Imágenes de página
PDF
ePub

za ,

unos despues de ctros, dando à todos lás inftrucciones necessarias, y haciendo de modo, que todos sus discipulos huvieffen cumplido siempre con esta obligacioni antes que llegaffe la Pasqua de los Armenios.

Sus ocupaciones en la Ciudad no les impedian dedicar algun tiempo à recorrer los Lugares, y Aldèas de su distrito ; pero siempre con las mismas precauciones, y evitando en primer lugar el ruido, y publicidad , à fin de no ser descubiertos. Tenian à algunos Sacerdotes Armenios de su confian

Missioneros como ellos , que iban delante à preparar el camino a los dos Padres , y à señalar el sitio para sus Juntas , y el tiempo aproposito para ellas. Los Catholicos esperaban à los Padres con impaciencia , y los recibian con regocijo. To. dos se aprovechan de tan favorables ocasiones para llegarfe al Sacramento de la Penitencia , y al de la Eucharistia , agregando siempre en estas visie tas à algunos cismaticos al Rebaño de Jesu-Christo.

El Padre Ricard, en el viage que hizo hasta Trebizonda en el año 1711. reconciliò con la Iglea -sia à un Obispo , veinte y dos Presbyteros , y otras ochocientas y setenta y cinco personas , à quienes tenia separadas de ella el cisma. El Padre Monier penetrò hasta el Curdistan , Pais sujeto à un Prina cipé particular,

situado entre Turquia por Ponien: te, y Persia por Oriente, à cinco jornadas de Erzce ròn, y habitado

por los ferides., ò Curdos , y por Armenios, que posseen en el muchos Lugares. ¿ Los Jecides reconocen, como los Manichèos, dos principios ; uno bueno , y otro malo , qué-son Dios , ; y el Diablo; pero mas insensatos que estos,

S

dàn

Tom. IV.

[ocr errors]

dàn culto à ambos. Andan vagamundos , y casi unicamente ocupados en robos:

.............. Semperque recentes

convectare juvat prædas , d. vivere rapto. Passan el Eftio en los montes, donde hay fruta , y, buenos pastos, y el Invierno en los llanos.

Los Armenios , que habitan el Curdistàn , que havian passado muchissimo tiempo sin ver Missioneros en aquel Paìs, recibieron al Padre Monier como recibe una tierra seca el agua de el Cielo ; esto es, con el mas ardiente deseo de oir la palabra de Dios.

Hechos cargo los Missioneros de la prophècia de Jesu-Christo , y de la suerte de los Apostoles, no se prometieron una larga tranquilidad. El Obispo de Cars, y algunos Presbyteros à sus instancias, todos cismaticos, y testigos del progresso de la Santa Doctrina de los Padres Missioneros, los acufaron ante el Tribunal del Bajà, de que inspiraban à los. Nacionales un levantamiento contra el Gran Señor, y un grande afecto àzia los Moscobitas , y de que hayian ganado.ya para ello à muchos , ef pecialmente de los Catholicos, y de estos assegu raban , que havia muchos en este animo. Havia entonces el Bajà partido à la Crimea : y el Müsselìn ; esto es", Lugar-Theniente , recibiò de muy, buena gana la acufacion como una buena ocasión de hacer dinero, que le daba la ausencia del Bajà. Para dìr mas cuerpo al caso, cometiò mucho rui: do : lleno de acusados las Carceles , les apaleò las plantas de los pies, segun la costumbre de los Turcos : cargo de prisiones al Padre Ricard , y al Padre Monier , y no hablaba menos que de hacer

les

les perecer à furos golpes. Toda la Ciudad , que conocia la inocencia de los Padres , y de los acusá dos, estaba indignada de la violencia del avaro Mussclìn sobornado por los cifmaticos: con lo que fe viò precisado à remitir este negocio al Divan, que es el Tribunal de los Agàs , donde fue examinado con mas justicia. Hechas las informaciones, y oidos los testigos, con todos los demás procedimientos ordinarios , fue tenida , y juzgada por falsa , y calumniosa la acusacion.

Temiendo los acusadores àzia sì alguna mala résulta , fe retractaron : y los Padres, y demàs presos fueron puestos en libertad. Todavia huvo mas. Mientras andaba esto fue depuesto el Muffelìn: al mismo tiempo llegó su successor , y ocupò su lugar : y haviendo sido i informado de las injusticiası, y vexaciones de su Antecessor, fe indignò de tal fuerte , que para dàr buena idea de su espiritu de justicia , su primer exercicio de jurisdiccion fue cargar de prisiones al depuesto, y conducirle à la Carcel inisma , en que havian estado antes los dos Padres por su injufta orden. Al entrar en la prision echờ mil maldiciones à los cismaticos, acusandolos de hayer lido los autores de sus injufticias , y de ser la causa de fu defgracia. ... Assi mirò Dios por sus șiervos pero quiso probar todavia fu paciencia en Erzerón, para hacerles, mas dignos de su santo ministerio. Permitiò que muchos Vertabietos, no contentandose con renovar contra ellos sus antiguas acusaciones, les achacassen otros nuevos delitos ; pero tan mal fundados como los primeros. Para fossegar, estas

رو

[ocr errors]

continuás perfecuciones , que excitabă contra ellos la embidia de los cismaticos, pareciò à los Milfioneros buen medio retirarse de la vista de sus enemigos , y ausentarse de Erzerón.

Resolvieron, pues, mudarse à Trebizondā, dont de tenian muchos fervorosos discipulos ; mas Dios los embiaba à exercitar de nuevo modo su chari, dad, pues los calores de Julio , entonces excessis vos , havian encendido en aquella Ciudad el fuego de la peste , que hizo los mas crueles estragos. Al punto que llegaron los Padres se facrificaron å la assistencia de los Christianos , à quienes havia atacado el mal, de los quales murieron muchos en sus manos.

Pero al mismo tiempo que toda la Ciudad , y aun los Infieles , se hacia lenguas del zelo , y vam lor de los Padres, en medio del peligro à que

fe exponian cada instante : un Relapso cismatica, que debia al Padre Ricard su primera educacion en la Religion Catholica , renunciò todos los fentimientos de humanidad azia su bienhechor , con la mifma desverguenza con que havia abjurado fu Fè. Uino determinadamente à Trebizonda à echar fuera de ella al Padre Ricard ; hizose caudillo de Los Cismaticos, y aplicò todos furs esfuerzos para amotinar la Ciudad contra el ; mas Dios le socora riò con un poderoso Protector , que arribà entons ces à Trebizonda,

Este fue Mufaphà Aga , que havia fanado antes de una enfermedad por medio de las medicinas, que nos vienen de Francia, y fu curacion le havia hecho tan de parte de los Missioneros , que era su público protector. El Cisinatico, arenorizado de

las

[ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][ocr errors][merged small]

las amenazas que le hizo , no se atreviò à hablar palabra , ni à hacer despues nada contra los Mile sioneros.

Como Mustaphà Aga miraba con particular esa timacion al Padre Monier, le dixo, que querìa restituìrle à Erzeròn , en donde sabria disponer que viviessen con quietud él, y su Compañero. El Padre Monier , que amaba tiernamente su Mission de Erzerón , aceptò la oferta , y partiò en compañia del Aga mientras el Padre Ricard passò à Conftantinopla à folicitar un nuevo Decreto , que assegu, rasse su tranquilidad. Buelto à Erzerón el Padre Monier , exerciò libremente su ministerio con el favor de su protector , como consta de una Carta, que escriviò al Padre Fleuriò , con fecha de 133 de Septiembre de 1713. en estos terminos:

» A Dios gracias las persecuciones de Erzerón i, no han tenido otro efecta , que el de 'corrobos ,, rar la Fè,aumentar entre los Catholicos la union, » y mutua charidad

, y acrecentar su amor à la s, verdadera Iglefia , mayormente haviendo echa

do de ver por experiencia la audacia , y perfij, dia , que inspira el cisma en el corazon de los » que están inficionados de el. Añade el mismo Padre , que en su aufencia un santo Presbytero los havia focorrido , y fortificado en la fè, y confianza en Dios: que desde su buelta à Erzerón havia recibido la abjuracion de doce Presbyteros cisma ticos , y de cali ciento y cinquenta personas, de Jas quales havian sido siete , ù ocho las mas enconadas contra los Catholicos. Dice à mas de esto, que haviendo acabado la peste en Erzerón con mas de veinte mil vidas , folo havian muerto sea

رو

tenta

« AnteriorContinuar »