Imágenes de página
PDF
ePub

altas, y tan fuertes los golpes del Mar , que nos fue impofsible levar. Fué, pues, precifo cortar el cable, para apiovechamos del Sud SudEfte, baftante fuerte para vencer las corrientes , que nos eran contrarias. Efte partido , aunque tan neceffario , nos ponía en otro extremo. Teníamos folamente dos pequeñas ancoras, y un pedazo de cable de quarenta y cinco brazas de largo. Defde el principio de la tempeftad havia caído la antena grande fobre el puente del Navio , con un trozo como de quince ádiez y feis pies del arbol mayor. Se izó la vela grande,y fuimos á bufear algun afylo lo largo de la Cofta. Ninguno de los Pilotos conocia la playa , y hallandonos muy inquietos, aviftamos ázia Mediodia una Barca grande, que viento en popa fe acercaba á nofotros. Eran algunos vecinos de Narfapour, que iban á Ganjam. Nos dixeron, que citabamos como de ocho á diez leguas de tfte Puerto , y con mucho agrado amaynaron para eíperarnos. Haviendo llegado á la vifta de Ganjam áz6. de Septiembre , nos vimos precifados á echar ancla leis leguas mas .abaxo, en quince brazas de agua.

Alli quedamos el dia ííguiente en un fufto continuo , por razon del mucho fondo ,poco cable, y debilidad de nucflra ancora. Hicimos feñal para pedir focorro , tiramos el cañon , y tremolamos el pavellon; pero nadie parecia. Además del peligro en que eftabamos de naufragar , fi el viento crecía , nos quedaban lelamente de proviííones, un poco de arroz , y algunos pefeados medio corrom-* judos,

Éa efta cxjtrejcpa necefsidad, reíolyimos em-,

te

biar á tierra al primer Piloto, y a un mozo meftizo. tomo no teníamos efquire, fe pufieron fobre una ba'fa, y á fuerza de remo procuraron ganar la orilla para ir á Ganjam , y pedir un Piloto, que nos entrafTe en el Puerto , con el primer tiempo favorable , y un.as Chalupas llamadas Cbtlingucs. Eftas eftán hechas de tablas, unidas entre si con juncos, y fon muy dóciles, y no fe rompen quando tocan á unaJtarra. Fueron á parar los dos quatro leguas mas abaxo fobre unas rocas , en las q liles paró la balfa : y defpucs de muchos ricfgos, llegaron en fin á tierra con los pies eníangrentados de tal manera , que nccefsitaron de tres dias para fubir á Ganjam, no diftando mas de quatro leguas de alli.

Los que haviamos quedado en el Navio, cftábamos efperanzados , que el dia figuientc nos traerían focorro , y viveres ; pero paííandofe dos dias fin recibir noticia fuya , no dudamos que huvieífen perecido en el Mar, ó que fe los huvieífcn tragado los Cocodrilos. El dia 18. aviftamos un Catimaron , ó dos , ó tres piezas de madera ligera unidas entre si, conducidas por dos peleadores , que en derechura venian á nofotros defde la playa. Luego que llegaron á bordo, nos complimentaron , en nombre del Governador Gentil , y de un Capitan Inglés , que nos ofrecian fus fervidos; pero nada nos podian decir de pofitivo fobre la fuerte de nueftro Piloto. Los defpedimos con toda diligencia , con Cartas para los dos Cavalleros dichos, dandoles gracias por fu atencion , y pidiendoles un prompto focorro.

El dia iiguiente vimos falir por la boca del Rio un Chelinjuc * 6 Barca grande , que en poco tíempo llegó ánueftro bordo. Nos traía á nueftro Piloto con feis buenos Marineros del Pais, que nos embiaba el feñor Simond, Ingles, Comerciante grande csf 'Ganjam. El Piloto, defpues de contarnos fus aventuras, nos confoló mucho , dandonos cuenta del gufto con que el feñor Simond nos qucria favorecer , y las ordenes que havia dado, para que' en la orilla vecina tuvieífemos carruages , que nos llevaífen con conveniencia á Ganjam. Los efperamos hafta puefto el Sol, y luego fupimos , que un accidente noprevifto havia llamado fu atencion á otra cofa.

Con animo de ver de mas cerca nueftro Navio , havia hecho un partido de caza , al qual convidó á un Piloto Dinamarques , Maeftre de un Navio Armenio. Con dificultad admitió el Dinamarqués el combite : al parecer tenia algun pronoftico de fu defdicha. Paitando cerca de unEftanque , tiró al buelo el feñor Simond á un pajaro grande> el qual herido, fue á caer en un arroyo,que entra enelRio un poco mas arriba de la Ciudad de Ganjam. Acudió el Dinamarqués ,y caminando fobre la orilla , que cftaba mojada , fe le fué el pie, y cayó en el agua puntualmente en el parage unico donde tiene el arroyo de diez á doce pies de profundidad , porque en todas las demás partes fe puede vadear. Corrieron aprifa el feñor Simond, y fus gentes á focorrer al Dinamarqués? pero no. vieron mas que fufombrero nadando fobre el agua,y llevado dela corriente. Lo demás del dia lo gallaron en bufear el cuerpo del defgraciado, y cfto 1c impidió embiarnos los carruages prometidos.

Si huvieramos podido preveer efte contratiempo , huvieramos paífado la noche en la Barca, que havia quedado eu ícco fobre la arena de la playa; perotomair.es la refolircion de marchar fiemprc ázia la Ciudad, en la confianza de encontrar el carruage que efpcrabamos. Tuvimos que caminar quatro leguas grandes por caminos, que una arena movediza hacia muy incomodos , y havia que paífar un Rio ancho , y profundo: llegamos muy fatigados á fu orilla , y no havia Barca para paflarlo , ni cafa donde podernos retirar. Haviendo efperado largo tiempo , vino en fin un Inglés 3 embiado por el íeñor Simond » que nos conducia dos Barcas, y nos informó de la pefadumbre, y embarazo , que á fu amo havia cauíado la defgracia del Dinamaru ques.

El primer dia de Oclubrc llegamos á cafa del íeñor Simond, y nos recibió con toda la urbanidad, que podiamos efperar de un hombre de circunftanrcias , y merito > y nada omitió de lo que podía conducir s para que olvidaííemos nueftras fatigas paliadas. Me obligó á tomar fu proprio quarto, en tanto que hacia defembarazar una cafa , que l'e fervia c'e Almacen ,para hofpcdair.Gsá todos en ella. Eftaba. la Ciudad tan llena de gente , que no fe hallaba una cafa vacia.

Ganjam es una de las Ciudades mas comerciantes, deide Madras á Bengala: todo eftá alli en abundancia 3 y el Puerto es muy comodo. Las mas baxas mareas tienen en fu entrada cinco , ó feispics de agua , y nueve „ó diez en las mareas altas. Se conftruyen. alli muchos Navios , y á poca coica. £ont^rnos noventa ^ ocho Navios de jres palos echados fobre la ribera, y vimos unos diez y ocho, que fe conftruian aun mifmo tiempo.La facilidad,y abundancia del comercio huviera fin duda atraído aqui las Naciones de Europa , fi la embidia medrofa de fus habitantes no fe huviera opuefto á fu eftablecimiento. Eftos Pueblos , bien que vaífallos del gran Mogol, imaginan confervar fu libertad, porque eftán en poflefsion de no tener en fu Ciudad Govemador Moro. No obftante , de quatro, ó cinco años á efta parte, permiten que los Moros vivan en ella; pero eftán fiempre alerta contra ellos, y mucho mas contra los Europeos. Quifo el Señor Simond , dos , ó tres años ha cercar fu cafa con una tapia de ladrillo: y al inflante mandaron el Govemador, y los vecinos , que ceífafle la obra.

Conocemos muy bien , dicen , el genio de los „ Europeos; y fi les permitieramos fervirfe de la„ drilles para fabricar fus cafas , prefto levanta„ rian Fortalezas. Por efta razon, en toda la Ciudad no hay de ladrillo mas que un Templo efpaciofo de Idolos , y la cafa del Govemador Gentil. Todas las demás cafas ion de una tierra pegajofa,dada de cal por adentro, y por afuera, y cubiertas de paja, y junco , que es precifo renovar de dos en dos años, lo qual es muy incomodo.

La Ciudad es medianamente grande , fus calles eftrechas, y mal difpueftas , el Pueblo es muy numerofo. Efta fituada en la altura de diez y nueve grados , treinta minutos al Norte, fobre una pequeña elevacion , orilla del Rio , y á un quar- x to de legua de fu embocadura. Doce años ha era mas confidcrable por fus riquezas, y por el nu

mc-.

« AnteriorContinuar »