nos perfectos, à proporcion de la virtud , ò vid cios, que han practicado , no se hace por acaso, sino con orden , y à medida de los diferentes grados por dor:de suben , ò baxan , para ser premiadas , ò castigadas. Lo enseña Platon, fiel discipulo de Pythagoras , en su Timeo , en su ultimo Libro de la Republica , y en su Phedro, donde.. explica del modo siguiente el orden de las transa migraciones. Primeramente : fi el alma ha visto muchas perfecciones en Dios, y descubierto mu chas verdades en esta especie de vision Beatifica, entra en el cuerpo de un Philofopho , ò de un

Sa

Sabio , que halia sus delicias en la contemplacion. En segundo lugar, anima el cuerpo de un Rey, ò de un gran Principe. El tercer orden es paslar al cuerpo de un Magistrado, ò hacerse Gefe de una poderosa familia. Quirt), anima el cuerpo de un medico. Quinto , entra en el cuerpo de un hombre, cuyo empleo es cuidar del culto de los Dioses. Sexto , palla al cuerpo de un Poeta. Septimo, al de un Artifice,ò Labrador. O&avo , informa el cuerpo de un Sophista ; y en fin, el de un Tyrano. • Assi, con poca , ò ninguna diferencia , ordenan los Indios la transmigracion : bien que no admiten mas de quatro Cattas principales , reconocen no obstantc otras muchas subalternas , comprehendidas en cada una de las quatro Castas fundamentales. Por tanto, quando baxın las almas inmediatamente del Cielo , entran : primero, en el cuerpo de los Bramenes, que son sus Sabios, y sus Philosophos. Segundo , paslan à los cuerpos de los Reyes, y de los Principes. Tercero , à los cuerpos de los Magistrados, o Intendentes de las Pro. vincias, que son de la Casta de los Choutres : y en fin, à los cuerpos de las Castas mas viles , y despreciables , de donde tambien pueden subir conforme se purifican. Oi decir à un Bramen muy hàbil , que havia leido en un Libro antiguo, que on ciertas ocasiones debian las almas passar mil yeces à diferentes cuerpos , antes de fer unidas al Sol, del qual llegan á fer otros tantos rayos. Un Poeta Indio , queriendo explicar con claridad el modo con que baxan siempre las almas à unos Çuerpos menos perfe&os.los, unos que los otros,

quan

[ocr errors]

quando no siguen las luces de la razon , las com para à la baxada del Rio Ganges. Este Rio , dice, cayò al principio de lo alto de los Cielos dentrö del cborkam, de aqui sobre la cabeza de if uren, luego sobre la famosa montaña de Ima ; desde àqui sobre la Tierra, de la Tierra al Mar, desde el Mar al Padalam, esto es, al Infierno.

Explican tambien los Chaldios, de un modo no menos ridiculo , esta baxada , y subida de las almas. Afirman , que tienen alas , las quales se fortifican conforme excrcen la virtud , y fe dcbilitan conforme se entregan à los vicios. Tiene el pecado la eficacia de cortar las alas , y obligar à las almas à baxar. Quando se buelven à la virtud, crecen las alas, se hacen fuertes , y levantan las almas al Cielo.

Platon dice lo mimo , que quando las almas, mudando de habitacion, no te levantan à un grado mas alto , es , porque sus alas no son bastante fuertes. Si se pregunta à los Platonicos , quanto tiempo es menester para que cobren las almas sus alas quebradas por el pecado, responden , que los pecadores han menester à lo menos diez mil años; pero que à los Justos , que han vivido tres veces en fencillèz, è inocencia, les bastan tres mil años. Qui fimpliciter, & fine dolo philofopbatus eft, buic , fi ter ad eum vixerit modüm , ter milleni suffing cient anni,

Parece que los Platonicos decian esto en un sentido alegorico ; pero no assi los Indios , que entienden al pie de la letra lo que han oido de las alas. Las dàn aùn à las montañas , las quales antiguamente ; segun ellos , fe hicieron tan insolina

tcs,

tes , qu: fe ponian delante de las Ciudades para cubrirlas. Devendiren las persiguió con una espada de Diamantes , y alcanzando cI gruesso del exercito de estas montañas fugitivas, les cartò las alas : de aqui nace aquella cadena de montañas, que dividen las Indias en dos partes. Las otras que se havian separado del Excrcito , cayeron en fu derrota por aquì , y por allì , como se ven aun oy dia : las que cayeron en el Mar, formaron las Islas que vemos. Todas ellas, en la opinion de nuetros Indios , estàn animadas , y tienen hijos , no penascos solamente , sino tambien Dioses , y Dio

fas.

En fin , Señor , no estarian enteramente degrtdadas de toda honra las almas , si no estuvieran dela tinadas à animar mas que cuerpos humanos ; pe. ro que la Philosophia Platonica las haya envilecido hasta aniinar cuerpos de bestias , no pareceria creible, si no estuviera sembrada en varias partes de las obras de Platon esta doctrina tan disparatada. Refiere San Agustin esta doctrina en el libro treinta de la Ciudad de Dios, por cstas palabras: Platonem animas hominum poft mortem revolvi ufque ad corpora beftiarum foriprise certissimum eft. Quando quifieron los Platonicos enmendar à su Maestro, como lo intentò Porphyrio , alegaron razoncs quo nadı prueban, ò prueban que animan las almas igualmente los cuerpos de las bestias , y los de los hombres.

Tal es el systema de Platon. Todas las almas, exceptuando las de algunos Philosophos , son juzgadas en el instante mismo que se separan de sus cuerpos. Caen las unas en el Infierno , doade son

« AnteriorContinuar »