Imágenes de página
PDF
ePub

dir consejo , y de

,,y de quien valerse para la instruccion de su Monasterio.

Esta Carta llegò à Roma en la coyuntura de mayor necessidad, y recabò Operarios para

Armenia , y Persia , con que

fe

repararon las pèrdis das passadas, y las que iban à suceder, pues consumido el Padre Roux de las fatigas de su laboriosa vida, enfermò de mucho peligro. No puede éxplicarse de quànto dolor fue el accidente para el Patriarca : embiabá à visitarle muchas veces al dia yà à uno , yà à otro de sus Obispos, y le submis nistraba liberalınente lo que se ofrecia ; pero ha via llegado ya la hora de que recibiesse en el Cielo la corona de sus trabajos Apostolicos , y assi acabò santamente su vida el dia 11. de Septiembre de 1686. Mandò el Patriarca hacerle magnificas exequias : llorò su pérdida sin intermission, у hablaba continuamente de las virtudes, que havia notado en este gran Sierva de Dios, a quien daba el nombre de Padre suyo.

Noticioso de la muerte del Padre Roux el Superior General de nuestras Missiones de Persia , y Armenia , que reside en Hispahàn , embiò

por

su successor al Padre Dupuis. Haviendo llegado este Padre à Erivan , fue al punto à visitar al Patriarca, quien le recibiò con el mayor agaffajo , y le ene tregò despues toda su confianza', como à su anteceffor. Quiso muchas veces valerse de ella el Padre Dupuis para persuadirle que escriviesse al Papa , testificandale pùblica , y solemnemente, que queria vivir , yinorir en la union , y comunion de la Iglesia Romana. Representòle que esta accion tan digna de fu persona, y de la dignidad que

OCUS

و

ocupaba , seria capaz de destruir el cismá, que den solaba la Iglesia de Armenia : que muchos Obispos, y Presbyteros seguirìan sa exemplo, y que siendo Catholica mucha parte de la Nacion , fe declararìa la que no lo era mas de firme por la Silla de Roma. A rodas estas instancias solo respondia el Pa triarca en terminos generales, que la Iglesia de Armenia seguia en todo la misma creencia , que la Romana. Nunca falia de esta equivocá respuesta: en lo demàs todo su exterior era de Catholi, co. Protegia sin rebozo nuestra Sagrada Religion, hasta castigar à los Obispos , y Presbyteros cilmaticos , que la molestaban. Este proceder del Patriarca daba esperanzas al Padre Dupuis de conseguir de él algun dia una profession authentica de la Fè , y assi proseguia cultivando su amistad con frequencia, y haciendole algunos regalillos. Presentòle un dia el retrato de Luis XIV. de nia grande deseo , y el Patriarca le recibiò con un gozo indecible : y haviendole besado muchas

le hizo colocar fobre una puerta de las tres Iglesias de Echmiadzin.

Propusole el Padre en una ocasion , que li lo tenia à bien , explicaria la Theologia en su Monasterio , y vino bien en que lo hiciese. A estas explicaciones combidaba el Patriarcă à los Obispos , Vectabietos, y Sacerdotes, y èl assistìà indefectiblemente. Solo le faltaba una mas clarà , abierta declaracion de su sincera , y verdadera Catholicidad ; pero el punto de honra , los respetos humanos, el miedo de concitar contra sì los animos de los cismaticos , y mas de los Vertabietos que por ventura giracian à derribarle de su

que te.

[ocr errors]

Dignidad, fueron los motivos que le hicieron detenerse, , y le impidieron dàr este ultimo passo, que era debido a los clamores de su conciencia, à la verdad de la Religion, y à las ansias de los þaénos Catholicos. Mas de allì a poco la Justicia , ò la Bondad Divina, que castiga muchas ve. ces en este mundo nuestras resistencias à sus llamaa mientos , permitió que lo que su politica le hacia temer tanto , le fucedieffe por donde menos efperaba. Pondrè aqui la Carta , que nos escri. yiò sobre este assumpto el Padre Ricard , Mila fionero qucfro, que se hallaba entonces

ço Erivàng

CAR

1.20

[ocr errors]

C A R T A
DE EL PADRE RICARD,
Missionero de la Compañia de
Jelus , de 7 de Agosto

de 1697

tentativas Inutiles,à fin D

Espues de muchas

de persuadir a nuestro Patriarca que em. biasse à la Santa Sede una Profession de la Fè, conseguimos finalmente de el que escriviesse una Carta à su Santidad: en ella reconocia la Cathedra de San Pedro por la primera del mundo Christiano, de donde [alian abundantes luces

, que alumbraban al Universo. Iba concebida en aquça llos terminos magnificos, que saben emplear con tanta habilidad los Orientales para dar alabanzas, y hacer cumplimientos. La mira que tuvimos en persuadir al Patriarca á que escrivielle està Carta,, fue dàr ocasion al Papa de responderle en un Breve , en que le exortaffe à unirse en un mismo sentir , y querer con la Iglesia de Roma , detestar el Cisma , à hacer profession, mas abierta que nunca , de la Doctrina Catholica , y à aplicar todos sus esfuerzos para reducir à toda su Nacion à la sola , y unica Iglesia , que és la de Jesu-Christo. Esperando estabamos el Breve del Papa, que no podia menos de tener buen efecto , quando se csparciò inopinadamente la voz de que Estepha

[ocr errors]
[ocr errors]

nos , Obispo de Hispahàn , uno de los mayores enemigos de los Catholicos ; havia conseguide, del Rey de Persia , con su artificio, y maña, la deposicion de nuestro Patriarca. Saliò tan cierta la noticia , qué al punto que la oìmos acudimos à Echmiadzin , y ya sabia el Patriarca la orden de su deposicion. Despues de haverle expressado lo mucho

que

sentiamos su desgracia, le aconsejamos procurasse ganar en su favor informes de algunos Principales, no solo de su Nacion, mas tambien de los Mahometanos , que le querian muy bien. Logròlos facilmente , y los Armenios de Erivàn se declararon mas que todos en defensa , mirando como un desayre , que les tocaba mas immediatamente la deposicion de su Patriarca , que acababa de edificarles dos hermosas Iglesias , y tenia echados yà cimientos para otras dos.

Dimosle otro consejo , y fue que se retiraffe à Tauris , donde podria hacerle, al caso la cavida de los Padres Capuchinos con el Gran Chancillèr de Perfia , que estaba en aquella Ciudad. Mientras estaba en estas deliberaciones, le fue intimada su deposicion en un Decreto expresso del Rey de Persia, y casi al mismo tiempo echò mano de su persona una quadrilla de Guardias

para

conducirle à un Monasterio , en que debia passar encerrado el resto de sus dias. Solo tuvo tiempo para recoger , con la mayor promptitud , el dinero que le fue possible , y le hizo mucho al caso , pues como esta especie es de tanta virtud en Persia como en todas las demás partes ,

partes , mediante una gratificacion , que hizo à cada Soldado, y à su Gefe, logrò que le dexalsen escaparse. Viendose en liTom. IV.

8

ber

« AnteriorContinuar »