Imágenes de página
PDF
ePub

ellos los diferentes etados, en que havían vívido en las varias tranfmigraciones de fus almas.

Se valcn los Indios, y los Pythagoricos de com . paraciones para explicar fu opinion ; pero con eta diferencia, que etos fe firven de ellas folamente para dàr mas claridad, y luz à fus penamientos; y al contrario, aquellos las miran como pruebas manifietas de lo que defienden.

El alma, dicen los Indios, età en el cuerpo, como el pajaro età en la jaula. Eta es la primera comparacion de que fe firven, pero no hacen mucho pie en ella; y en efecto, falta la diferencia à , los ojos. Mas, dirè aqui otras tres, que les parecen admirables, y tanto mas eficaces, quanto cada una età apoyada de la autoridad de un Poeta; porque entre los Indios un vero citado, aunque no venga à cuento, dà gran peo al difcuro; y fi el vero citado encierra una comparacion, que tenga vios de explicar alguna circuntancia del aumpto, no la iguala la mejor razon del mundo.

La fegunda comparacion, que ufan para probar la Metempycofis, es, que como el hombre età en una cafa, vive en ella, y tiene cuidado de reparar las partes que flaquean; asi el alma del hombre età en el cuerpo, fe hopeda en el, fe aplica à confervarle, y à reparar fus fuerzas quando desfallecen. Mäs : como fale el hombre de fu cafa no fiendo yà habitable, y và à vivir en otra: asi tambien el alma abandona fu cuerpo, quando por algun accidente, ö enfermedad età incapaz de fer animado, y và à ponerfe en poesion de otro cuerpo. En fin, como el hombre fale, y buelve à

fu cafa quando quiere, asi algunos hombres gran- des

des hay,cuya alma puede deprenderfe de fu cuerpo para bolver à el quando quieren, y entretanto anda por muchos Lugares del univero. Confielan, que fon pocas las almas que gozan de ete privilegio; pero en fin, algunos exemplos fe hallan en los libros, llamados Pouranams. Entre etos exemplos efcogere uno, que es muy celebre. Se lee en la vida de Vieramarken, uno de los mas poderofos Reyes de la India, que un Principe rogó a una Diofa, cuyo Templo etaba en un lugar folitario, que le enfeñaffe el Mandiram: quiere decir, una oracion, que tiene la fuerza de deprender el alma del cuerpo, y de hacer que fe buelva à el quando fe quiere. Alcanzò fu peticion; pero por degracia, el criado que le acompañaba, y que havía quedado à la puerta del Templo, oyó la oracion, la aprendió de memoria, y refolviò valere de ella en algun lance favorable. Como tenia el Principe pueta fu confianza en el criado, le diò noticia del favor que acababa de recibir ; pero fe guardô bien de revelarle el Mandiram. Acontecia, pues, à menudo, que fe ocultaba el Principe en algun lugar apartado, donde daba buelo a fu alma; pero antes le encargaba, que guardae con gran diligencia fu cuerpo hata la buelta. Rezaba, pues, en voz baxa la oracion, y al punto defuniendofe fu alma del cuerpo, volaba por todas partes, y bolvia depues. Un dia le dió gana al criado,que etaba en centinela guardando el cuerpo de fu amo, de decir la oracion, y al intante ¿ fu alma delcuerpo,tomó el partido de entrar en el del Principe y la primera cofa que hizo, fuè cortar la cabeza a fu prorio cuerpo, para que no le diee gana à fu amo de Tom. VIII. Cç ani

animarlo. De eta fuerte el alma del verdadero Principe fe vió precifada à entrare en el cuerpo de un papagayo, y en el fe bolviò à fu PalaCl O. Nadie tenga por etraño, que imaginen los Indios, que algunos de fus hombres grandes hayan podido feparar fus almas de fus cuerpos. Cuenta Plinio (lib.7.) en fu Hitoria Natural,que un cierto Hermotime tenia el admirable fecreto de dexar fu cuerpo fiempre que queria, y que fu alma yà libre fe iba à palear por varios Paies , y bolvia otra vez à fu cuerpo, para contar lo que palaba en las tierras mas ditantes. Debo decir, que no es Plutarco del arecer de Plinio, porque dice, que el alma de ete hombre, à quien llama Hermodoro, no fe feparaba realmente de fu cuerpo, fino que etaba continuamente à fu lado un Genio, ó Epiritu, que le informaba de lo que palaba en otras partes. Lo que cuenta San Agutin cn fu libro de la Ciudad de Dios (lib. 14. cap. 24.) parece admirable. Dice ete Santo Doctor, que un Sacerdote, llamado Retituto, de la Parroquia de Calamo, podia a fu voluntad ponerfe en un etado muy femejante al de un cuerpo muerto: por mas que le daban golpes, le picaban, y aun le quemaban, no daba feñal alguna de vida, perdiendo todos fus fentidos. No conocia que le havian quemado, fino por las cicatrices que le quedaban: en una palabra, tenia tal imperio fobre fu cuerpo, que en poco tiempo , quando fe lo pedian, fe privaba del ulo de los fentidos. Un exemplo de eta naturaleza, en boca de un Indio, feria una prueba fin replica ; y haviendolo contado, diria con mu- cha

cha gravedad: Mira fies verdad, que viven las almas en fus cuerpos de la mima manera, que fe alojan los hombres en fus cafas. La tercera comparacion de los Indios fe toma del Navio , y del Piloto : ete, dicen ellos, es el que manda, y govierna el Navio à fu gufto: lo guia à los Paifes mas lexanos: lo entra en los Rios, y hace que dè buelta a las Islas : lo conduce por todos los Puertos, que encuentra en las orillas del Mar. Si padece el Navio algun defcalabro, lo calefatea, y lo abandona , quando llegandofe a podrir, amenaza un cercano naufragio. Asi fe haa el alma en el cuerpo del hombre, le lleva por donde quiere, emprende largos viages, le lleva à las Ciudades, le hace fubir, y baxar, andar, ô decanfar. Quando enferma, buca remedios para reparar fus fuerzas; pero luego que llega el cuerpo à demoronarfe, ô luego que fe gatan, ö fe de conciertan fus organos, lo abandona para bufcar otro, à quien pueda governar como el primero en que havia etado. En fin, comparan los Indios el alma en el cuerpo con un hombre, que eta en la carcel. Supone eta comparacion lo que dirè depues, que las Almas, que animan fuccesivamente los diferentes cuerpos, etan alli como prefas, para fatisfacer por los pecados, que en la otra vida antccedente han cometido. Para probar eto, dicurren de lo mas à lo menos, y dicen, que los Dioes fubalternos, que fon muy fuperiores à los hombres, etàn obligados à animar algunos cuerpos, para expiar los pecados de fu vida precedente. Cuentan fobre eto infinitas Hitorias, y * Cc 4 CIl

entre otras, la que fe lee en la vida de TarmaRajakels, por otro nombre Baradam ; y es como fe figue. Arichenen era uno de los cinco Reyes mas cèlebres de la India. Tuvo ete Principe un hijo, à quien amaba tiernamente, y fe llamaba Abimanien : murió, depues de muchas aventuras, ete amado hijo , y el dolor de fu muerte causó gran fentimiento , y aun defeperacion à fu padre. Vichnou, transformado en Krichnen, tuvo latima del afligido padre, y le llevó à uno de los cinco Paraifos , adonde viò à fu hijo replandeciente de gloria : quio abrazarle, y quedare con el ; pero le mandaron retirar, y le habló fu hijo de eta manera: , , Antiguamente, aun fiendo Dios, cai en

», un gran pecado; para borrarlo, fui encarcelado

,, en un cuerpo humano: ahora que he fatisfecho s, por el , y que etoy purificado del todo, me veis ,, lleno de gloria , como antes lo havia etado. Sacan luego eta confequencia los Indios : Si los Diofes mimos fe vèn necesitados à animar algunos cuerpos para purificarfe, y para hacer penitencia en etas priiones: quièn puede dudar, que las almas, que han cometido pecados en la vida antecedente, no etèn tambien obligadas à vivir en los cuerpos que animan, como en otras tantas carceles ? Si nacen etos cuerpos de las Catas infames: fi etàn moletados de enfermedades , y otras indipoficiones; o fi fon de naturaleza degraciada, todo ello fucede, para que puedan fatisfacer por los pecados de u vida precedente. Los Platonicos fe valian de la mima compapacion. Platon la havia tomado de Pythagoras 5 y

« AnteriorContinuar »