Imágenes de página
PDF
ePub

tenta Catholicos : y que al morir havian renovado la profession de fu Fé , y dado gracias a Dios por el bene ficio , que les hacia de morir en la verdam dera: Iglesia. Finalmente acaba el Padre Monier su Cata dando muchas gracias al Padre de las Mife; ricordias por hallarse en el numero de los Catholicos de Erzerón aumentado en el mes de Enero de 17.14. con mas de setecientos Neophytos. Sus mas ardientes ansias eran de quedarse en esta Mission, à. causa de tener en Mustphà Aga los medios de trabajar mas segura , y utilmente que nunca en la obra de Dios. 1. Pero el Señor, de la mies que dispone de sus Operarios como bien le parece , apartò de ella al; Padre Monier poco tiempo despues , porque haviendonos la muerte arrebatado al Padre. Ri. çard, que estaba para tomar à su cuidado el govierno de nuestras Missiones en Persia, tuvo el Pas dre Monier orden de nuestros Superiores para partir sin dilacion à Hispahàn à encargarse del empleo, que havia de haver ocupado el Padre Ricard, que estè en gloria.

Es inexplicable la pena , que tuvo de dexar la Mission de Erzerón , donde trabajaba con mucho, fruto ; pero como el Padre era el inas antiguo s:y, el mas experimentado en el ministerio Evangelico en estas Regiones, era tambien el mas neceffario en Hispahàn , pues la Mission, que tenemos en aquella Capital , es como el Seminario, donde se aprenden las lenguas estrangeras , y donde se forman nuestros Missioneros en la vida Apostolica. Mas no por esta mudanza padecerà menoscabo

al

tos para

و

alguno la Mission de Erzerón. Yà ha subvenido à fus necessidades la Providencia,embiandonos otros quatro Missioneros , dos , que yà estàn aquì , y otros dos, que vienen yà de camino. Y nuestra Compañia , que tiene siempre Operarios promp

acudir à lleyar la Fè hasta el cabo del mundo, no dexarà jamàs de ir reforzando nuestras quiebras. Finalmente los Missioneros , que Francia nos embia , y Tos que nos embiarà en adelante, disfrutarán una fortuna, que era , mucho tiempo hà, assumpto de nuestros deseos , y ya lo es de nuestra gratitud al Rey Luis XIV, que està en glos ria. Tengo por obligacion debida à su gloriosa memoria referir aqui lo que à nuestra vista ha fucedido en este particular. --Los Ministros de Luis el Grande , atentos siem. pre à quanto podia aumentar la felicidad de su Reynado, y hechos cargo de la grande utilidad, que vendrìa à la Francia del comercio de sus vasfallos con el Imperio de los Persas , representaron à sų Mageftad lo util , y facil del entable de dicho comercio : y al misino tiempo le propusieron embiasse à alguno à Hispahàn , Capital de este Rey, no , para que se assegurasse de la verdad del caso, fe hiciesse cargo de todos los generos, que pudiessen tener conveniencia , segun el estado actual del Comercio de Francia , y capitulafle con el Sot phì, y sus Ministros un Tratado entre las dos Nam ciones,

El Rey, prompto siempre à dàr favorables oidos à

quanto pudiesle concurrir à la felicidad de fæ Reyno , aprobó el proyecto , y ordenó que fe

pufieffe en execucion. Para este viage a Perfia fue

nom.

nombrado al Señor Michèl :'y con las 'Inttrucciones necessarias , y Letras de creencia , partiò dė Parìs para Hispahàn , adonde llegò con felicidad. - Luego que arribd fue à visitar al primer Minif. tro del Sophì, y despues de los cumplimientos regulares del principio, le expuso el motivo de su viage. Recibió el Ministro, con las mas favorables demostraciones, la proposicion del Embiado de Francia : diò cuenta à su Amo', y recibió orden de conducir al Señor Michèl à una audiencia pùblica. En esta audiencia , que por orden expresso del Rey fue mas numerosa , y brillante que lo regular , recibió el Sophì la Carta de el Rey Luis con todas las expressiones de un gozo extraordi, nario. Alabò à dicho Monarca como al mayor Sos berano, y más cèlebre Conquistador, que ha te, nido la Europa. El señor Michèl respondiò al Sophì, assegurandole de la estimacion, y amistad del Rey fu Amo àzia su Magestad Persiana: y añadid, que para darle pruebas inas ciertas de ello, defeaba el Rey su Amo unir à sus vassallos con los de fu Magestad Persiana por medio de un Tratado de Comercio, que seria igualmente util à las dos Naciones. . 1. Respondiòlé entonces el Sophì, que el assumpto de su viage era muy de su agrado., y que entraria de buena gana en las intenciones del Rey su Amo. En efecto ordenò al punto à su Ministro que facilitasse por todos los medios possibles la execucion de las proposiciones de el Embiado de Francia , que eran de tanta gloria à su Reynado. El Ministro , igualmente bien intencionado que su

Amo en orden al referido establecimiento , tuvo muchas conferencias con el Señor Michèl.

Convinieronse en los articulos del Tratado, qué, havia de firmarse de una , y otra parte : y haviendolos aprobado el Sophì, y desempeñado el Señor Michèl su comission con todo el sucesso , que pudiera desear , tuvo su audiencia de despedida, y se puso en camino para volver à Francia à dàr cuenta de la execucion de sus ordenes.

La relacion que hizo de lo que havia visto , y. hecho en Persia , confirmò todo lo que antes se havia dicho acerca de la utilidad , que sacarìa Francia del nuevo Comercio , de que tanto se havian utilizado hasta entonces las demás Naciones. Assegurò demàs de esto , que los Persas , amantes , y, estimadores de los Franceses con preferencia à tos dos los demás Pueblos, esperaban con impaciencia, y recibirian con regocijo un Consul de la Nacion Francesa , y Negociantes Franceses, para dar principio à su Comercio. En fin, el señor Michèl creyò debía añadir , que la Religion Christiana , de que hacia profession gran numero de vassallos del Rey, de Persia , adquiririá una poderosa proteccion con la résidencia del Consul Francès en la Capital de este Imperio , pues estarìa siempre à mano para emplear el augusto nombre del Rey de Francia en favor de los Missioneros, que los instruyen. Todas estas razones, y mayormente la ultima tocante à los interesses de nuestra Catholica Religion, determinaron al Rey à nombrar al Señor Gardanne para el Consulado de la Nacion Francesa cn Hil. pahàn. Entregaronsele las instrucciones ; cuyos Tom. IV.

T

prin

principales, y' mas recomendados articulos ténián por objeto à la Religion , y à los Catholicos.

Yà tuvimos el gusto de ver arribar à esta Imperial Ciudad al Señor Gardanne,despues de un largo, y penoso viage por mar , y tierra. Todo el honorifico recibimiento, que tuvo en esta Corté , le fue necessario para hacer tolerables los contratiempos , que padeció en su viage , causados

por los que creyeron interès suyo frustrar el proyecto de la Francia. Pero à pesar de sus esfuerzos, han fido testigos de la distincion , y honor , que le ha concedido el Sophì, y los Grandes del Reyno , en atencion al Rey de Francia su Señor.

Y debo añadir aqui , para hacer jufticia à nuestro nuevo. Consul, que su sàbia conducta , y sų habilidad en los negocios, le hän ganado la estimacion, y respeto de quantos le han tratado. Ahora està esperando los ordenes de la Francia , sobre las importantes representaciones, que ha hecho à S. A. R. el Señor Duque de Orleans.

Finalmente , nunca podrèmos celebrar bastante la benignidad de que

somas deudores al Señor Gar: y nuestros dos Missioneros, que han tenis do la honra de venir en su compañia todo el viage, le professan la mayor obligacion. Desde su arribo, à esta Ciudad nos ha testificado toda la benevolencia possible : y yà experimentamos los efectos de lo bien recibido que està , en la honra que nos hace de servirse de nosotros para Capellanes suyos , y en el mucho mayor concurso, que arrastra à nuestra Iglesia , que es bastante buena , y, may comoda. En fin , su proteccion , y la de nues

danne :

tro

« AnteriorContinuar »