Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors]

Señor de este grande Imperio. Mas soy deudor à la singular bondad de Dios de haverme hecho nacer en la Nacion Maronita , que ha professado publicamente, sin interrupcion, la Religion Catholica. Este es el elogio , que le dà de justicia todo el Mundo Christiano , y que le doy yo con mucho gusto , y

, y honra mia. Es constante , que la Nacion Maronita tráė su origen , y su nombre del cèlebre Abad Maròn, à quien no se ha de confundir con otro Maròn mas antiguo , Heresiarca Monothelita. El Santo Abad Maròn nació en Syria en el quarto siglo : siguiò la vida Cenobitica con muchos discipulos, que quifieron imitarle. Fue tan grande el concepto de su santidad, que San Juan Chrysostomo le escriviò desde el lugar de su destierro , pidiendole que le alcanzasse de Dios gracia para llevar con paciencia, у valor las muchas penas que padecia. Y el Cardenal Baronio alaba mucho las Cartas viò al Papa Hormisdas, y el Libro, que presentò al Concilio: prueba authentica del Catholicismo del Santo Abad.

acabò santamente sus dias , fundaron sus Discipulos otro Monasterio junto al Rio Orontep : y para hacerle, mas recomendable, le pusieron el nombre de fu Padre , y desde entonces Te llamò el Monasterio de San Maròn. Fue reedificada su Iglesia por el Emperador Justiniano, con una pianta mas hermosa, que la primera. En este Monasterio huvo un Monge llamado Juan , quien haviendose distinguido entre todos por

su virtud, fue elegido Abad, y llamado el Abad Maròn , en honra de su primer Padre. Pelcò valerosamente

, que escri

Despues que

contra los Hercges,y Cisinaticos, convirtiendo muchos de ellos , y defendiendo su Nacion del cisma, y heregia, que la tenian rodeada

por
todas

partes, con tanta felicidad, que ha sido la unica , que se -ha mantenido en Levante firme , y universalmente adicta a la Cathedra de San Pedro. Tambien fue el primero que tuvo el titulo de Patriarca de los Maronitas , recibiendo el Patriarcado de mano de la Santa Sede : y aun el dia de oy sus succeffores embian un Diputado al Papa à pedirle la Confirmacion de su eleccion , y el Palio.

A mas de la gracia , que me ha hecho Dios de criarme en una Nacion tan Catholica , ha sido servido de añadirme otrà , que estimo mucho, y es la de haverme llamado à la Compañia de Jesus , Y. haver sido recibido en ella , aunque tan indigno. Tantos beneficios, me han hecho creer, que la intencion de Dios era , que consagrasse mi vida à la salvacion de los que han tenido la desgracia de nacer aquì en el error, y en el cisma : en cuyo ministerio procuro corresponder muchos años hà , lo menos mal que me es possible , à mi vocacion.

Mas haviendo tenido la fortuna de ser conocido particularmente de V.P. en Roma , creia yo, que no pensaria jamàs en fiarne del govierno de nuestras Missiones de Syria , y Egypto. Pero V. P. me lo ha mandado , y yo he obedecido , con la esperanza de que mi obediencia me conseguirìa. de Dios , lo

que de mi no tengo , para cumplir su Divina voluntad ,

у

la intencion de V. P. Lo que tengo la honra de exponer à V. P. en esta Carta, le harà conocer, mas perfectamente que nunca, la conducta edificativa de sus hijos, sus traTom.IV.

Gg

bao

bajos, y el fruto de ellos , y las nuevas miesses, que el Cielo les prepara : motivos , que nos hacen esperar que ha de mantener V. P. su paternal amor à nuestras Missiones, y que ha de continuar embiandonos muchos de nueftros Hermanos, que has llaràn muchas almas que ganar en este Paìs..

La Syria es una gran Provincia de Assia , sujeta à la dominacion del Turco. Nosotros tenemos en ella cinco Casas, todas en las Ciudades, y Pueblos en que son mas necessarios los exercicios de la Mission. Dos están en los Puertos mas cèlebres, y frequentados de la Syria , que fon Seyde , y Tripoli: y otras dos en las dos Ciudades principales , Dom masco, y Alepo : y la quinta en la parte que llaman Guefroan , cuya Silla està en Antoura. · El Rey Luis XIV. de buena memoria , átento fiempre à todo lo que podia ser gloria de Dios aun en los Paises mas distantes de sus Estados, fue fervido en el año 169.8. de embiar Missioneros à Egypto : en cuya Capital, que es el Cayro , nos fundò una Residencia, como havrà visto V. P. en la Carta, que tuvimos el honor de embiar à S.A.S. el Señor Conde de Tolosa , en que fe expressan los ministerios en que nos ocupamos, los bienes, que se pueden emprender aqui, y los que hemos procurado hasta el dia de oy: de todo lo qual se havrà informado V.P. suficientemente ; como tambien de todo lo tocante à esta Mission , que viene

texto eltablecimiento de la jurisdiccion del Superior General de nuestras Missiones de Syria, y. Egypto.

Antes de exponerà V.P. nuestras ocupaciones in beneficio de las almas, debemos poner en su

para esto,

noticia los medios , que tenemos para atender à las nuestras , pues debemos acordarnos , en primer lugar , de la instruccion , que dà N.P.S. Ignacio à los Missioneros de la Compañia, que empleen fu zelo en perficionarse en las vias de Dios, antes de emprender el conducir por ellas à los demàs.

El primer medio de que nos valemos es la vista à que estamos casi continuamente de todas las acciones , y penalidades del Salvador , que escogió esta pequena parte del mundo , prefiriendola à las otras , para nacer en ella , conversar con los hombres, padecer , y

morir

por

ellos. Apenas podemos dar un passo , sin reconocer las pisadas de Jesu-Christo , difcurriendo por estos Lugares , curando las dolencias de cuerpo , y de alma, y pade . ciendo los malos tratamientos de los mismos que recibian sus beneficios. Los exemplos de su paciencia , caridad , dulzura , zelo, y union continua con su Padre Eterno, nos son continuamente otras tantis lecciones , que nos instruyen , animan , y consuelan.

El segundo medio de perfeccion, que hallan aqui los Missioneros , son las Cruzes con que tienen que cargar muchas vezes en feguimiento de nuestro Salvador. Estas nos vienen de los Infieles, que tienen un desprecio fumo de los Christianos, y hacen punto de Religion el maltratamos. Apenas hay uno de nosotros, que no hayà recibido de ellos malos tratamientos.

Pero todavia tenemos que sufrir mas de pårto de los cisınaticos, à quienes inspira el cisma un odio implacable contra los Catholicos y lingulară

Gg2

mente

mente contra los Missioneros. No hay mentira, călumnia , perfidia , ni falso testimonio de que no se valgan para atraher contra nosotros la ira de los Turcos.

Ni tenemos menos que sufrir de parte de los Libertinos , que nos miran como enemigos declarados de su libertinage, porque procuramos quitarles las infelices victimas de sus iniquidades. A eftás cruzes se llegan las enfermedades pestilenciales , y contagiosas , à que muchas vezes estàn expuestos, y otras se exponen' voluntariamente los Missioneros, juzgandose dichosos por poder dår su vida por sus hermanos en Jesu-Christo, muriendo martyres de la caridad : fortuna que han logrado algunos. ;

Estas son las cruzes inseparables de la vida Evangelica , que se nos ofrecen a menudo, anunciadas, y prometidas por el Hijo de Dios a los que quinessen seguirle. No tuvieramos razon en sentirlas, conociendo quanto contribuyen à descarnarnos de la vida , y, de nosotros mismos, haciendonos amar à Dios , y defear gozarle eternamente.

No hablo aquí, Reverendo Padre mio, de nuestro modo de vivir : sabemos que no hemos venido à buscar aquì comodidades. Procuramos no ser

gravosos à nadie : declaramos a nuestros discipulos, que solamente queremos la salud de sus almas : y nos contentamos con las limosnas de Francia , teniendo siempre delante de los ojos la pobreza , que antes que nosotros professaron aquà el Hijo de Dios , y sus Apostoles. El tercer medio de santificacion, que nos dàn la. Syria, y el Egypto, es la multitud de buerias obras,

que

, que nos vienen

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]
« AnteriorContinuar »