Imágenes de página
PDF
ePub
[ocr errors]

claba entre sus admiraciones muchas alabanzas del Rey, que tenia unos vassallos capaces de inventar, y executar tan grandes prodigios del arte : y añadiò al fin su Migestad muchas finas expressionės al Obispo de Babylonia, testificandole mucho gusto de tenerle en su Corte. Pareciòle al Prelado

que aquella era la mejor ocasion de presentar al Rey su súplica. Esta se extendia à muchos articulos , que eran otras tantas gracias , que suplicaba à fu Maa gestad , y entre ellas la de que tuviesse à bien conceder à los Padres Missioneros el permisso de vie vir en Erivàn, y hacer allì sus ministerios

regu. lares. En otro articulo de su Memorial suplicaba rendidamente à fu Mageftad Persiana se lirvielse de proteger a sus fieles vallallos de la Provincia de Naschiràn, incessantemente oprimidos contra sus Reales intenciones. Hizo el Rey que le leyessen, è interpretassen la sèplica del Embaxador , y le alsegurò del buen despacho , viniendo desde luego

1

los Padres Missioneros se estableciessen en Erivan : por lo que el Obispo , y los Pad dres dieron al Sophì las debidas gracias , y se retiraron. Poco tiempo despues , haviendose despes dido del Rey los Padres , pártieron de Hispahan para Erivàn , adonde llegaron el dia 18. de Julio del misino año. Fueronse desde luego al Palacio del Kàn, y le entregaron las Letras Patentes , en que le mandaba el Rey: estableciesse à los Padres en Erivan , y les dexaffe hacer librémeşte sus instrucciones à los Christianos. Recibiòlos el Kàn con todo agassajo , y les dixo escogiessen el terreno, que les pareciesse oportuno : 7 yo barè , añadiò , que nadie se atreva à moleftaros,

Estos

bien en que

Estos principios iban demasiado bien para no · Ter turbados por una de las contradicciones , que se pensaron antes. Al punto fue informado el Pas triarca de Vchmiadzin del permisso , que havian facado los Padres para sentar su residencia en Erivàn. Los Bertabietos cifmaticos , que andaban à fu lado, no dexaron piedra por mover, à fin de animarle contra los Missioneros. Han menosprecia. do , le decian , vuestro Trono : quieren babitar cerca de vos fin vuestra licencia : vienen à enseñar una doce trina opuesta a la de vuestro Monafterio , y quitas ros vuestros subditos. No fue menester nias para ira ritar al Patriarca. Zeloso de su autoridad, y ani, mado del espiritu proprio del cisma , embiò , sin pérdida de tiempo , à notificar a los Padres , que no passassen adelante , so pena de excomunion, y baxo de la misma pena prohibiò à los Armenios llegarse à ellos; o favorecer' de algun modo la empreffa. Hallandose los Padres con esta novedad, pidieron consejo à los Armenios Catholicos sobre lo que convendrìa hacer para templar el animo del Patriarca. Estos le aconsejaron fuessen à hacerd le una visita de urbanidad, la qual bastaria por ventura à ganarle en su favor, y de este modo defg truirian con su presencia la preocupacion en que estaba contra ellos. Hicieronlo 3 (si , y fueron al Monasterio. Noticioso de todo el Kàn , llamò à los dos Padres , y les dixo, que bastante tenian con su proteccion para ponerse en pacifica possession de su refidencia , conforme à los ordenes con qué se hallaba del Rey su Amo. Pero un triste, y sù» bito acontecimiento hizo temer' que se frustrassen Tom. IV:

р

tan

su vida , que

[ocr errors][ocr errors]

tan buenas ideas en sus principios, y fue la muerte del Padre Longeaux,

Cayò el Padre inopinadamente en unas convulfiones terribles , acompañadas de una sed continua, y una hambre , que le devorabią. Conociendo el doliente que su enfermedad era mortal , pidiò los ultimos Sacramentos de la Iglesia ; y haviendolos recibido , muriò immediatamente, de edad de folos treinta y ocho años, Fueron de parecer los que le assistieron en los ultimos dias de

, que su muerte na fue natural, y los indicios

que se vieron despues no dexan de confirmarlo. Como quiera que esto sea , la nueva Miss fon:perdió en el Padre su primer Fundador.

El Patriarca siempre irritado , testificò su mala voluntad aun despues de la muerte del Missionero, pues prohibiò à todos los Presbyteros Armenios dår sépultura al cadaver , el qual se estuvo tres dias sin fer enterrado , y fue menester

que

el Kàn se valiesse de su autoridad para que lograsse el Difunto los honores de la sepultura.

Para memoria de tan digno Missionero debes mos decir, que juntaba un excelente entendimiento à una fingularissima virtud , y una dulzura , y. charidad con todos à uná austera severidad configo mismo: de que fueron pruebas bien authenticas los Instrumentos, que teñidos con sangre se hallaron despues de su muerte. Şu aliento fue siempre superior à todas las condiciones que padeciò, no haviendo peligros , persecuciones, amenazas, trabajos , fatigas , viages, ni enfermedades, que pudiessen hacerle descaecer un punto, quando me.

diaba la gloria de Dios. Sobre todo , era singular rissimo su talento para anunciar nuestra Fè à personas de alta gerarquia s pero decia , que resaltaba mayor fruto de predicar a la gente humilde, que

à los Grandes. Quiso Dios recompensar à su Siervo à la primera hora de haver trabajado en su Viña. El Padre Roux , Superior de la Mission de Hispahàn , recibiò con el mas vivo dolor la noticia de la muerte del Padre Longeaux, como quien comprehendia lo mucho que havia perdido aquea lla principiante Mission. Por este motivo quiso sus plir el mismo en persona tanta falta , y continuar lo que el Difunto havia comenzado. Y assi

para tiò de Hispahàn el dia 29. de Noviembre del año 1684. y llegò à Erivan el 16. de Enero de 1685.

Luego que llego fue à ponerse à la obediena cia del Kàn, y à suplicarle concinuasse su proteccion. Recibiòle el Kàn benignamente, y alabò mucho al Padre Longeaux. Luego visitò el Padre Roux à los Arinenios principales, y su modestia, y humildad le grangearon en breve tiempo la voluntad de toda la Nacion. Pero quedaba lo principal, que era ganar el animo del Patriarca : pa. ra cuyo efecto se valiò de un Armenio, amigo de este Prelado , à quien hizo que le preguntasse fi tendria à bien de admitir al Padre, que vendria à Echmiadzin à tributarle sus respetos : y el Patriarca , que oìa todos los dias decir mucho bue: no del Padre Roux , respondiò à su amigo , que desde luego tenia licencia.

No quiso el Padre Roux perder un instante , y. assi partiò al punto al Monasterio. Diòle audien: cia el Patriarca , y el Padre enţrò con un exterior

Latisraccion, que tenia de el Padre Roux , y pii diendo à su Paternidad lé embiasse nuevos Missiod

tan lleno de modestia, y suavidad, y al mismo tiempo con tanta urbanidad , y respeto , que quedò prendado de él el Patriarca solo con verle. Mucho mas quedò despues , quando le declarò el Pas dre los motivos de su viage , y de los deseos que tenia de vivir de assiento en Erivan , para lo qual le pedia su beneplacito. El Patriarca , recobrandose de sus primeras impressiones , lexos de oponerse à la sèplica , la recibiò bien. Tuvo larga conversacion con el Padre , y le combidò à que répitieffe à menudo sus visitas asegurandole tendria mucho gusto en verle. Concediòle sin dific cultad la licencia de decir Missa , predicar, exercer todos los demás ministerios en las Iglesias Armenias , y aun le ofreció sus buenos oficios

para las ocasiones en que pudiessen hacerle al caso. Saliò el Padre Roux muy contento de esta primera audiencia , y bolviò al Monasterio pocos dias defpues. Mostrò el Patriarca mucha complacencia de verle , detuvole algun tiempo en su compañia , y, tenia gusto particular de hablar con él, yà privadamente', yà en presencia de sus Vertabietos, y Obispos.

El Padre se diò tan buena mañá , que haviendo ganado la confianza al Patriarca , le desimpressio. nò de quanto le havian dicho los cismaticos contra los Missioneros. En una de las visitas que hizo, el Padre al Patriarca , le entregò este una Carta, que escrivia al R. P. General, expressandole la

neros

, que ferìan utilissimos à la Nacion Armes nia , y licencia para tener uno consigo à quien pes

« AnteriorContinuar »