Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

licencia del Principe, apelo à su palabra: su honra „ està empeñada en su conservacion , y si la def„, truye , las ruinas de este Santo Edificio seràn un „, testimonio eterno , de lo poco que se puede fiar

de su palabra. Sepa , pues , que me tengo por „ mas feliz en mis prisiones , que en mi Iglesia , y , en su Palacio. Haviendose referido mi respuesta al Ministro , no dixo mas que estas palabras: „ Què

harà el Principe con la calavera de un Estrange„ro? Quiere dinero, y si nada me promete , de na' da refpondo. Partiò luego à la Corte , y diò licencia à mis dos Catequistas , para que fuessen à vèr sus familias , antes de ir à verle en la Corte.

Fueron , pues , los dos à su casa , donde tenia cada uno à su madre. La de Xaveri Mouttou ( assi se llamaba el mas viejo de los dos ) era de muy

abanzada edad, y pensaba su hijo hallarla'muy defconfolada ; pero qual seria su pasmo, al ver que se echaba à su cuello con cara alegre , y

dandole s, abrazos, le decia: Ahora sì que sois,y os reconozb, co muy de veras por mi hijo : què dicha para mì 6 de haver parido, y criado à un Confessor de Jesu.

Christo! Pero , hijo mio , no basta haver comen,, zado à dàr pruebas de vuestra constancia ; debes os perseverar hasta el fin. Si eres fiel à su gracia , no te abandonarà el Señor.

Sattianaden (assi se llamaba el otro Catequista) fue recibido

por

su madre con los mismos 'extremos de gozo , y los mismos afectos de piedad. Estaba casado, y tenia un hijo muy amable, como de tres años. La buena Christiana tomò à su nieto en los brazos, y llevandole al cuello de su hijo , le dixo: Hijo mio, abraza à tu Padre, que ha padecido

por Jesu-Christo: nos han quitado lo poco que te„niamos; pero la Fe suplirà por todos los bienes.

En efecto , son muy dignos los dos Catequistas del empleo que se les ha confiado. El primero havia sido casado, y perdiò à su muger siendo aùn muy moza. Se negò constantemente à contraer otro matrimonio , para darse mas enteramente à la inftruccion de los Neophytos. El segundo , aunque casado, vive como el Religioso mas austero : à una humildad, y dulzura que encanta , junta un zelo vivo, y activo, que le hace incansable. Y no teniendo mas de treinta años, lu virtud le hace let, muy respetado de los Christianos.

Fueron el uno, y el otro à la Corte, donde se havia llevado lo que se havia facado de la Iglesia. El Principe, que esperaba un rico despojo , repre. hendiò alperamente a los Bramenes, por haverle enredado en un negocio capaz de deshonrarle. No obstante, para cubrir su codicia con capa de zelo àzia sus Dioses , protestò que no permitiria en sus Estados una Ley, que despreciaba los Dioses, y mandò que se hiciesse una pesquisa exacta de todos los Catequistas, para castigarlos con rigor. Y haviens do sabido, que mi Iglesia havia sido perdonada, mandò que fuesse reducida à cenizas. Diòse el cara go à una tropa de Gentiles. Havia yo hecho efcrivir en lo alto del Retablo en grandes caractères estas palabras : Sarvesurenukon Stotiram , que significan, Gloria , y alabanza sean dadas al Soberano sed for de todas las cosas, El Capitan, que presidia à la demolicion de la Iglesia, mandò desde luego roma per la inscripcion, para que , coino decia , el noma bre del Dios de los Christianos fueffe enteramente

boro

borrado. Los materiales fueron llevados à otra parte , y destinados à la fabrica de un Templo de İdolos: lo demàs fuè despojo de los Infieles.

La ruina de esta Iglesia , cuya fabrica se havia acabado solos dos meses antes, me fuè sumamente sensible ; pero mayor fuè el miedo de una persecu-, cion cercana , y cruel. Estaba el Principe resuelto à entregar todos los Christianos à dos Señores de su Corte , que se havian obligado à poner veinte mil pesos en las Arcas Reales , con tal, que les diesle el Principe licencia para atormentar à su gusto los Neophytos , y saquearles las casas. Estaba ya casi concluido el contrato ; pero el primer Ministro, con un golpe de politica, salvò å los Christianos , para ponerse à sì mismo en seguro. Temia que se examinasse su adıninistracion de la Haciendi Real, y no ignoraba, que algunos Oficiales Christianos tenian en su poder materiales con que perderle. Para cerrarles la boca, y ponerse bien con ellos, intentò disuadir al Principe, y mostrarle , que el proyecto que meditaba , era contrario à lus verdaderos interesses. Le represencò, pues, que por veinte mil pesos que ganaria , se exponia à perder mas de veinte mil buenos vassallos : que entre ellos havia muchos Capitanes, y Soldados , los quales , viendose perseguidos, saldrian del Pais, y buscarian asylo en el Estado vecino, con el qual estaba su Magestad actualmente en guerra : que tan grande desfcrcion, aumentaria el Exercito enemigo, y quizà traeria consigo la ruina de sus Estados.

Hicieron impression en el Principe estas razo

, y no pensò mas en su primer proyecto ; pero se lisongeò, que por mi medio podria sacar la canti

dad

nes

dad de dinero , que los otros le havian ofrecido. Mandò que me dixessen,que bien sabia que no tenia yo dinero ; pero que no ignoraba el amor que me tenian mis Discipulos: que eran mas de cien mil, у

dandole cada uno un Fanon, subiria la suma à los veinte mil pesos que pedia. Se engañaba en el numero de los Christianos , porque no havia mas de veinte mil bautizados ; pero tuve por conveniente dexarle en este error. Mi respuesta, pues , se reduxo à decirle , que no tocaba à un Estrangero, como yo era , imponer

imponer tributo sobre sus vasallos: que la Ley santa que yo predicaba , enseñaba la obediencia, y fidelidad debida a los Soberanos : que ni tenia, ni queria tener derecho alguno sobre los bienes de mis Discipulos , y que no consentiria , que

diersen un maravedì para rescatar mi libertad; antes bien

, que si tuviera riquezas, las daria de buena gana, para alcanzar la gracia de morir en la estrecha prision donde me tenia encerrado.

Esta respuesta no debia de serle muy agradable ; pero creyò, que no resistiria mi constancia al tiempo , y à la incomodidad de la prision: y por esta razon no quiso en adelante oir à los que le hablaban en mi favor. Su proprio hermano, instado por algunos Capitanes , y Oficiales Christia

le escriviò muchas veces pidiendole mi libertad ; y sin embargo de ser cali tan poderoso como èl , sus ruegos fueron siempre desechados. No por eso desistiò del empeño , y despachò à uno de sus Oficiales, para que solicitalle de palabra mi libertad. Tenia orden el Oficial de verme al passo , y hallandome molestado con una grande fluxion à los ojos , causada de la humedad de la

nos,

cara

carcel, lo sintió mucho , y con viveza represen, cò al Principe el peligro en que estaba de mos rir en ella. Escuchòle el Principe con serenis dad , y arrancando de su propia cabeza un ca. bello , le dixo con grande enfado : Con tal

que » yo no manche mis manos en su sangre , se me dà » tan poco de que inuera, como de que cayga este

cabello de mi cabeza. Que se pudra en la carcel, y escarmienten los otros Gurous , para no entrar en mis Estados , y engañar à mis vassallos. Sin embargo de la colera del Principe , se ablanda, ron mis Guardas , y eran cada dia mas humanos. Dexaban à los Christianos entrar à verme , y con. fessè à muchos de ellos. Como havia guardado los ornamentos , y uno de mis Catequistas havia hallado el medio de traerme vino , y hostias, tuve la dicha de celebrar Missa , y dàr la Sagra, da Comunion à algunos Christianos. Bautizè tam, bien à muchos niños , y algunos adultos.

Los consuelos que tenia en mi prision , se ture baron presto con el dolor de ver morir casi à mi vista , fin poderla socorrer, à la muger de un Capitan Gentil , Señor de un Lugar cercano. Havia un año que havia recibido el Bautismo, y todo efte tiempo havia vivido con grande fervor. Lä afligiò senliblemente mi prision, por no sé què presentimiento, que

tenia de su muerte cercana , y. lo impossible que mc seria administrarla los ultimos Sacramentos. En efecto cayò mala , y muy en breve se hallò desahuciada. Nada se dexò de hacer para conseguir del Bramen , que me diesse licencia para visitarla ; pero bien que contra su inclinacion no se atrevio à concedermela, porque in

far

[merged small][ocr errors]
« AnteriorContinuar »