Imágenes de página
PDF
ePub

tiempo que estuvimos en la sala ; pero al salir se vinieron todos à nosotros, y nos hicieron pagar bien la musica, que haviamos oido.

CARTA DE EL PADRE NACCHI, Missionero de la Compañia de Jesus,

en Levante. AL PADRE FLEURIAU,

de la misma Compañia.

P A X CHRISTI.

Reverendo Padre mio.

ES

"S razon que yo deposite en manos de V. R. la

Carta , que tengo el honor de escrivir à nuestro muy Reverendo Padre General. Se ha empeñado V. R. en que yo registre los Annales de nuestras Missiones en Syria , para formar de ellos un resumen historico , y presentarlo à nuestro Padre General. He seguido, lo mejor que me ha sido possible , las intenciones de V. R. y verà V. P. en el establecimiento , y progressos de nuestras Missiones , la adorable conducta de la Divina Providencia , y el cuidado , que ha tomado de embiar, por mas de un siglo , Operarios Evangelicos, de tan infatigable espiritu , como los deseaba

Ff 2

nuef

juestro Glorioso Padre San Ignacio , quăndo fora maba las admirables Reglas , que ha dexado à sus hijos que fuessen destinados a los importantes ministerios de las Missiones : por ellas pretendió el Santo formar unos hombres, que en el éxércicio de su ministerio estuviessen muertos à sì mismos, y desinteressados , sio mis deseos, ni ansias , que el zelo de la gloria de Dios , y falvacion de las almas : hombres sòlidamente virtuosos , è irrepres hensibles en sus costumbres, predicando mas con el exemplo, que con las palabras : hombres, en fin fabios , y prudentés , adelantando la obra de Dios segun su Divina voluntad : y principalmente guardando con exactitud las reglas de la prudencia Evangelica.

Và adjunta à la Cartá, que escrivo à nuestro Paz dre General, aná corta Memoria de el estado

prefente, y passado de la Religion Catholica en Etyopia. Muchas tentativas ha hecho V. R. para que entrassen en ella nuevos Missioneros, alcanzando à este fin Cartas favorables de Luis XIV. para que penetrasse en aquel Reyno el Padre Brevedent, à quien siguieron otros siete Missioneros Jesuitas. Pero los Pueblos rebeldes al Evangelio , y verdugos de los Ministros del Altár, han merecido que el Ses ñor los entregaffe , como habla San Pablo, à su rèprobo sentulo. Sin embargo, no cessemos dé roi gar al Gran Padre de Misericordias , que les em bie un Propheta., como antiguamente le ėmbiò al Eunuco de Candace , Reyna de Etyopia. Estamos promptos à llevar la luz de la Fè à effos Pueblos, que viven en las tinieblas , y sombra de la muerre , fiempre que quisiessen fer alumbrados de la verdadera luz.

Pic

Pidiò V. R. al Padre Petitqueux la Relácion del Viage , que hizo al Monte Libano para visitar el Monte Carmelo , y el cèlebre Monasterio de Santa Maria de Cannobìn, donde reside el Patriarca de los Maronitas. La embia à V. R. y ha omitido en ella lo

que

han contado otros Viageros. Nada dice de las grutas en que el Santo Cavallero Chatevil, natural de Aix en Provenza , passò los quince ultimos años de su vida en el continuo exercicio de una austera penitencia, y en el estudio de las Sau gradas Efcrituras, cuya inteligencia le concediò el Espiritu Santo de un modo particular, y en las fervorofas meditaciones con que alcanzò una intima comunicacion con Dios. La vida , virtudes , y sana ta muerte del Cavallero Chatevàl son demasiadamente sabidas , y no necessitan de ser referidas aquì. El Padre Petitqueux se restringe à otras particularidades menos conocidas , y dignas de la atencion de V.R.

Hemos recobrado la Relacion de el Viage à la Tierra Santa , que destinaba à V.R. el difunto Pad dre Neret. La remitirè , sin dilacion , à V. R. pará cumplir con la voluntad de tan cdificativo Missionero, cuya muerte sentimos mas , y mas cada dia.

Escrita esta Carta, recibimos inopinadamente noa ticias de nuestros Missionéros de Chamyakè , Capi tàl de la Provincia de Sirvàn. Llena de rebeldes esta Provincia , està en la mas lastimosa confusion. La Carta del Padre Bachoud expondrà à V. R. lo que hay que tener por esta Mission , y sus Missioneros , expuestos en cada instante à vèr saqueadas su Capilla , y Casa , y à ser muertos por los rebel

des

des , enemigos de el nombre Christiano. No siendonos possible ir à su socorro , todo nuestro recurso es al Señor , cuya paternal proteccion ter nemos tambien experimentada. No nos cuesta me. nor inquietud la Mission , y Mifsioneros de Hispahàn : carecemos de sus noticias, y sabemos fólamente, que reyna allì la sedicion, y la discordia.

*No podemos esperar fino contratiempos en estos Reynos Infieles, adonde nos ha llamado la Provi. dencia ; pero el Señor , que los permite , sabe sacar de ellos su mayor gloria , y nuestro provecho, lo que

debe moderar nuestras penas. Teniendo alguna noticia cierta de nuestros Missioneros en Hispahàn , no dexaremos de comunicarla à V. R. en cuyos sacrificios me encomiendo: y quedo con ress peto,

[ocr errors][merged small]

Reverendo Padre mio,

Su muy réndido ; y muy obediente

servidor,

Antonio Nacchi,

Jesuìta.

CAR

CARTA DEL PADRE ANTONIO NACCHI, Superior General de las Missiones de la Compañia de Jesus en Syria, y en

Egypto. AL M. R. P. MIGUEL ANGEL Tamburini, General de la Compañia

de Jesus.

PAX CHRISTI.

Muy Reverendo Padre mio.
'L ardiente , y continuo zelo de V.P.

por

ēm. E

biar Operarios de nuestra Compañia al cabo del mundo, y hacer anunciar à las Naciones Barbaras , Infieles , y Cismaticas el Evangelio de JesuChristo , merece que V. P. tenga el consuelo de saber el fruto , que concède Dios à los trabajos de sus subditos los Jesuìtas.

Uno de los anteceffores de V.P. fue quien estableció en el año 1626. las Missiones de nuestra Compañia en esta parte del Assia , que llaman Syria , de que tengo el honor de dàr cuenta à V. P. y la ventaja de conocerla desde mi tierna edad, por haver nacido, como V. P. fabe, vassallo del

Sec

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »