Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors]

bertad , se huyò à Tauris. Recibieronle èn su Casa los Padres Capuchinos , y emplearon en su favor todo el que les hacia el Gran Chancillèr. Pusieron en su presencia al Patriarca , y éste le expuso todo lo que la injusticia, y ambicion de Éstephanos , Obispo de Hispahàn, havia hecho contra el por usurparle su Dignidad. Diòle las pruebas de ello , produciendo las certificaciones, que los de fu Nacion , y aun los mismos Turcos , havian dado de su buena , y fiel conducta. No fue dificultoso al Chanciller descubrir el iniquo proceder de Estephanos, que havia obtenido por sorpressa la deposicion de Nababiet , y su entronizacion. Prométiòle su proteccion , y le dixo, que estaba efperando à un nuevo Kàn de Erivàn, que passaria por allì en breve à su Govierno, y que en llegando verìan ambos lo que podia hacerse en su obsequio. En efecto de allì à poco arribó el Kan à Tauris , acompañado de Estephanos , y con orden de la Corte para ponerle en poffefsion de su Patriarcado. Ganò el Chancillèr al Kàn, y haviendose instruido ambos del caso con la máyor exactitud , resolvieron informar de él al Sophì, y à su primer Ministro. Despues de haverse el Kàn detenido algunos dias en Tauris , partiò à Erivàn, Siguiòle Eftephanos , creyendose yà en possession de su empleo, sin entender la tempestad , qué iba à descargar contra fu persona. Llegado que fue el Kàn , consultò , segun costumbre , à los Altrologos para que le señalassen un dia favorable en que hacer su entrada en Erivàn. Señalado el dia, anunciò su entrada bien de mañana el ruido de la Artilleria , y el sòn de piphanos , y trompetas.

Da

1

Dabán principio à la marcha diez Timbaleros, y doce Trompetas montados en otros tantos Camellos. Sus timbales son mayores que los nuestros, y sus trompecas mas largas. Seguianse cinquenta Soldados con los Fusiles al

. ombro , y las culatas atràs : y despues iba el Kàn à cavallo , haciendole , assi el sobervio jaèz del bruto , como la ropa talar del dueño , toda brillante de oro, distinguirse enmedio de la numerosa comitiva de Oficiales de fu Casa, que le escoltabån : y cerraban la marcha muchos Palafreneros , que llevaban del diestro muchos camellos, y cavallos ricamente enjaezados.

Havia Estephanos leuantado , en cortejo de el Kàn , una gran Tienda en el camino por donde havia de passar, y alli le estaba esperando veftido de ceremonia , y acompañado de todos los Vertabietos , Presbyteros , y Monges, que pudo hacer de su partido. Luego que el Kàn llegò à la Tienda , se llegó Estephanos à él, y le hizo una harenga , que el Kàn oyò friamente , y sin responderle palabra. Continuò su marcha hasta la Casa que tenia dispuesta, donde recibiò los. honores , y, bienvenidas, que son regulares en tales ocasio

nes.

Ténia Estephanos mucho cuidado de ir à hacerle corte todos los dias ; pero temiendo que se le escapasse el Patriarcado , pidiò licencia al Kàn para ir à tomar possession de èl à Echmiadzin. Diòsela el Kàn, como no havia recibido aún el contraorden , quē esperaba de la Corte : y Estephanos , sin perder tiempo , se hizo entronizar

por el Patriarca Armenio de Jerusalem , que estaba à la fazon en aquel Monasterio. Luego que se viò en

possession de su Silla , pensò que ya no tenia que tener cuidado ; más para afianzarse mejor , quiso ganar los animos, y voluntades de todo el Mos nasterio , y de la Nacion, para cuyo efecto afectò un ayre de severidad , y regularidad extraordinas ria. Todas sus conversaciones eran sobre reformă de costumbres, y habitos Monasticos : predicaba continuamente a los Monges , y Vertabietos el retiro, y abstraccion en sus celdas : hablaba con mes nosprecio de su Antecessor : motejaba su conducta: destruìa todo quanto èl havia hecho, hasta demoler los edificios construidos por Nahabiet. Finalmente se declarò

por el cisma , y los cismaticos, y emprendiò hacer guerra à los Catholicos. Princi pios tales, nos daban motivo de temer algunas malas consequencias , assi en orden à nosotros, como à nuestra Mission. Pero Dios mirò por todo, valiendose del medio , que aquì dirè : Curgekan, Principe Georgiano , que algunos äños antes häg via caido de la gracia del Rey de Persia por raci zones de Estado, venìa llamado à la Corte. Pass sòfe

por ver al Kàn , amigo suyo antis guo. Llegò enfermo, y el Kan , que tenia noticia del buen efecto de algunos medicamentos, que nos havian venido de Francia , embiò à llamarme, y me pidiò con instancia fuesse à visitar à su amigo el Principe , y si tenia algun buen remedio , le curaffe quanto antes. Fuì allà , y como su enfermedad no era mas que unas tercianas dobles, le dì la quina. Echò Dios su bendicion al remedio, sanò el Principe , y su curacion nos conciliò su favor , y aumentò el que nos hacia el Kàn. Aprovechamonos de esta ocasion para hablarles en favor

de 1

por Erivàn

1

de Nahábiệt , y nos asseguraron que seriamos sera vidos.

Eftephanos , que no hallaba yà entrada tān faa cil én casa de el Kàn, y solo lograba audiencias cortas , y frias , comenzò à juzgar, que no estaba en el parage que pensaba. Pareciòle que se le andaba el Trono debaxo de los pies, pero de alli à poco tuvo por cierta , y proxima su caida, quan; do viò

que

fe le notificò de parte de el Kån un desembolso de mil zequies , por no haver queris do venir à Erivàn à bendecir las aguas del Rio el dia 6. de Enero , segun la costumbre de los Armenios. A Nahabiet por

fu

parte escrivieron de His. pahàn sus amigos, que sus negocios iban tan bien; como mal los del intruso Eftephanos , y que solo era menefter dinero para bolver à subir al Trono. Entendiò Nahabiet muy bien lo que queria decir este aviso , y haviendo juntado brevemente la sua ma de mil escudos , que era lo que fe le pedia, la remitiò à Hispahàn.

Este poderoso medio, junto con las Cartas, y recomendaciones de el Kàn, y del Chancillèr , tản favorables à Nahabiet , como contrarias à Esther phanos , fue causa de la deposicion de este ultimo, y del restablecimiento de el primero. Estaba à la mesa Estephanos un Jueves Lardero con fus amigos , quando entrò un Oficial de la Corte à notificarle un orden del Sophì , que à mas de deponerle del Patriarcado , le condenaba à una multa de mil escudos, y à prision perpetua. Los de su faccion , que eran los mas finos cismaticos , hicieron todos sus esfuerzos para que fe fufpendiesse la execucion del Decreto ; mas el Rey se mantuvo,

ins

inexorable, y mundò que no le bolviesen à hablás del caso.

ΑΙ punto fue Nahabiet restituido à su Dignidad con universales elogios , assi de los Armenios , como de los Turcos, de quienes se havia hecho amar. Su restablecimiento , de que se confieffa deudor à nuestros consejos , y solicitudes , ha aumentado su afecto àzia los Catholicos , y especialmente àzia nosotros. Quiera Dios que su amistad nos sea medio de unirle perfecta , y constante mente à la Iglesia Catholica, y que à su exemplo toda la Nacion, con la gracia de Jesu - Christo, buelva à entrar en el camino unico, que lleva à la vida. VV. RR, nos concedan , para el buen exito de esta obra, el auxilio de sus oraciones. Hastą aqui el Padre Ricard. Esta Carta nos renueva el dolor de haver

perdido uno de los mas virtuosos , y laboriosos Miffioneros , que ha tenido hasta ahora la Armenia. Estuvo casi treinta años dedicado al servicio de nuestras Missionės, y en particular à la instruccion de los Armenios. Para habilitarse mas eftudiò sus dogmas , errores , y costumbres, hasta inftruirse de ellos perfectamente : y escriviò un methodo claro , y eficaz para combatir todo quanto el cisma ha introducido sin razon en esta Iglesia. Tuvo un gran conocimiento de la lengua Armenia , y

[ocr errors]

la hablaba con facilidad, y elegancia. Acompañaba sus discursos con un ayre de bondad, y dulzura tan insinuante, que no solo hacia que le escuchassen con gusto sus oyentes, mas arrebataba tambien los afectos de todos. Hizole Dios la gracia de reconciliar con la Iglesia , por

su me

« AnteriorContinuar »