Imágenes de página
PDF
ePub

Vérna ; quë servia de Carcel a los Jesuitas de terra-> dos į viendo su pobre choza rodeada de una luz milagrosa , alcanzò de Adamas, que levantarse el destierro à dos Santos Missioneros. Irritòse el barbaro Emperador , porque hicieron nuevas conver! fiones. Cinco Abiíinos que hávián abjúrado el error, fueron echados à los Leones hambrientos.. Renovòre el milagro de Danièl, mudandose la ferocis dad de los Leones en mansedumbre ; pero no sé ablandò el corazon del Tyrano. Condeno al Padre Oviedo , con sus compañeros , y Discipulos , à un destierro mas distanite , y mas horroroso que el pria mero. Se morian yà de hambre, y sed, quando movido Dios de las Oraciones del Padre Oviedo," les puso à la vista un Rio, el qual abriendose lues go que apagaron su fed , les ofreció una multitud de peces, suficiente para alimentarfe. Uno de los Santos Confeffores, y uno de los Soldados, que los conducia , y que fuè convertido por el milagro , lo atestiguaron con juramento en las informaciones juridicas. La fama del milagro los libro otra vez del destierro. El feliz sucesso del zelo del Padre Oviedo: encendio muy en breve la rabia del perg feguidor, quien estuvo ya para matar al Santo Obisa po de su propia mano : le desterrò tercera vez con todos los Portugueses , guardando à sus mugeres, è hijos por 'esclavos. No se contuvo su crueldad - en perseguir à solos los Catholicos. Sus vassallos maltratados pusieron en el Trono à Tazcar , hijo natural de jacob su hermano." - Adamas , apretado por los rebeldes ; llamò à su

campo à los Portugueses', y Jesuitas. En la pria mera batalla fuè vencido ; pero en la segunda vens

ciò al usurpador, y le quitó la vida. No fué tan feliz contra un famoso Capitan Etyope , llamado Isaac Barnagas , el qual mal satisfecho de Adamas, hizo entrar a los Turcos en el Reyno, y reduxo al Emperador à la mayor extremidad. Muriò èste en el año 1563. dexando fus negocios en tan triste fituacion...

Se dividieron los Grandes de Etyopia entre los muchos pretendientes à la Corona, y passaron diez y siete años antes que la posseyeffe pacificamente Malàc Segbed , hijo de Adamas. Aunque apassionado de los errores de su Secta ; dexò à los Catholicos en paz. Erą amante de la virtud , y un Historiador Herege refiere , que hacia en el grande impression la inocencia de costumbres , y la fanta vida de los Jesuitas,aun fiendo tan opuestos à fu doctrina. No tuvo hijo legitimo, pero tuvo dos naturales : y aunque inclinado à poner en el Trono à Jacob , el mas joven de sus hijos , no obstante venciò la justicia ; y estando para morir , declaró à su sobrino Zadenghel por legitimo fucceffor. Los Grandes , que querìan aprovecharse de una me11or edad, sin hacer caso de el Testamento de el Emperador , dieron la preferencia à Jacob, que tenia solos fiete años. Los engaño, su ambicion: apenas cumpliò Jacob los años de su menor edad, quando quiso ser Amo. Los dos principales. Señores, que le havian colocado en el Troño, bolviendo sobre sì, y ofendidos de la ingratitud de aquel à quien se havian facrificado, facaron de la Carcel à Żadenghel , su legitimo Soberano, y le Coronaron. Tomò el nombre de Aznaf-Seghed II. Jacob, huyendo con ocho de sus Guardias , que le queda

gon

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

ron fieles en su adversa fortuna , fue preso , y entregado al Emperador , quien venciendo fus defconfianzas bien fundadas, y las maximas de una politica cruel, perdonò al usurpador, y se contento .con de terrarle.

Experimentaron todos los del partido del usurpador la clemencia de su legitimo Monarca. La unica venganza, que faco de ellos, fue mostrarle quan digno era del Imperio , y quan injustos havian lido para con él. No ha tenido la Etyopia Soberano mas completo : si cuidaba de la vida de sus vassa llos , siendo rebeldes, no hacia caso de la suya, quando lo pedia el bien de el Estado. Los Galos, Pueblo barbaro, y belicoso, enemigo eterno de los Etyopes , havian puesto en marcha tres Exercitos, para aprovecharse de las turbaciones de la Corte Abisina. Fue derrotado el General, que embio contra ellos : marcha en perfona , y los Galos le salen al encuentro: acometen à sus cansadas Tropas : yà cedian los Abisinos al vigor del enemigo, rompian sus filas , tomaban la huida , y los Oficiales instaban à su Magestad que fer retirasse ; pero diciendoles , que los que temen la muerte , mas que la infamia , abandonen à ifu Principe , que ro Sabre vencer , ò morir como Rey, echò pie à tierra , y se arrojò sobre el Enemigo. Bolvið la verguenza el valor à los Abisinos , fe ordenaron al rededor del Principe , y cargan à los Galos con tanto impetu, que alcanzan una completa victoria. Tenia aùn Aznaf que combatir con otros dos Exercitos de los enemigos , y sin tomar descanso, hace abanzar con diligencia sus Tropas à unos caminos dificultosos, por algunas montañas : sorprehende al

fez

y cortados

segundo Exército de los Galos, y lo derrotā ēntas ramente. El tercero no esperò al ràpido vencedor.

Fue hecho Patriarca el Padre Oviedo despues de la muerte del Padre Nuñez , y murió en Fromena en el mes de Septiembre de 1577. Su extremada pobreza , las persecuciones , que padeciò con inyencible paciencia , su: charidad, los frequentes milagros, que obraba Dios por fu Siervo, le has cian igualmente amable à los Catholicos , y à los Cismaticos. Despues de su muerte todos honráron su sepulcro. Los enfermos, que cobraron su salud, y las conversiones, que se hicieron en el Lugar donde fue enterrado, merecieron que

todos le vea nerassen como un hombre milagroso , 'que aun en la sepultura exercia los ministerios de el Aposto. Jado.

Continuaron los cinco Compañeros del Padre Oviedo à trabajar en la conversion de la Etyopia. El ultimo que muriò fue el Padre Francisco Lopez en el año 1597. Su memoria fue por largo tiem po venerada de los Cifmaticos, y algunos de ellos dieron un testimonio muy convincente de su santidad en las informaciones juridicas , que mandò el Arzobispo de Goa hiciessé Don Miguel de Sylva sy Vicario General.

El Padre Pedro Paez Castellano, elegido por sus Superiores para la Mission de Etyopia , havia tentado el viage en el año 1580. Dios, que quiso que comprasse con crueles aflicciones el sucesso, que le tenia reservado , probò su virtud con las mas tristes aventuras , con duras prisiones , y con el terrible trabajo de las Galeras , à las quales fue condenado por los Turcos. En fin , peneţiò dentro

de

de la Etyopia en el año 1603. y fue bien recibido por el usurpador Jacob. Acabada la revolucion; que restableció al Principe legitimo sobre el Trono , le deparò Dios mayor favor con este Principe. Aznaf Seghed era tan entendido, como valeroso, recto , y sincero : amò, y abrazò la verdad luego que llegò à conocerla. No puedo (decia) dexar de reconocer por Cabeza de la Iglesia al successor de Pea 'dro , à quien Jesu-Christo confiò el cuidado de apacens tar fus ovejas , y corderos, y sobre quien fundò fu Iglesia. Creo , que negarle la obediencia, fuera negarla d Jesu-Cbrifto. Assi lo refiere Ludolf , Historiador Herege. Abjurò sus errores , y guardando por algun tiempo su conversion secreta , se declarò publicamente por Catholico, y escriviò en el año 1604. al Rey de España Phelipe III. pidiendole un Patriarcả , Obispos, y Missioneros.

La privanza extraordinaria , que lograba Láeză Mariam , havia irritado à los Grandes, y buscaban algun pretexto para perderle. Presto lo hallaron en los Edictos, que publicò el Principe en favor, de la Religion Romana , y no se descuidaron en yalerse de ello. Zaslace , hombre de obscuro nacimiento , pero igual con los primeros de la Cord

su valor militar, ingrato , y perfido à fu Soberano, que le havia sacado del destierro à

que

le havia condenado el usurpador Jacob, fue el primero que levantò el estandarte de la rebelión. Siguiò el Emperador al rebelde para darle batalla, pero en su marcha fue abandonado por el Ras Athanasio. Este primer Oficial de la Corona , fiero

por haver dado dos Soberanos à la Etyopia , no sabia obedecer. Siguieron su exemplo muchos de los Tom.IV.

Zz

prin

te por

« AnteriorContinuar »