Imágenes de página
PDF
ePub

cón muchos favores; y entre otros, con frequentes vifitas del Angel de fu Guarda, de quien recíbia faludables avifos: mas el humilde Siervo de Dios ocultaba à los hombres los favores, que recibia del Cielo. No felimitò fu zelo à la Ciudad de Alepo, mas fe extendió à los Pueblos vecinos, fin que aun el ayre infecto de Alexandreta fuee capaz de intimidarle : y asi fue à ella muchas veces con el Padre Gilberto Rigold, fiendo fruto de fus trabajos confesiones de muchos años, reconciliaciones de enemitados , afsitencias à moribundos, y la intruccion de los Pueblos. Su Compañero el Padre Rigold fe movió tanto del bien, que puede hacer un Misionero en eta Ciudad, que en medio del ayre petilente, que repira en ella, y es mortal à los Etrangeros, hizo voto de bolver à ella todas las vezes que pudiele coneguirlo de fus Superiores. Otro objeto del zelo de el Padre Beon fue la

converion de los Jafidios, que fon unos Pueblos, que adoran al Sol, y dàn culto al Demonio, como à autor de lo malo. Refolvió, pues, el Padre ir à llevarles el conocimiento de el verdadero Dios; pero no pudiendo por si mimo poner en execucion ete deignio, por haverfele encargado el govierno de nuetras Misiones, les embió otros Mifioneros. Mas no era llegada todavia la hora de la converfion de etos infelices: y asi lo vieron por experiencia los Misioneros, que les embió el Padre Belon , los quales tuvieron que abandonarlos, depues de haver facudido el polvo de fus zapatos. Quiera Dios, por fumiericordia, difipar las

Tom, IV2. , - Li - ti

[ocr errors]

tinieblas, que impiden a etos hombres ciegos vèo
el horror de fus myterios de iniquidad.
Haviendo acabado fantamente fu carrera el Pas
dre Befon, y fus Compañeros, fueron del numero
de fus fuccefores el Padre Defchamps, y el Padre
Gabrièl de Clermont, ambos de la Provincia de -
Francia. El primero governó, con mucho fruto,
nuetras Misiones muchos años, y acabò fu vida
en el exercicio actual de ete empleo, asitiendo
à los apetados. - -
El Padre Clermont, que era de la Ilutre Fami-
lia de ete Apellido, murió de la mifina enferme-
dad cafi al mismo tiempo. Etos dos Padres, y fus
fuccefores fe dedicaron con todas fus fuerzas à
confervar la preciofa herencia, que de fus pre-
decefores havian recibido, que es la que nofo-
tros cultivamos al prefente , y por cuya defenfa
perderèmos, fi es necefario, la vida. Todo quan-
to hemos recibido de nuetros Padres nos es infi-
nitamente amable, hata fus mimas cruzes, de
que quiere Dios hacernos particioneros de quando
en quando, para hacernos mas dignos Operarios
de fu Viña. El Padre Sauvage, y el Padre Pagnon
han tenido mucho que padecer. Siendo el fegun-
do Superior de eta Mision, y reparando una Ca-
fa, que el Señor le Mayre, Conful de Alepo, le
havia agenciado, fue acuado de querer edificar
una Capilla pública. Eta acuacion , bien que no-
toriamente falfa, fue mas que fuficiente para fer
preo por Soldados, y conducido ignominioamen-
te ante el Cady , quien le mandó poner à la ver-

guenza en la argolla, y depues cargarle de cadeo
- nas,

[graphic]

nas, en las quales huviera perfeverado mucho tiempo, fi el Señor le Mayre, Conful entonces de Alepo, y oy del Cayro, no huviera interpueto fu autoridad, à fin de facarle de entre las manos de tan furiofos enemigos de nuetra Santa Religion. Ete maltratamiento, y otros muchos femejantes, que fe ofrecen, han de diponer a todos los Mifioneros, que vengan à ete Pais, à decir finceramente con el Apotol San Pablo: Nada temo de todo e/to , ni tengo mi vida por mas presio/a, que a ms mi/mo.

En efecto incurririamos en una gran culpa, fi tuvieramos miedo à las cruzes de que età fembrado cafi todo ete Pais: pues no es creible poder vivir en tranquilidad entre Infieles, que por el horror con que miran à nuetra Santa Religion, perfiguen ordinariamente à los Minitros del Evangelio, à medida de los progrelos, que hacen con fu predicacion. Sabido es lo mucho que el Patriarca, y el Arzobipo de Alepo tuvieron que padecer algunos años hà por el folo crimen de hacer profesion publica de la Religion Catholica. Apenas huvo maltratamiento , que no les hicieffen padecer, para obligarlos à renegar de ella. El Patriarca Ignacio Pedro recibió ochenta palos en las plantas de los pies , y fue depues encadenado con el Arzobipo de Alepo, llamado Dionyio Rezkallah, de la qual priion no falieron hata que fueron conducidos, por orden del Gran Señor, al Catillo de Adanè, en donde etuvieron encerrados en un obcuro calabozo el reto de fus dias, . . . . A poco tiempo de haver llegado à èl, murió el Arzobipo a confumido de las fatigas de el viage.

- i2. So

s

Sobreviviðle el Patriarca algunos mefes, pero fiema
pre enfermo, por las incomodidades del calabozo.
VJn Sacerdote, compañero de fus trabajos, y tef-
tigo de fu fanta muerte, nos ha referido depues,
que renovô, antes de morir, la profesion de la
Fè, y declarò, que moria hijo verdadero de la
Igleia Catholica, Apotolica, y Romana: añadien-
do la expresion, que era muy frequente: que fe
onia debaxo de los pies de San Pedro, y de fus
fuccefores los Vicarios de Chrito en la tierra.
Asi acabô Ignacio Pedro, Patriarca de Alepo.
Etos dos animofos Siervos de Dios , nos honra-
ban particularmente con fu benevolencia, y con-
fianza. Su vida inocente los hizo dignos de la pre-
ciofa muerte, que les pufo en la mano la palma
del martyrio : y nofotros los miramos, no folo co-
mo protectores de nuetra Mision, fino tambien
de toda fu Nacion: lo qual nos hace creer, que
la reunion de los tres Patriarcas de la Iglefia Grie-
ga à la Romana, es efecto de fu poderoa interce-
fion. - -
- Los tres Patriarcas fon el de Alexandria, el de
Alepo, y el de Damaco. Tenialos el cifma fepa-
rados de nofotros defde fu tierna edad: pedíamos
incelantemente al Señor, que tiene en fu mano
los corazones de los hombres, dipufieffe los fu-
yos, para que abrazaffen de nuevo la Fe de fus
Padres y eperabamos confeguirlo de la Bondad,
y Mifericordia Divina, con el conocimiento que te-
niamos de la bondad, y contante pureza de fus
cotumbres. Llegô finalmente el dia en que fe les
cayô la venda, que les tenia cerrados los ojos à la
verdad Catholica. El Patriarca de Alexandria, y
- . - 4 C

[merged small][ocr errors]

el de Alepo fueron los primeros que embiaron à N. S. P. Clemente XI, la profesion de la Fè, en que le reconocen, y reverencian por Vicario de Jefu-Chrito, Cabeza de la Iglefia, y centro de la unidad de la Fè Catholica. - l

El ultimo que fe rindiò fue el Patriarca de Damaco, llamado Cyrilo, que es Patriarca mas poderofo de todos los de Levante, y configuientemente el mas acreditado, y de mas autoridad. Era cif

matico mucho tiempo havia ; mas como es hom

bre de buen entendimiento, nunca pudo menos de alabar , y defender el Catholicimo. Trataba con frequencia à los Misioneros, y tenia à bien que le vifitaen à menudo. Muy lexos de oponere à la converfion de los Griegos cifmaticos, favorecia en quanto podia fu reduccion à la Iglefia Romana : y aun confeaba, que etaba mal con que antiguamente fe huvieffen feparado de ella los Griegos

de Contantinopla. Etos difcuros fuyòs, que exprimian fus buenos dictamenes, hacian que le tuvieen mucha aficion los Catholicos, y pidieffea à Dios le diefe valor para feguir el exemplo de los

dos Patriarcas. Fue el Señor fervido de oir fus ruegos. El modo con que le retituyò à la verdadera

Igleia, fue como fe figue. o

Diò el Patriarca el Miffal de fu Iglefia à un difcipulo fuyo para que le llevaffe à cafa de un Enquadernador. Entraron por cafualidad unos Turcos en

la Tienda de dicho Oficial , y hallaron el Mial. Cogióle uno de ellos, y le llevó al punto al Bajà, por congraciare con él. Alegre el Bajà de la oca

fion, que fe le ofrecia de dar que hacer al Patriarca, y de poder facarle alguna buena fuma, embiò - - al

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »