Imágenes de página
PDF
ePub

converfaciones inutiles, y para mantenerfe unida con Dios , comenzaba fiempre alguna platica piadofa, ô las combidaba à cantar Hymnos, y Canticos en alabanza del Señor. Sus comidas eran muy parcas, y muchas veces no comia hafta la noche, mezclando entonces, en fecreto, ceniza con lo que la daban, para quitar à fu paladar todo el guto que podian dar las viandas: ufaba eta mortificacion todas las veces que podia, fin fer vita. No era del guto de Cathalina la morada en los boques, aunque tan defeada de las mugeres de los Salvages; porque defembarazas de los afanes dometicos, palan el tiempo en diveriones, y banquetes. Ella al contrario: fupiraba por la buelta al Lugar, porque la Iglefia, la prefencia de Jefu-Chrito en el Auguto Sacramento del

Altar, el Santo Sacrificio de la Mia, los frequen

tes Sermones , y demàs exercicios de devocion,

que no fe pueden lograr en los boques, eran

los unicos objetos que la agradaban todo lo de

màs, la daba en cara. Por lo qual, luego que bol

viò à la Mision, fe impufo una obligacion de no bolver à falir de ella. Llegó al Lugar āzia la Semana Santa, y por la primera vez asitió à las ceremonias de etos fantos dias. No me detendrè en referir à V. R. fu ternura, à la vita de una confideracion tan piadoa, como la de los dolores, y muerte de un Dios para falvar à los hombres. Sus lagrimas apenas fe interrumpian, y tomó la refolucion de llevar en fu cuerpo, los dias que la quedaban de vida, la mortificacion de Jefu-Chrito. Dede ete tiempo bufcò.

todas las ocaiones de mortificarfe, ô para fatisfacer por las faltas ligeras, que en fu concepto eran otros tantos atentados contra la Magetad Divina, ô para retratar en si la Imagen de un Dios crucificado por nuetro amor. Las converfaciones con Anatafia, quien con frequencia la hablaba de las penas del Infierno, y de los rigores que exercian los Santos contra si mimos , fortificaron fu inclinacion por las auteridades, y penitencia. Un acafo, que la pufo en gran peligro de perder la vida, animó aun mas fu determinacion. Cortaba en el boque un arbol, que cayô mas preto de lo que penfaba tuvo lugar para evitar fupcfo, retirandofe del tronco, que fin duda la huviera quitado la vida; pero una de las ramas la hirió tan gravemente en la cabeza, que cayó en tierra fuera de si, y devanecida. Bolviò en si depues de un corto rato, y vieron , que con ternura pronunciaba etas palabras: Gracias os doy, o buen jefus, de haverme focorrido en effe peligro. Se peruadió, que Dios la confervaba para fatisfacer con la penitencia por fus pecados. Así lo declaró à una compañera, llamada, como ella, à una vida autera, con quien tenia. tan etrecha union, que fe comunicabas la una à la otra lo que havia de mas fecreto en fu interior. Tuvo tanta parte eta nueva compañera en la vida de Cathalina, que no puedo menos de dar à V. R. alguna noticia de ella. Therea , afsi fe llamaba, havia fido bautizada por el Padre Bruyas en el Pais de los Yroques; ero la corrupcion de cotumbres, que rey naba en fu Pais , y los malos exemplos, que tenia continuamente a la vita , la hicieron l reto os las Col

obligaciones de fu Bautimo. La morada, que algun tiempo havia hacia en la Mision del Salto con toda fu familia, havia producido en fus cotumbres una mudanza no menos que mediana: un acafo bien etraño causó en fin fu converion.

Havia ido à caza con fu marido, y un fobrino fuyo mozo, āzia el Rio de los Outaouacs. En el camino fe les juntaron algunos Yroques , y eran once peronas: quatro hombres, quatro mugeres, y tres mozos : Therea fola era Chritiana. Cayó aquel año la nieve muy tarde, y les faltò caza: confumieron preto fus proviiones, y fe vieron reducidos à comer algunas pieles, que havian llevado para hacerfe zapatos. Luego comieron tambien fus zapatos; y en fin, apretados de la hambre, vivieron folamente de yervas, y cortezas de arboles. Entretanto cayó malo de peligro el marido de Therea, y obligô à los cazadores à que fe detuvieflen. Dos de ellos, un Agnie, y un Tonnontuan, tomaron el partido de alexare en bufca de alguna res, con palabra de bolver dentro de diez dias à mas tardar. En efecto bolviò al tiempo feñalado el Agnie ; pero folo , y diciendo , que fu compañero havia muerto de hambre, y miferia. Sopecharon, que le huviefe muerto, y comido fus carnes; porque confeaba, que no havia hallado caza, y no obtante etaba fuerte, y robuto. Pocos dias depues murió el marido de Therea, con gran fentimiento de no haver recibido el Bautifmo: y los que quedaban de la tropa, fe encaminaron Rio abaxo, para llegar à las Colonias Franceas. Depues de dos, ô tres dias de mar

cha , quedaron tan fin fuerzas, por falta de ali111 CIl

mento, que no pudieron dar un palo adelante. Les inpiró la defeperacion la rcolucion horrible de matar à algunos de la Con pañia, para que vivieffen los demás. Echaron mano de la muger del T/onnontuan, y de fus dos hijos, a quienes degollaron uno depues de otro. Ete epectaculo epantó a Therea: debia temer la mifma fuerte, y en tal lance, reflexionando fobre el latimofo etado de fu conciencia, fe arrepintió de haverfe entrado por las felvas, fin havere antes purificado con una buena confesion. Pidió à Dios perdon de fus pecados : hizo propofito de confefarfe, lo mas preto que pudiee, y de hacer penitencia. Oyó Dios fu oracion, y con fatigas increibles, llegó en fin al Lugar, con otros quatro que havian quedado de la Tropa. Guardó una parte de fu propofito, confeandofe luego que bolvió al Lugar; pero la reforma de fus cotumbres, y los rigores de fu penítencia fueron mas tardios.

Un dia, que miraba la nueva Iglefia, que fe edificaba en el Salto, quando fe tranplantó à el la Mision del Prado de la Magdalena, encontrô. alli à Cathalina, que tambien etaba mirando la fabrica. Se faludaron por la primera vez, y para entrar en converfacion , la preguntò Cathalina, que parte de la Iglefia etaba deftinada para las mugeres ? La repondió Therea, motrandola el parage donde , ā fu juicio, fe pondrían las de fu fexo., Ay replicò Cathalina con un fupiro, no s» es en ete Templo material donde guta Dios mas

», de habitar: déntro de nofotras mimas quiere

, tener fu morada. Nuetro corazon es el Tem

s, plo, que mas le agrada. Pero ay de mi Quan

, , tas veces le he obligado à falire de ete corazon, ¿, donde queria reynar folo, y no mereciera, que ..., para catigar mi ingratitud, me cerraen para ¿, empre la puerta de ete Templo, que fe levan, ta o fu mayor gloria?

Sentimiento tan humilde, tocò en lo vivo del corazon de Therea, y en el mimo tiempo fe avivaron los remordimientos de fu conciencia, folicitando la execucion de fus promeas , y peruadiendola, que Dios la embiaba à eta fanta doncella, para ayudarla con fus confejos, y exemplos en la nueva vida, que queria abrazar. Defcubrió, pues, à Cathalina, los fantos defeos, que Dios la inpiraba: infeniblemente en la converacion fe comunicaron la una à la otra fus mas fecretos penamientos. Para tratarfe con mas feguridad, fe fueron à fentar al pie de una Cruz, erigida en la ribera del Rio de San Lorenzo. Ete primer encuentro, en que fe comunicaron la conformidad de fus afectos, e inclinaciones , fuè el nudo, y cimiento de la amitad fanta, que durò entre ellas hata la muerte de Cathalina. Dede aquel punto no fabian apartarfe la una de la otra: iban juntas à la Iglefa , à los boques, y à fu trabajo. Se animaban mutuamente en el camino de Dios con piadofas converaciones: fe daban parte de fus penas, y repugnuncias: fe aviaban de fus faltas fe alentaban a practicar la mortificacion , y penitencia ; y fe aprovechaban grandemente la una a la otra, para adelantarfemas, y mas en el camino de la perfeccion.

Asi diponia Dios à Cathalina para el nuevo combate , que fe levantò contra fu amor a. la

« AnteriorContinuar »