Imágenes de página
PDF
ePub

y* hueftras proprias necefsidades por todo el tiempo de la Mifsion. Caminamos dias enteros en eftc equipage, con el bafton en la mano. Llegando al Lugar donde ha de fer la Mifsion , la comenzamos fin perder tiempo. Somos fíempre bien recibidos de un Pueblo manfo, docil , catholico, y aficionado a la Oracion , y á la palabra de Dios.

El tiempo de la Mifsion fe paífa en enfeñar la Doctrina Chriftiana , y las Oraciones , afsiftir á los enfermos, oír confefsiones, que por lo comun fon generales , y deben ferio ;porque fus Curas en las Fieftas grandes fe contentan con preguntar á una multitud grande de penitentes, que fe echa á fus pies , fi tienen dolor de fus pecados ; y diciendo ellos que les pefa, fin mas examen les dan la abfo-: lucion. Concluimos los exercicios piadofos de la mañana con el Santo Sacrificio de la Miífa , y nun-«. ca falta algun vecino que nos combide á comer.; En Quarefma no fe come hafta puefto el Sol, y la frugalidad es infeparable de la comida , la qual confífte en azeytunas , trigo toftado, zebollas afan das baxo de la ceniza , y arroz rnuy efpefo. Quan-? do fe quieren regalar nueftros huefpedes, añaden un plato dé azeyte , en el qual cada uno moja el pan, que es muy chato , infipido , y mas parecido á carton , que á pan. Se tienden los manjares fo-i bre un tapete, ó fobre una eftera , que firve de; mefa , manteles , y fervilleta. No faben aquí lo que es comer carne , aun fuera de Quarefma ; fien-: do afsi que no eftá prohibida á los Maronitas; Ufan del vino , que es excelente , con mucha pa-t iimonia. . .,;

Gaftamos U tarde en platicas domefticas , eri

catequizar' à los ni'ios , y en otras obras buenas, neceflaïias en las Mifsiones. Al anochecer nos recogemos à nueùYis pofadas , donde los huefpedes tienen yà juntas fus familias , y amigos para oir de nofocros otras inftrucciones , porque fon incanfables los Maronitas en oir la palabra de Dios. El aííiimpto de eftas platicas fe toma de las Hiftorias del Teftamento Antiguo, y de la Vida de tos Santos , de quienes tienen alguna noticia. Tales exemplos din ampia materia à lecciones Ашу utiles de las virtudes proprias de cada edado. Llegada la hora de acabar la converfacion, hacemos en alta voz las Oraciones de la noche, y cada uno fe retira à fu cafa , ó quarto. Quando fe defpiden de nofotros ,nos faludan à la moda del Pais, poniendo la mano fobre la cabeza, befandola, y diciendonos en eftilo Oriental. „ Ro„ gamos al Señor, que un dulze fueño cierre tus „ parpados, y dè defeanfo à tu cuerpo: que tu „ Angel bueno te guarde durante la noche , y „ que falga el Sol mas brillante , que nunca , para

alumbrarte. La fatiga del dia pide en efe&o algun defeanfo de noche; pero como lo hemos de tomar ? La cama es un mal tapete de lana de cabra , tendido fobre el duro fuelo : el fueño es, fin ceífar , interrumpido con los Chillidos de los niños, y fomos continuamente atormentados de un exer, cito de pequeños infectos, que nos hacen una cruèl guerra. A tantos enemigos del defeanfo fe debe añadir el humo de un fuego medio apagado , que no hallando refpiradero por donde falir del quarr to, fufoca caíl à los que no eftàn hechos à íuplirlo. 'OTodas eûas incomodidades- не* hacen efperar con

impaciencia la luz del dia. Luego que amanece botvemos á la tarea de la Mifsion , y la continuamos mas, ó menos tiempo , fegun la vecindad de los Lugares. Por mas fatigas que nos canfan las Miffiones de la Montaña cti tiempo de Quarcfma, puedo aífegurará V. R. que las favorables difpoficiones que encontramos en toda la Nacion Maronita, y el fruto que cogérnoslos hacen las Mifsiones, no fulamente llevaderas , pero tambien nos llenan de confuelo. Pondré fin á efta memoria de las Mifíiones de Syria con la relacion de una Hiftoria, que parecerá fabulofa , y á nofotros mifinos nos pareciera tal , fi no huvieramos conocido aquí á la perfona mifma de quien voy á hablae.

Un mozo Turco de Damafco, de edad como de trece años , paífando en ana Saetia , fue aprefado por unos Cavalleros de Malta. Eftos le regalaron, á uu Cavallero Efpañol, que le llevó á Efpaña: le cobro cariño , le hizo inftruir en la Religion , y el muchacho fe hizo Catholico. Algunos años defpues, haviendo ido el Cavallero á fervir enFlandes , llevó configo á fu Chriftiaiio nuevo. Las buenas prendas que notó en el joven , y en particular para la guerra , empeñaron al Oficial Efpañol á pedir al fin de la Campaña una Compañia de Cavallos en. el Exercito Efpañol para el mozo , y lo alcanzó. El nuevo Capitan , de edad entonces como de veinte y cinco años , fue embiado á tomar Quarteles de Invierno en Bruxelas.

La fama que tenia el joven de fer buen Oficial, le abrió las puertas de las mejores cafas de .la Ciu•dad ,y era en todas partes recibido con diftíncion. Ftequentó principalmente la cafa de una Señota

Tt 2. rica

rica de Amfterdam , que havia venido con fu hija à Bruselas, para paííar alli algun tiempo. Eran la inàdre , y la hija buenas Catholicas: admitian con gufto al Oficial Efpañol, en quien notaban entendimiento , cortesia , y coftumbres muy arregladas. Sabian por otra parte la eftimacion que hacian de èl los demàs Oficiales.

Paífado el Invierno , el Capitan Turco, que pa£faba por Efpañol, fe lifonjcó que el buen recibimiento , que fiempre le havian hecho la madre , y la hija , le ponia en parage de poder pedir à la feñorita por efpofa. Lo hizo , y la madre, prevenida en fu favor , recibio con agrado fu peticion, perfuadiendofe facilmente que el merito, que reconocia en el Oficial, no podia menos de adelantar fu fortuna , y que fus bellas prendas hacian dichofa à fu hija. La preocupacion de la madre,fíendo tan favorable al Efpañol , como la inclinacion de fu hija j convinieron ambas en el caíamiento. Se celebraron las bodas con aplaufo de toda la Ciudad, y vivieron juntos diez años 3 al fin de los quale$ les nacio un hijo.

Algun tiempo defpues el Oficial, o porque no fe hallaba bien fuera de fu Pais , o porque eftuvieífe canfado de la Milicia , o lo que es mas verifimil, porque tuvieífe entonces alguna intencion que le importaba callar : confio en fecreto à fu efpofa el defeo que tenia de hacer la peregrinacion de Jerufalèm, para vifitar el Sepulcro de nueftro Señor : la dixo , que defpues la llevaria à Efpaña , para que conocieífe fu familia , y vieífe los grandes bienes que fingia poífeer. La Señora Нo-1 |andefa , muy amante de fu efpofo, confintió en

1 • • L 'i' V

el viage , y convinieron ambos en tener oculto lu proyecto: principalmente á fu madre , quien no dcxaria de oponerfe á una determinacion tan extraordinaria. Concertaron con tanto fecreto fu embarco en un Navio Holandés, que fe hacia á la ve-: la para Italia, que no fupo palabra la madre hafta defpues de fu partida. Facilmente fe puede juzgar qual feria la admiracion de la buena Señora; quanclo la dieron la noticia: por mucho tiempo no lo quifo creer, y los hizo bufcar por todas partes; pero en fin lo averiguó de modo , que no pudo; dudar mas de fu verdad.

Entretanto que no ceflaba la madre de llorar la pérdida de fu hija s el Navio que la llevaba con fu marido , fe encontró con dos , ó tres Baxéles de Moros, que vinieron á atacarle. El Cavalle-; ro pretendido Efpañol, reconociendo á los Moros por fu lenguage , pidió licencia para hablar al Capitan de ellos, no dudando que feria bien recibido luego que le declarafle fu nacimiento. Su-; cedió todo como lo havia penfado ; porque mandandole el Comandante Moro , que paífaífe á fu bordo , le manifeftó que nada menos era que Efpaiíol , le contó todas fus aventuras , y en fecreto le dixo , que fu animo era de bolver á Turquía, fu patria, para profeífar libremente allí la Religion de fus padres. Suplico al mifmo tiempo al Comandante , que concurriefle á la execucion de fu intento : acafo fe hallaba á bordo del Navio coman-: dante un Turco de Damafco, que conocia fu faV milia , y dió teftimonio de ello. No fue menefter mas para empeñar al Comandante á intereífarfe en todo el proyecto del Oficial j á quien .ofreció-re"""*'' '. cJb

« AnteriorContinuar »